“Fabián sabe bien lo que se perdió. Hoy él es sólo un recuerdo en mi vida” – GENTE Online
 

“Fabián sabe bien lo que se perdió. Hoy él es sólo un recuerdo en mi vida”

Actualidad
Actualidad

–¿Es cierto que volvió a ponerse de novia?
–(Silencio)

–¿No me va a contestar?
–(Silencio)

–Mire que dicen que el que calla, otorga.
–Nada más me tomé un tiempo para responderte. ¿A vos te parece que después de lo que me hizo mi ex voy a tener ganas de volver a enamorarme? ¡Ja!

–No lo sé…
–Bueno: te aclaro que no, que por ahora ni pienso.

–¿Alergia a los hombres por culpa de Cubero? Un verdadero pecado…
–No, pará… Alergia no. Te digo que hoy no quiero ponerme de novia; mañana no sé. Supongo que en el futuro voy a poder cumplir mi sueño.

–¿Y cuál es su sueño?
–El que compartíamos: casarnos, formar una familia, tener hijos. Un sueño simple, pero enorme a la vez. Tan sencillos como éramos los dos…

–¿Eramos?
–Sí, porque lo nuestro ya fue. Y porque además, de verdad, el origen de nuestra relación fue muy humilde. El venía a verme en colectivo…

–Bueno, pero usted debe tener otros proyectos...
–Pero por supuesto. No ando llorando por los rincones porque mi ex se fue con otra. Ni loca. Simplemente te cuento cómo fuimos… Y claro que tengo proyectos. Estoy en un show increíble como lo es Torrente 2006, que presenta nada menos que Sibila Miatello, una de las máximas exponentes del flamenco en el país. Estamos en el Centro Cultural Borges los sábados a las ocho y media de la noche. Nos va bárbaro. Quienes aman la danza española no se lo pueden perder.

La que habla es Sofía Martin Salamanqués (24), novia de Fabián Cubero (27) hasta que estalló la más que difundida relación entre el jugador de Vélez y Nicole Neumann. Estuvo ocho años junto a él: seis de novios y dos de convivencia. Hasta que todo estalló por los aires.

–¿Puedo aclarar algunas cosas? –consulta Sofía a este cronista–.
–Adelante.

–Porque es uno de los motivos por el cual hago esta nota. Deseo que queden bien en claro fechas y situaciones. Para que ya nadie pueda seguir mintiendo. A mí Fabián me sorprendió el 1º de julio pasado, pidiéndome que nos dejáramos de ver por un tiempo. Es cierto que no veníamos bien, pero nada raro que no pudiera suceder en una pareja. Me fui del departamento que compartíamos, pero nos seguimos hablando por teléfono. Nunca me pidió que le devolviera la llave. Yo tenía mis cosas allí. Por eso, el 14 de julio fui a buscarlas. Necesitaba mi ropa, por ejemplo...

–¿El no le pidió que no volviera al departamento?
–No, si no, no hubiese ido. No soy una metida ni una pesada. Si me hubiera hablado de frente lo habría aceptado. Dolorida, por supuesto, pero, ¿qué otra cosa iba a hacer?

–¿El ya salía con Nicole Neumann?

–Más vale. Ese 14 de julio, como ya te dije, yo misma los vi cuando se iban juntos de lo que había sido mi hogar: nadie me lo contó. Me dolió, porque Fabián no dio la cara. No soy tonta; sé que nadie está libre de que te puedan engañar, pero yo confiaba ciegamente en él, y él en mí. Por eso la frustración… pero ya es pasado. Hoy él sólo es un recuerdo en mi vida.

–¿Y hoy con qué sueña?
–Con viajar a España. Es una cuenta pendiente... Cuando iba a cumplir los quince me dieron a elegir entre la fiesta y un viaje. Y como me fascinaba el flamenco, pensaba irme a Madrid. Pero eso quedó en el intento, porque en 2001 vino la crisis, la devaluación, el 3 a 1, y adiós viaje.

–¿Es difícil trascender con la danza española?
–No me puedo quejar, hago lo que amo. Me recibí en el 2000 de Intérprete Superior en Danza Española. Desde entonces doy clases y participo en espectáculos como el de Torrente 2006.

–¿Y baila todo tipo de ritmos?
–No, lo mío es lo español: fandangos, jotas, seguidillas, bulerías, jaleos y alegrías.

–Si Tinelli la convocara, ¿bailaría por un sueño?
–Sí, para poder cumplir el mío yendo a España. No, hablo en broma... Me gustaría muchísimo ayudar, pero la verdad es que no podría, porque sentiría mucha vergüenza.

–Sin embargo, dicen que usted es una de las mejores bailarinas de flamenco del país...
–Me encanta la danza española, y eso se lo debo a Cristina, mi mamá, que es asistente de dirección en el espectáculo donde estoy, y a Graciela Ríos Saiz, mi madrina, una excelente bailarina. De chiquita soñaba con estar sobre un escenario…

–Volviendo a Cubero, ¿peleaba mucho con él?
–Jamás. En ocho años –nos conocimos cuando yo estaba en la secundaria– no tuvimos una sola pelea. Nos amábamos muchísimo, con locura, en el buen sentido de la palabra.

–¿Y usted era celosa?
–¡Che, qué chusma! Yo confiaba mucho en él y él en mí. Ibamos a todos lados juntos.

–¿Fabián era mujeriego? ¿Le gustaba la noche?
–Para nada. Nunca iba a boliches. Siempre salíamos juntos, con amigos, éramos re-compañeros.

–¿Y alguna vez fue violento con usted?
–Menos. Siempre estaba de buen humor, conmigo y con la gente en general.

–¿La sorprendió que reaccionara con violencia contra el fotógrafo de GENTE que sacó las fotos de su romance con Nicole?
–La verdad que sí, porque es muy tranquilo.

–¿Qué sintió usted cuando vio esas imágenes?
–Me shockearon, pero no me deprimí, porque ya sabía que alguna vez iban a aparecer.

–¿Hoy lo perdonaría?
–No podría: me engañó, y el dolor es grande, aunque ya pasó.

–¿Y si con el tiempo intenta volver con usted?
–Ah, eso no lo sé. No puedo adivinar el futuro. Hoy siento que no lo aceptaría.

–Estuvo seis años de novia y dos conviviendo, ¿piensa reclamarle algo económicamente?
–Ni loca. Ni un escarbadientes. Mis viejos me enseñaron a tener dignidad y a saber que no se negocia.

–¿Qué le diría?
–No sé. Le deseo que sea feliz.

–¿Y a Nicole?
–Nada, nada.

–¿Nada, nada?
–Nada, nada.

–¿Habló con él después de que trascendió el affaire en los medios?
–No, nunca.

–¿El no la llamó?
–No.

–¿Y su familia?
–Yo llamé al padre para el cumpleaños. Lo quiero mucho, y a la mamá también, no puedo negarlo.

–Cuando Fabián, a ojo de buen cubero, la vea en las fotos, ¿qué cree que va a pensar? ¿Correrá al celular para reconquistarla?
–Ah, no sé. Preguntáselo. Si llama lo voy a atender, porque soy educada. El sabe bien lo que se perdió.

–Le confío un secreto. Fotógrafo y asistente coincidieron en los elogios hacia su figura.
–Gracias, son muy amables. Me hicieron sentir muy bien. Fueron muy profesionales con alguien que hace fotos para una revista por primera vez.

–Ahora le pido que me cuente una intimidad.
–Si se puede contar…

–Todos hablaron de las fotos de Cubero en boxer blanco. Y reavivaron la llama de lo que ya es un tema nacional: el apodo de Poroto, ¿está bien puesto o no? Esa es la cuestión...
–¡Salí de acá!

Sofía como nunca se la vio, impactante, con sus 88–59–88. “<i>Bailo flamenco y la danza te modela el cuerpo</i>”, aclara. Y dice además: “<i>A Fabián no le pienso reclamar ni un escarbadientes; mis viejos me enseñaron a tener dignidad</i>”.

Sofía como nunca se la vio, impactante, con sus 88–59–88. “Bailo flamenco y la danza te modela el cuerpo”, aclara. Y dice además: “A Fabián no le pienso reclamar ni un escarbadientes; mis viejos me enseñaron a tener dignidad”.

Todos los sábados, Sofía baila flamenco en el espectáculo Torrente 2006 que presenta Sibila Miatello en el Centro Cultural Borges. Hoy, la ex de Fabián Cubero sueña con poder viajar a España para integrar un ballet en aquellas tierras. “<i>Es el sueño que me queda por cumplir desde mis quince años</i>”.

Todos los sábados, Sofía baila flamenco en el espectáculo Torrente 2006 que presenta Sibila Miatello en el Centro Cultural Borges. Hoy, la ex de Fabián Cubero sueña con poder viajar a España para integrar un ballet en aquellas tierras. “Es el sueño que me queda por cumplir desde mis quince años”.

“<i>Cuando vi las fotos que confirmaron el romance entre Nicole y Fabián sentí un shock, pero no me deprimí; ya sabía que alguna vez iban a aparecer</i>”.

Cuando vi las fotos que confirmaron el romance entre Nicole y Fabián sentí un shock, pero no me deprimí; ya sabía que alguna vez iban a aparecer”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig