“Estoy superando la peor crisis de mi vida” – GENTE Online
 

“Estoy superando la peor crisis de mi vida”

Actualidad
Actualidad

Aprendió a tutearse por primera vez con la muerte el lunes 14 de mayo de 2007 cuando reposaba en el hotel Ybytyruzú, de Asunción del Paraguay, previo a un show que iba a brindar en el restaurante Ciervo Blanco. En aquel momento, Sergio Denis (62) se desplomó en el baño de su cuarto, se arrastró por el piso, y pudo llamar a la recepcionista para pedir auxilio. La ambulancia llegó muy rápido, pero Sergio ya había tenido un paro cardíaco, del que lo pudo sacar el doctor Javier Duarte con tareas de reanimación. En el traslado al Sanatorio San Roque sufrió otro paro. Creer o reventar, su corazón estuvo sin latir durante 18 minutos. “Estuve en manos de Dios, pero no me quiso llevar”, le confió a este cronista por entonces. Sí, se salvó de milagro...

Ahora una mujer que dice desempeñarse como enfermera en la Clínica de Salud Mental Las Heras, del barrio de La Recoleta –lugar donde estuvo internado–, declaró que Denis quiso suicidarse dos veces. Lo dijo en Ponele la firma, el envío que conduce Marcelo Polino todos los domingos a las 20 horas. “Intentó quitarse la vida tratando de ahorcarse y cortándose con objetos filosos. Se internó solo y hasta hace tres días estuvo en la clínica privada donde atienden a pacientes con trastornos mentales. Se expresa con mucho llanto: lloraba mucho, mucha depresión. Tiene algún tipo de neurosis que le provoca llanto y angustia”, explicó Norma, como se identificó en el programa. Y siguió: “No he visto a familiares. Que yo esté al tanto, no fueron a visitarlo y no tenía restricción en cuanto a visitas. No sé si tiene el alta y si toma medicación”, concluyó contundente, generando una conmoción periodística. Sus fans invadieron las redes sociales, preocupadísimos por la dolorosa novedad. ¿Qué le pasa al hombre que supo cautivar multitudes con sus ritmos? ¿Se quiso matar? ¿Su vida corre peligro?

Lo concreto es que Denis fue internado en el mes de febrero en el mencionado neuropsiquiátrico. Se especuló con una depresión, con temas de drogas, se habló de insania y hasta de locura. GENTE montó guardia en la puerta de la clínica el sábado 12 de marzo para tener su palabra. Y lo encontró saliendo a pasear un rato: “Hace unas semanas fui a hacerme ver a la Suizo Argentina, y de allí me derivaron a la Clínica Psiquiátrica Las Heras por un pico de estrés. Vengo a descansar y reponerme, nada más. Todavía la cabeza me funciona bien. Ya en tres días me voy”, confesó de la mano de Nancy Gustas, su novia, que supo ser su fan, relación que ya lleva cuatro años intensos de amor y compañerismo.

También salieron a la luz comunicados en su página web (www.sergiodenis.com.ar): “Sergio continúa con el reposo ordenado por su médico y el estado es normal. No reviste ninguna gravedad. Estará realizando sus presentaciones en zonas cercanas, ya que el profesional aún no autoriza viajes de varios kilómetros, ni giras de muchos días. En poco tiempo más volverá a normalizar su actividad”. Dicho sábado 12 de marzo se presentó en una fiesta de casamiento, y el 23 y 24 conmocionó el ex teatro Fénix de Flores en las Fiestas Bizarras, donde el público agotó las localidades.

La verdad es que desde hace tres años el querido Sergio Denis está bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico producto del estrés y de una depresión que lo afecta, pero que según él, nunca lo puso ante una decisión extrema. Y como toda enfermedad que involucra tanto la mente como el físico, tiene vaivenes. En el verano se llevó el susto más grande, porque estuvo en juego nada más y nada menos que su voz. Por momentos se le cerraba tanto la garganta que no podía emitir sonidos, mucho menos cantar, y ni siquiera entonar. Hay ratos en que se encuentra mejor y otras peor, “como le pasa a mucha gente, ni más ni menos, producto de esta carrera que es la vida actual”, admite el cantante. Su tratamiento, mientras estuvo internado, incluyó talleres de teatro y de canto, por ejemplo, reuniones terapéuticas, charlas y tiempo libre. También tenía permitidas visitas y paseos: solía salir con su hija Victoria a tomar el té, o como mencionamos, a caminar con su pareja. El 16 de marzo, día de su cumpleaños, se fue de alta. Pero la terapia continúa en forma ambulatoria. Debe cumplir con una dieta para una buena alimentación, tomar su medicación psiquiátrica para no caer en bajones, concurrir a sesiones con el psicólogo y el psiquiatra que lo asisten, a musicoterapia, y hace deportes con un personal trainer tres veces por semana, trotando por la Reserva Ecológica y por Puerto Madero, donde tiene su departamento. Desde la intimidad de ese hogar habló el lunes trágico, cuando estalló en los medios la bomba de su supuesto intento suicida. A solas con GENTE, sentado en la cama, esperó ansioso la primera pregunta.

–¿Se quiso matar?
–Nada que ver, eso es un disparate. No niego que padecí estrés y una mínima depresión, que me viene afectando desde hace tiempo, pero de ahí a suicidarme, por favor. Estoy superando la peor crisis de mi vida, pero entero. No estoy loco.

–¿No está ocultando la verdad para que no se arme un escándalo?
–Para nada, si cuando estuve mal siempre lo dije. ¿O se olvidan que viví durante 14 años tratando de pagar deudas? Por haber querido progresar me endeudé y eso pesó mucho en mi vida. Toqué fondo, literalmente. Vivía en Villa Ballester. Llevaba a los chicos al colegio y venía hasta Retiro en el tren. Así todos los días.

–¿Tuvo problemas con las drogas, como alguien especuló?
–Nunca caí en drogas o excesos. Si ni siquiera tomo alcohol... Sí transité el latigazo que viven muchos famosos: pasar de los aplausos a los malos momentos. Pero ahora estoy bien, de verdad.

–¿Y por qué se internó en febrero?
–Por necesidad, como le pasa a cualquier persona, bajones anímicos, angustias, preguntas, depresiones, la vida misma. Lo que pasa es que soy un personaje público, la gente se entera y algunos empiezan a magnificar la cosa.

–¿Es cierto que su familia le dio la espalda, que no lo visitaba?
–Mentiras. Mirá, con mi hermano trabajamos juntos desde 1973, como él les dijo a los medios, y Nora, mi hermana siempre está a mi lado. Ni que hablar de mis hijos: Bárbara, Victoria y Federico. También Nancy, mi novia, siempre estuvo presente. De hecho, ustedes la fotografiaron una vez que me vino a visitar y salimos a tomar café. Hasta mi ex mujer, Mirta Messi, se preocupó y estuvo a mi lado.

–¿Y qué le dan para que se sienta mejor?
–Medicación psiquiátrica y psicológica.

–Sergio, pero si de la Suizo Argentina lo derivaron a una clínica de salud mental es porque lo encontraron mal. ¿No está minimizando el problema?
–No, para nada. Fue un estresazo anímico, y eso se trata mejor en una clínica neuropsiquiátrica.

–¿Por qué?
–Porque son especialistas, te recuperan rápidamente. Concurro a talleres de musicoterapia y eso me hace más que bien, me tranquiliza. Estoy más ordenado, más sereno. Además hago gimnasia con un personal trainer. Y tengo otra terapia infalible...

–¿Cuál?
–Ya estuve en las Fiestas Bizarras, el 29 de abril canto en un casamiento, y después arranco en mayo con una gira por el interior: 25 de Mayo, Villa Constitución, y otras ciudades del país. También pasaré por el conurbano: Bernal, Quilmes, Berazataegui... La pasé mal, pero ahora estoy arriba anímicamente.

–¿Y de esa afección que le cerraba la garganta y lo dejaba sin voz, cómo está?
–Muy bien, nunca canté como ahora, paso por mi mejor momento. Te pido si ya terminamos, porque tengo que recibir a mi familia. Pero antes quiero confesarte algo...

–Lo escucho atentamente.
–Para ponerle un poquito de humor, poné que me quise cortar las venas con una galletita de agua y fallé. Desde la intimidad del living de su departamento de Puerto Madero, el cantante confesó: “Transité por el latigazo que viven muchos famosos. Pasar de los aplausos a los malos momentos. Pero ahora estoy bien, de verdad”.

Desde la intimidad del living de su departamento de Puerto Madero, el cantante confesó: “Transité por el latigazo que viven muchos famosos. Pasar de los aplausos a los malos momentos. Pero ahora estoy bien, de verdad”.

“Estuve internado por necesidad, como le pasa  a cualquier persona, bajones anímicos, angustias, preguntas, depresiones,  la vida misma. Lo que pasa  es que soy un personaje público, la gente se entera y algunos empiezan a magnificar la cosa”

“Estuve internado por necesidad, como le pasa a cualquier persona, bajones anímicos, angustias, preguntas, depresiones, la vida misma. Lo que pasa es que soy un personaje público, la gente se entera y algunos empiezan a magnificar la cosa”

Sergio camina por la avenida Santa Fe junto a su novia, Nancy Gustas, que lo acompañó siempre, igual que su familia.

Sergio camina por la avenida Santa Fe junto a su novia, Nancy Gustas, que lo acompañó siempre, igual que su familia.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig