Fue un fracaso porque no alcanzamos nuestro objetivo, que era clasificar a los octavos de final"." /> «Estoy muy caliente y quiero revancha» – GENTE Online
 

"Estoy muy caliente y quiero revancha"

Actualidad
Actualidad

Agustín Pichot dispara sin piedad. Habla de la actuación de Los Pumas en el
Mundial de Australia 2003. Aún sostiene su codo lesionado en el partido final
contra Irlanda, con una ruptura parcial del ligamento interno. En tan sólo
cuatro palabras, resume sus sensaciones: dolor, frustración, desilusión y
bronca. Mientras la V Copa del Mundo comienza su etapa final, la International
Rugby Board ya anunció la clasificación de las selecciones eliminadas: Los Pumas
alcanzaron la novena posición, justo detrás de las ocho potencias de siempre. Lo
cierto es que el equipo argentino no alcanzó su objetivo de volver a ubicarse
entre los mejores ocho equipos, como lo hicieron en el Mundial de Gales 99,
donde terminaron en quinto lugar. Es por ello que el capitán reconoce la
actuación de la selección como "un fracaso".

-¿Qué pasó en Australia, Agustín?
-No tuvimos el tiempo de juego suficiente para que el equipo explotara como
tenía que hacerlo. El fixture nos complicó bastante. No es una excusa, pero no
pudimos… El equipo nunca tuvo confianza. En un mundial, un plantel se va
conociendo con el correr de los partidos y sólo así resaltan las
individualidades. Jugamos con dos equipos completamente distintos y no hubo
ninguna individualidad para resaltar. Pero al mismo tiempo sabemos que pudimos
haber ganado los dos partidos que perdimos.

-¿Tuvieron tiempo para hacer una autocrítica?
-Es lo más importante. Cada uno tiene que hacer su propia autocrítica. Recién
cuando llegué a la Argentina comprendí que habíamos quedado afuera del Mundial.
Acá te das cuenta de la oportunidad que perdiste cuando ves el Mundial por
televisión…

-Lloraron más cuando quedaron eliminados de Gales 99 contra el seleccionado
francés en los cuartos de final que luego de esta última derrota con Irlanda…
-Porque en Gales había un compromiso de equipo muy grande. Esta vez, Los Pumas
nunca llegamos a sentirnos en un Mundial. Porque estuvimos quince días sin
jugar, con dos partidos en el medio contra rivales demasiado fáciles… Jugamos
poco y con mucha pausa en el medio. Pero nuestro fixture fue muy apretado y
ningún jugador hubiese podido jugar cuatro partidos a nivel "de Mundial" en
quince días.

-¿Cómo fue el vestuario posterior al partido con Irlanda?
-Fue muy emotivo. Porque nos quedábamos afuera del Mundial, pero también porque
significó la despedida de muchos chicos que hace años que estaban en el equipo.
Y hubo lágrimas, claro.

-¿Seguís el Mundial por televisión?
-No, ¿para qué? Además, me da bronca ver que hace una semana completamos todos
nuestros partidos y hay equipos que este fin de semana todavía seguían
definiendo sus grupo…

-En su último encuentro, cometieron muchos errores no forzados que Irlanda supo
capitalizar en el marcador.
-Dentro de la autocrítica, tenemos que analizar los errores que no podemos
cometer. Eso está más allá de jugar bien o mal y de toda decisión táctica: si
querés jugar con las potencias, no podés repetirte en errores no forzados.

-¿Marcelo Loffreda, el técnico, se despidió de los jugadores?
-Todavía no. Nos juntó a todos y nos agradeció por los cuatro años que duró este
proceso, pero nunca habló de despedida. Imagino que analizará su futuro y recién
entonces va a anunciar su decisión de irse o quedarse con Los Pumas. Es un tipo
joven, y con Daniel Baetti hizo un muy buen trabajo. El balance de los cuatro
años es muy positivo. Por eso la bronca, porque estábamos muy bien y llegamos
mucho mejor que a Gales…

-¿Hay reemplazo para los pumas que se retiran?
-Por supuesto. Y creo que encontrarlos va a ser el principal objetivo del
entrenador. Muchos se van y fue un placer haber jugado con ellos. Para el
próximo Mundial vamos a tener una renovación importante y, seguramente, un mejor
equilibrio. Ese plantel ya no va a tener tantos jugadores con más de 30 años.

-Justamente, en Francia 2007 vos vas a tener 33 años. ¿Acaso Australia 2003 fue
tu último Mundial?
-Antes de viajar yo pensaba que si nos iba bien, éste era mi último Mundial.
Pero ahora tengo una vena cruzada… Estoy muy caliente y quiero la revancha.
Aunque si hay un chico que está jugando mejor, me parece muy bien que se le dé
una oportunidad. Los medios del SIC y de Newman están andando muy bien… De todas
formas, yo voy a tratar de llegar.

-Dicen que en Australia te faltó fantasía…
-Me faltaron muchas cosas. Y yo lo sé mejor que nadie. No me sentí protagonista
en ningún momento, y al equipo todo le faltó mayor entendimiento. Como jugador y
capitán del equipo, voy a cargar con esa frustración durante los próximos cuatro
años.

-¿Cómo te recibieron los argentinos?
-La verdad es que no tengo muchas ganas de salir a la calle… Espero algún
insulto que, gracias a Dios, todavía no llegó. Pero sé que me lo tengo que
comer, porque la gente esperaba más de nosotros. Nuestros mayores críticos
fueron muchos periodistas deportivos, que parecían querer darnos el tiro de
gracia. Los Pumas somos deportistas de elite y sabemos si nos fue bien o mal… A
mí no me va a cambiar si me dicen: "No fuiste el Pichot que todos queríamos". Si
el primero en saberlo soy yo.

-¿Cómo sigue tu carrera deportiva?
-Este fin de semana me voy a Francia para sumarme al plantel del Stade Français.
Espero encontrar allá las motivaciones que perdí en el Mundial… Uno se prepara
para ser protagonista, para que te vaya bien y para marcar una diferencia, y
cuando eso no pasa te quedás con muchas ganas… En Francia me esperan nuevos
desafíos.

-En definitiva, ¿cómo evaluás la participación de Los Pumas en el Mundial?
-Fue un fracaso. Eso no quiere decir que todo lo hecho haya estado mal, pero
nosotros teníamos por objetivo clasificar y no lo logramos. Por eso digo
fracaso, porque fracasamos al no alcanzar la meta. De todas formas, los que
integramos este equipo sabemos que dejamos todo en la cancha.

Después de la eliminación, Pichot se prepara para sumarse al plantel del Stade Français, último campeón del rugby galo.   Allá espero encontrar motivaciones para reponerme del mazazo que significó el fracaso de Australia", sentencia.">

Después de la eliminación, Pichot se prepara para sumarse al plantel del Stade Français, último campeón del rugby galo. "Allá espero encontrar motivaciones para reponerme del mazazo que significó el fracaso de Australia", sentencia.

Me faltaron muchas cosas, no me sentí protagonista en ningún momento… como jugador y capitán del equipo, voy a cargar con esa frustración durante los próximos cuatro años".">

"Me faltaron muchas cosas, no me sentí protagonista en ningún momento… como jugador y capitán del equipo, voy a cargar con esa frustración durante los próximos cuatro años".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig