Fede Bal y Barbie Vélez: “Nos vamos a casar en este 2016” – GENTE Online
 

Fede Bal y Barbie Vélez: “Nos vamos a casar en este 2016”

Actualidad
Actualidad

No para. Federico Bal, subido a la vertiginosa moto del éxito, apenas se enteró del cambio de año. Para él, que salta de un compromiso a otro sin escalas, que muta de escenarios y ámbitos pero no resigna los aplausos, la seguidilla viene desde hace rato. Revelación de Bailando por un sueño, luego campeón (junto con Laurita Fernández) y, apenas consagrado, figura de la cartelera de Carlos Paz.

Si todavía no nos casamos es por lo imparable de este año que pasó. No tuvimos ni un segundo libre para organizar bien algo tan importante como es una boda. Después de la temporada nos vamos a poner en campaña. Nos vamos a casar en este 2016

No tuve tiempo para nada. Al otro día de haber ganado el concurso me quedé para las notas de rigor y, de madrugada, cargué todo en el auto –perro incluido– y salí rumbo a Córdoba... Llegué, hicimos un ensayo (que salió re mal) y a la noche debutamos. Por suerte, ahí sí resultó todo perfecto. Estamos re felices por lo que está pasando con Enredados”, cuenta Fede, quien a los 26 años está verdaderamente en la cima.

El cariño que recibo es increíble. Yo era más de hacer temporada en Mar del Plata. Siempre me hablaban del calor popular que se siente en Carlos Paz... ¡Y lo pude comprobar!”, se ríe el actor, quien pasa horas firmando autógrafos y sacándose fotos con los fans a la salida del Teatro del Sol. En la obra comparte camarines con la propia Laurita, Florencia de la V, Osvaldo Laport, Iliana Calabró, Sebastián Almada, Ailén Bechara y, claro, su amada novia, Barbie Vélez (21).

Si todavía no nos casamos es por lo imparable de este año que pasó. No tuvimos ni un segundo libre para organizar bien algo tan importante como es una boda. Después de la temporada nos vamos a poner en campaña. Nos vamos a casar en este 2016”, afirman a dúo. Fede toma las riendas de la charla poco antes de la foto juntos, con el lago de fondo.

–Autógrafos, fotos... Estás en el pico de popularidad. ¿Lo notás?
–Mirá, yo sé que todavía soy un actor en proceso. Lo que sí logré en 2015 es dejar de ser “el hijo de...” para tener un nombre propio. Eso sí lo conseguí y está bueno, porque es algo que cuesta.

–Tenés dos apellidos con historia en el espectáculo.
–Ni hablar. No es fácil independizarse cuando tus viejos son dos estrellas –y por parte de mamá, la cosa ya viene desde mi abuelo–. Requiere esfuerzo ganarte tu lugar. Te diría que, un poco, me saqué una mochila de la espalda. Lo hice con laburo, eh, más allá de algunos momentos mediáticos. ¡Gané un Bailando!

–No es poco, Fede.
–¡Qué te parece! Me votó la gente, que es lo más importante. Creo que lo nuestro con Laurita gustó porque innovamos ya desde la puesta en escena, las luces, las coreografías jugadas... Ideas es un estudio tremendo, mágico. Y si escuchás a Marcelo cuando te guía, listo. La chance que me dio no la voy a olvidar nunca.

–¿Cómo vas asimilando todo esto?
–Yo nunca quise ser famoso. Pensé que lo mío siempre iba a estar detrás de cámaras, nunca adelante. Pero se dio. Y te digo que amo lo que hago: divertir a la gente, ganarme su aplauso... ¿Sabés que a corto plazo tengo ganas de conducir en TV?

–Mirá vos...
–Sí, me picó ese bichito. Me gustaría expandirme por ese lado. Y como sueño, dirigir una película... ¿Por qué no?

–Ya pasaron algunos días de ese reencuentro que se dio entre Carmen y Santiago, tus padres. Imagino que es una de las mejores postales que te llevaste del 2015.
–Te diría que fue una de las mejores noches de mi vida. Porque verlos juntos de nuevo, aunque sea ese ratito, significó un montón. Qué sé yo... Como que los hijos, cuando estamos más grandes, tenemos la responsabilidad de unir a nuestros papás. Pasa de a ratos: cuando hay un casamiento, si egresás de la escuela... No me imaginé que sería por ganar un Bailando... Es una pena que muchas veces se maten en los medios... Pero esa noche pudieron mirar a un costado y dejar las broncas de lado. Y no fue para la cámara, eh. Sé que lo hicieron genuinamente.
.....................................................................................
El sol pega fuerte en la Villa. Ahí viene Barbie, siempre reluciente. Se besan, se abrazan, viven con intensidad este amor. “Ella es mi novia, mi amiga, mi amor, la que me baja a la tierra, la que me banca en todas”, la define. “¿Marearme con el éxito? ¡Nunca! Soy el mismo de siempre; de eso no tengas dudas”, afirma. A un año de la explosión mediática, esta pareja pasó el verano... y las demás estaciones. “Ella es la mujer con la que quiero pasar toda mi vida”, dice Fede. Y la sonrisa de Barbie, enorme y espontánea, no deja lugar a dudas.

Sonrientes junto
al lago, el paisaje
que suplantó al mar
(testigo de su por
entonces incipiente
romance). La gente de
Carlos Paz los adora.

Sonrientes junto
al lago, el paisaje
que suplantó al mar
(testigo de su por
entonces incipiente
romance). La gente de
Carlos Paz los adora.

Madrugada del lunes. Cena familiar en Cabo Blanco: Nazarena, Gonzalo Gamarra, Barbie y Fede. Un rato de distensión en medio de las funciones de Enredados, en el Teatro del Sol.

Madrugada del lunes. Cena familiar en Cabo Blanco: Nazarena, Gonzalo Gamarra, Barbie y Fede. Un rato de distensión en medio de las funciones de Enredados, en el Teatro del Sol.

A la salida, ambos se quedan horas firmando autógrafos y sacándose fotos con los fans.

A la salida, ambos se quedan horas firmando autógrafos y sacándose fotos con los fans.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig