Explosivas – GENTE Online
 

Explosivas

Actualidad
Actualidad

Pampita
Recuperé mis curvas sin dietas ni gym

Imagino qué es lo único que querés saber: qué hice para recuperar mis curvas en tiempo récord”.

–Es la pregunta que se hacen todas, sí. Es increíble cómo recuperaste tus curvas a dos meses de ser mamá por segunda vez…
–Ante todo, nunca dejé de hacer ejercicio. Pensá que estuve en la versión chilena de Bailando... hasta los seis meses y medio de embarazo. También hice natación estando embarazada. Y como tuve a Bautista por cesárea, el obstetra me prohibió la actividad física por cuarenta días. Volví justo para los ensayos de Bailando… Pero al nacer él tampoco paré. ¿Querés saber qué hice en ese tiempo?

–Soy toda oídos…
–Bueno, desde hace siete años voy a III Millenium, un centro de estética donde me hago distintos tratamientos para modelar el cuerpo y mantenerme en forma. No bien tuve a Bautista fui tres veces por semana, para hacer un programa intensivo sin gym ni esfuerzos. Todo comienza con diez minutos de ozonoterapia, que hidrata la piel, elimina toxinas, mejora la apariencia de la celulitis y tonifica los tejidos. Después hago 40 minutos de Elliu: es una máquina de electroestimulación para tonificar glúteos y piernas. Y otros 40 minutos de electroestimulación reductiva en abdomen y cintura. Es como una especie de gimnasia pasiva, donde los electrodos trabajan sin que vos tengas que hacer ningún esfuerzo. Por último, voy al Mesocrioslim con ultrasonido: un tratamiento no invasivo, que por medio de sustancias adelgazantes y tonificantes, en frío, te modela el cuerpo en forma localizada.

–¿Cero gym y cero dieta entonces?
–Sí, el primer mes recuperé curvas sin dietas ni gym. Bajé once kilos comiendo sano y dando de mamar. La lactancia ayuda mucho. Y el entrenamiento que empecé en Bailando... es más que suficiente. Ahora, entre el bebé y el programa, estoy agotada. De todas formas, sé que volveré a mi rutina. Antes de este último embarazo también hacía gym en cápsula térmica articulada: es como un mini-gimnasio con remos, bicicleta, bandas elásticas y deslizador incorporados, donde hacés una rutina de 45 minutos, sin pesas, a una temperatura de 36 grados. Eso ayuda a reactivar la circulación, modelar y tonificar sin aumentar el volumen muscular. Imagináte: cada una de esas rutinas equivale a tres horas de gimnasia normal. Ganás en tiempo y salud. Todavía no volví, pero ya lo voy a retomar.

–¿Tu sueño?
–Junto a Nicolás Armengol (34, de Capital Federal) bailamos para conseguir refaccionar la “Sala de Expresión”, sección Oncología, de la Fundación Garrahan, donde se atienden cerca de 100 pacientes por día. Vamos a llegar al límite de lo máximo para cumplirlo.

Carolina Baldini
Nunca fui infiel: soy un chivo expiatorio de esta sociedad machista
Por primera vez habla de divorcio y no sólo de separación. La ex de Diego Simeone hace frente al machismo del fútbol, habla del prejuicio que siente sobre ella y de la relación que la une a su amigo guardavidas.

–Desde el jurado se escuchó: soberbia y fría. Muy duro para el comienzo, ¿no?
–Algo... Pasó que me puse a la defensiva. Hay gente dañina, y frente a ellos no seré simpática. Si faltó sonrisa fue porque tenía un miedo atroz. Espero poder mostrarme en la tele como soy en la vida.

–¿Te permitirías llorar en cámara?
–¿Llorar? Yo lloro poco. Sólo lo hago por mis hijos o por cosas que me conmueven, como la pobreza y la injusticia. Soy muy justiciera. Y hoy siento un gran prejuicio sobre mí por todo lo que pasó.

–¿Que Diego estuviera en el estudio te ayudó, o al contrario?
–Claro que me tranquilizó. Diego es el hombre que me acompañó desde que tengo 18 años. El estaba ahí para apoyarme como persona, y yo hago lo mismo cuando voy a la cancha. Estar separada no significa que esté peleada; jamás nos peleamos. Con Diego nos queremos un montón. Crecimos juntos. ¿Por qué tendríamos que estar agarrándonos de los pelos?

–Porque es lo que le sucede a la mayoría de las parejas, quizás.
–Nosotros seremos distintos... Nos respetamos mucho. Eso es fundamental.

–Pero hoy le gritan “cornudo” en la cancha.
–Porque los medios llevaron todo a este lugar, en el que lamentablemente Diego queda mal parado. Si hubiera terceros en discordia habría resentimiento, y no lo hay.

–Es que las fotos que te tomaron en un cine con Fabián se prestan a sospechas…
–Fabián es mi amigo. Si quisiera ocultar algo, no me mostraría en un shopping o a la salida de un cine. Cuando llegué a casa, lo primero que hice fue llamar a Diego para contarle la que se venía. Este es un mundo machista. Y en el fútbol es todavía peor. La mujer del futbolista no puede exponerse, no puede mostrar su cuerpo, nada. Tiene que estar en la casa con los hijos, cocinando, y no moverse de ahí. Yo nunca fui infiel: soy el chivo expiatorio de esta sociedad machista.

–Esta semana relacionaron a Diego con Kenita Larraín. ¿Hablaste con él sobre eso?
–No tengo nada de qué hablar. A Diego lo miro a los ojos y ya lo conozco. Además, quien inventó eso no fue para nada astuto: con Kenita compartimos camarín y nos conocemos desde que fue novia de Iván Zamorano. Incluso estuvo un tiempo con nosotros en Milán. Y si así fuera, no tendría ningún problema. Diego es libre, puede iniciar cualquier relación. Hoy los dos somos libres.

–Resaltás que están separados y no divorciados. ¿No descartás la reconciliación?
–Nunca descarto nada. Lo resalto porque ahora es así. Si alguno de los dos inicia otra historia, entonces sí, nos divorciaríamos.

–Tu sueño…
–Ampliar y refaccionar las instalaciones de la Fundación COR que hospeda a 26 chicos con HIV. Paulo Pedernera (28, de Capital Federal) es mi pareja.

La Cicciolina
Mis cinco consejos para que su marido no se vaya con otra

Nacida en Hungría y radicada en Italia, Ilona Staller (56), la Cicciolina, es la única celebrity extranjera en ShowMatch, y espera el baile del caño, uno de sus especialidades. Frontal, divertida y naïf, la pornostar y ex diputada­ hablará de lo que más sabe: el amor.

–¿Qué consejo les darías a las mujeres para que puedan retener al hombre que les importa atado a sus sábanas?
–Tengo varios. Porque se puede conservar el amor de un hombre si uno lo cuida. Primero, y ante todo, no deben esperar a que él las busque: como mínimo, tres veces por semana deberán ser ustedes las que generen el encuentro sexual. Sean pura llama. Segundo: la previa es fundamental. Yo soy de preparar el ambiente, siempre: me visto con lencería erótica, perfumo el espacio, pongo velas, preparo comida afrodisíaca con mucho picante, y si puedo formar parte del banquete, mejor. Anímense a desnudarse sobre una mesa y untarse la piel con el postre, apóyense frutas, dulces, cremas… Resulta muy excitante para ambos. Tercero: eviten la cama. Busquen hacerlo en lugares originales: el baño, el ascensor, la escalera, el auto, un campo, la terraza... Cuarto: pongan películas eróticas en la televisión. No necesariamente porno; lo erótico muchas veces funciona mejor... Y quinto: para dar placer hay que saber recibir placer: experimenten primero con su propio cuerpo y anímense a bucear en el cuerpo del otro. No todos los hombres se excitan por igual. Prueben, anímense y usen los cinco sentidos.

–¿Se puede vivir sin hacer el amor?
–Se puede, pero no es bueno. El sexo es energético, descontracturante, inspirador. Además es muy bueno para la piel y el cuerpo, te mantiene joven. Yo lo uso como máscara anti-age para cuello y rostro. Es un tratamiento económico y maravilloso, que recomiendo.

–Un estudio de una universidad norteamericana dice que la relación sexual (descontando preliminares) más satisfactoria es la que dura entre 7 y 13 minutos… ¿Mentira o verdad?
–Porque el hombre no debe ser egoísta, y como la mujer logra el orgasmo a través del clítoris y no de su vagina, trece minutos no alcanzan para lograr el placer de ambos.

–Desmitifiquemos: Viagra, ¿sí o no?
–Siií. Desde la llegada del Viagra, a la mujer los genitales se le han tornado fuego y llama.

–¿El tamaño importa?
–No depende del tamaño, sino de las mañas de su portador.

–¿Cuántos amores pasaron por tu vida?
–Sólo tres. Perdí mi virginidad a los 16, con un hombre de color, estudiante de Medicina. Fue un gran amor, pero esa primera vez fue tan dolorosa que estuve dos meses sin sexo.

–Esa fue la primera. ¿Y la última?
–Suelo relacionarme con un amigo italiano, allá en Roma. No estoy enamorada de él, pero nos llevamos fantásticamente en la cama.

–¿Alguna fantasía no concretada?
–En el terreno sexual no tengo nada más que inventar. Me conozco el Kamasutra al derecho y al revés. He cumplido mis fantasías y también las de los demás. Como mujer, fantaseo con volver a la política: me quedan muchas cosas aun por hacer. Yo presenté una propuesta en el Parlamento sobre el sida en los chicos y para que les den información sexual en las escuelas. Hay mucha ignorancia sobre eso, y es así como tenemos chicas de 13 y 14 años embarazadas, que después entregan a sus hijos a cualquiera o los dan en adopción.

–Tenés un hijo de quince años. ¿Cómo tomó que su mamá sea una pornostar?
–A Ludwig nunca le oculté nada. Además, dejé de hacer películas porno antes de que él naciera. Cuando tuvo edad de comprender le hablé de mi pasado. Para él soy su madre, y nuestra bella relación es lo único que le importa. A tal punto es así que cuando estaba en la escuela primaria un compañerito lo invitó a su casa, junto a un grupo de chicos, a ver un video mío con hombres y mujeres. Ludwig agradeció, dijo que no, que no le importaba qué había hecho yo. Somos amigos y compañeros. Lo crié sola ya que tiene un padre ausente (el excéntrico artista estadounidense Jeff Koons) que se lo llevó ilegalmente a su país, y tuve que hacer lo mismo, a la inversa, para recuperarlo. Para los americanos hoy soy un gangster y, aunque en Italia tengo ganado el juicio, allá todavía no hay un sentencia firme.
Ludwig siempre estuvo conmigo: lo adoro, vivo por y para él. Su padre nunca se ocupó, ni siquiera lo ve.

–¿Vas a ser terrible como suegra o pensás pasarle tus máximos secretos a tu nuera?
–Lo mejor, le daré lo mejor de mí, porque será la mujer que lo haga feliz. Cuando mi hijo tenga hijos, yo seré la nona que cobijará a sus nietos.

–¿Te volverías a casar?
–Siempre creí en la familia y en el amor para toda la vida. Pero no fui una mujer de suerte. Igual, todavía guardo la esperanza de encontrar a mi Cicciolino argentino.

–¿Tu sueño?
–Es Joel Ledesma (33 años, de Capital Federal). El hombre que me ayudará a llegar a la final, para que juntos construyamos un hogar para los chicos autistas de la Fundación Apadea (Asociación de Padres de Autistas).

Sofía Zamolo
No soy una cazafortunas

Tenistas profesionales, polistas millonarios, hijos de banqueros... ¿Nunca un almacenero?
–No te creas, tuve novios pobres también. Pasa que la prensa no los llegó a conocer. Además, no tuve tantos novios. De los 16 años, que empecé en esto, a hoy, que tengo 25, sólo tuve tres novios-novios. Y al último (habla de Jorge Brito Junior, hijo del dueño del Grupo Macro) no lo conocí en una disco ni arriba de un avión: es amigo de toda la vida de mi hermano. Sólo que se dio ahora. Pero no soy una cazafortunas. No me hagas esa fama, porque nada más alejado de la realidad...

–Sea como sea, sos una chica con suerte en el amor.
–Si tuviera suerte, lo que se dice suerte, estaría casada y con hijos, algo que me encantaría, porque soy re-Susanita. Estoy muy enamorada; ojalá haya encontrado al amor de mi vida.

–¿Aspirás a vivir sin trabajar?
–Noo... ¡Qué horror! Aspiro a vivir del modelaje hasta que pueda, y a posicionarme como conductora, porque me encanta. Admiro a Susana Giménez, por darte un ejemplo. Me parece una ídola, y sería una afortunada si llegara a hacer un porcentaje de lo que hizo ella. Me veo conduciendo. En los Estados Unidos veía un programa que pasaban de ocho a once de la mañana, que tenía actualidad, entrevistas y dije: “Esto es para mí”.

–Ya se inventó eso.
–Bueno, sí, acá hay programas parecidos, pero no conmigo.

–¿Sos amiga de tus ex? ¿Hablás con David Nalbandian, con Chris Gannon, con el americano Ed...?
–Mis ex son mis ex, punto.

–Sofía, ¿cuál es tu sueño?
–Bailo con Lucas Heredia (22, de Tandil, Buenos Aires), quien desea ampliar las instalaciones de la granja Los Pibes, donde atienden a chicos de entre 3 y 15 años abusados y marginados. Terrible. Yo tengo cuatro sobrinitas que adoro, y pensar en eso ya me pone la piel de gallina. Voy a hacer todo lo posible por colaborar con ellos, gane o no.

Karina Jelinek
Hacerme la tonta es mi mejor negocio

Sos o te hacés?
–Soy un poco así, pero también inventé un personaje para la tele, que me funcionó muy bien.

–¿Cómo lo describirías?
–Dulce, naïf, simpático y también un poco hot.

–Pensé que ibas a decir “un poco tonto”.
–Bueno, sí, juego a la inocente y me hago un poco la estúpida en algunas cosas. Prefiero, ¿sabés? Es una técnica que me evita muchos conflictos. Ya no me importa lo que dicen: hacerme la tonta es mi mejor negocio.

–La tenés más clara de lo que parece...
–Sí, en algunas cosas la tengo bien clara y en otras todavía me falta mucho por aprender.

–¿Bailás un poco mejor de lo que cantás?
–Sin dudas. Pero si cantando llegué a la final, imagináte ahora: creo que tengo muchas más chances. Igual, ésta va a estar bien difícil, porque hay muchas chicas que son bailarinas, y yo no. Acá va a ganar la que porte más carisma. Y yo tengo mi público. Tengo esa vocecita baja, dulce, que les encanta a los chicos. Tengo mi parte sexy para los hombres. Y también, lo más importante, me gané el cariño de las mujeres. Las señoras saben que no soy una roba-maridos y me adoran.

–Karina, contáme tu sueño.
–Bueno, yo bailo con Lucas González (30 años, de Palermo), que sueña con ayudar al centro de abuelos discapacitados y carenciados del barrio Los Manzanos, de Berazategui, con la construcción de un salón donde puedan realizar sus actividades. Yo no conocí a mis abuelos, no tengo. Sé que cuando los visite me voy a emocionar mucho. Porque además de todo soy una chica muy, muy sensible.

Dolores Barreiro
No existen las chicas 10, ni yo lo soy

Fuiste la elegida para abrir el programa...
–Ay, sí, estaba nerviosísima.

–¿Ya te hicieron el chiste?
–No, ¿qué chiste?

–¿No te dijeron que como mannequin bailando sos de madera?
–(Risas) ¡Pero qué maldad! Esa es una salida tonta y fácil. Me traicionaron los nervios. Porque te juro que me equivoqué en una de las partes que mejor me salían. No es justo, che. Fui la primera de todas. Nadie quería abrir el programa, porque eso implica muchísimo estrés. Aunque estoy acostumbrada al público y a las cámaras, fue muy fuerte ese día. Intenté hacer mi vida normal: llevé a los chicos al colegio, fui al supermercado... Pero en todos lados me decían lo mismo: “Suerte hoy”, “Te veo en lo de Tinelli”. Aunque intentara hacer de cuenta que nada pasaba, pasaba de todo.

–¿Por qué no estuvo tu marido entre el público?
–Porque estaba toda mi familia, Pancho Dotto, mi manager y amigo, y alguien se tenía que quedar cuidando a los tres chicos. Lo vieron todos juntos en casa. Me mandaban mensajitos de texto, me llamaban todo el tiempo, para desearme suerte y para felicitarme. Yo no creo haber estado tan mal.

–¿El jurado fue injusto?
–No, no tengo nada que decirles. De hecho, no soy la que menos puntaje sacó. Al contrario, estuvo bien. Es más: todos admitieron que abrir el programa implicaba un estrés extra. Creo que fui muy valiente. Ahora estoy ensayando salsa. Ya me voy a tomar la revancha.

–Tenés las mejores piernas de la Argentina y las encuestas te posicionan entre las mujeres más sexy del país. ¿Qué te falta para seducir?
–...Soltarme un poco más, tomar más confianza. En eso estoy trabajando y ya lo voy a lograr. Pero por las dudas, aclaro: no existen las chicas 10, ni yo lo soy.

–Habláme de tu sueño...
–Pier Fritzscher (31 años, de Villa Bosch, Buenos Aires), mi partenaire, quiere conseguir un hogar para el centro de día Vivencia, de Azul, que atiende a discapacitados con parálisis cerebral. La idea es que los pacientes que no tienen familia puedan pasar la noche ahí, y yo quiero ayudar.

Se subieron al quinto Bailando por un sueño y calentaron la pantalla del 13 rompiendo el récord del rating: el programa de Marcelo Tinelli abrió el nuevo ciclo con 33.8 puntos. Ellas dicen estar dispuestas a todo por llegar a la final.

Se subieron al quinto Bailando por un sueño y calentaron la pantalla del 13 rompiendo el récord del rating: el programa de Marcelo Tinelli abrió el nuevo ciclo con 33.8 puntos. Ellas dicen estar dispuestas a todo por llegar a la final.

"El primer mes recuperé curvas sin dietas ni gym. Bajé once kilos comiendo sano y dando de mamar. "

Por primera vez habla de divorcio y no sólo de separación.

Por primera vez habla de divorcio y no sólo de separación.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig