Fernando Carrillo quiere ser el nuevo James Bond – GENTE Online
 

Fernando Carrillo quiere ser el nuevo James Bond

Actualidad
Actualidad

Tom Hardy, Will Smith y James Norton son algunos de los que habrían fracasado en eso de ser el nuevo James Bond. “Soy uno de los nominados para ser el Agente 007”, dice feliz el venezolano Fernando Carrillo (50). Ayer galán de telenovelas, hoy participa del Bailando en beneficio del sueño de Senderos del Sembrador, institución a la que ayudará aunque no llegue a la final. Además, es dueño de una productora de contenidos que tiene una división comercializadora de agua no alcalina –lo único que bebe el mítico galán de Abigail y Rosalinda–. Es sábado al mediodía en Lobos, y en segundos se va a tirar en paracaídas, como haría Bond en cualquier ciudad europea, aterrizando para salvar la vida de alguna moderna Golden Girl. Como el héroe de ficción interpretado por Roger Moore, Sean Connery, Pierce Brosnan y Daniel Craig, entre otros, ama la acción y las sensaciones extremas. “No le temo a las alturas. Me encanta la adrenalina de los deportes extremos”, cuenta el actor, que de niño soñaba en convertirse en súper-agente. Le encanta “surfear las olas de Malibú”, donde lo espera su chica, la italiana Sabrina, con quien mantiene una relación desde hace cinco años. “Estoy muy feliz y sí, tengo ganas de otro hijo. Me gustaría que fuera una nena. El tiempo dirá, y los tiempos de Dios son perfectos”, dice. En 2001, momento cumbre de su carrera, desechó una oferta millonaria de Televisa “por un paquete demencial de novelas”. Tras la muerte de su madre buscó “un camino más introspectivo y hacer la mía”. Hizo giras desquiciadas de promoción en lugares como Asia, donde cosecha los más devotos fans. Siempre aspiró a Hollywood, aunque ha sido un deseo esquivo (al menos hasta ahora): “Si es cierto que soy el latino con más posibilidades de interpretar a Bond, como dicen las cadenas de noticias más importantes, definitivamente estoy cerca de Hollywood”. 

ATERRIZAJE ARGENTO. A la Argentina, donde se lo conoció por el éxito de Abigail y de su relación con Cathy Fulop, también protagonista de esa tira, regresa tras veinte años. “Estoy muy feliz, pasando uno de los mejores momentos. Sinceramente, tengo un gran romance con ustedes, que tienen un país maravilloso”, señala, al tiempo que uno de sus viejos amigos y colaborador personal le extiende un marcador para firmar sobre su disco Angel caído del cielo. Y como un foráneo en el Bailando, Carrillo esperaba cosechar muchos ceros, pero para su sorpresa le va más que bien. “Parece que voy aprendiendo”, dice orgulloso, ya recuperado de su lesión. ¿Sobre el jurado? “Intento seducir a todos por igual con mi actuación y mi esfuerzo; con ellos conseguí todo en esta vida”. 

TRES, DOS, UNO... Llegó la hora del salto. Está subido a la avioneta que surca el cielo a tres mil metros de altura, para descender a dos mil, desde los que se lanzará al vacío en caída libre, a 250 kilómetros por hora. Elegante, con su impecable smoking, se cuelga la mochila con el paracaídas, ayudado por Alejandro Vico. “Es ahora o nunca”, dirá. Como en una suerte de “resetting” de la vida, se alisa el black tie y asegura: “No hay nada que me amedrente. No le temo al futuro”. En un grito que se evaporó en el aire, apenas audible desde el suelo, en la escuela de paracaidismo de Lobos se entregó al abismo. Allí donde desconocemos lo que viene, pero donde todo es emocionante y adrenalínico. 

 

Por Karina Noriega, 

Fotos: Fabián Uset y Luciano Bacqué. 

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig