“Estoy feliz: ¡me saqué las ganas de bailar con una murga!” – GENTE Online
 

“Estoy feliz: ¡me saqué las ganas de bailar con una murga!”

Actualidad
Actualidad

Que vuelvan las murgas que hoy no están/ Que vuelvan del viejo carnaval/ Que vuelva aquel animador/ que pide palmas dando amor”. Es domingo, una de la madrugada, y nadie duerme en Gualeguaychú. Hace tres horas que en el corsódromo del Parque de la Estación, más de 25 mil almas enloquecidas y en trance bailan, cantan, saltan, repiten y celebran el estribillo de una canción que se repetirá decenas de veces.

Es la primera noche de carnaval, y no hay duda ni confusión posibles: la tensión –casi la locura– por ver el desfile de las tres comparsas es tan gigantesca, que miles, la mayoría entrerrianos, compraron sus entradas con antelación soportando colas de tres, cuatro y hasta cinco horas. Y a las once de la noche del sábado, con el desfile inaugural de Marí-Marí, la ganadora de la última edición, con Luli Fernández (modelo, conductora) abriendo el juego, se desataron los cuatro vientos. Dos horas después llegó el turno de Papelitos. La carroza de apertura, con el rey Momo y un cantor, avanzan por las calles llamando a poner los cinco (los seis, los siete) sentidos en la danza. El tema de este año para ellos es Corso a contramano, donde el grotesco y la sátira se conjugan para liberar las pasiones, la alegría reprimida y –¿por qué no?– el descontento de la gente.

Pausa. Brevísima. Y si hasta acá todos cantaban, saltaban y bailaban, cuando la banda entra en escena, el corsódromo se desborda, explota, se despedaza y vuelve a armarse. “Que vuelva y que tiemble de emoción/ La magia de hacer todo a pulmón./ Que vuelva el que baila porque sí, / por una noche más feliz”, desgranan los músicos, vestidos con una chaqueta amarilla y roja y pantalones amarillos y azules. Y, como gran regalo y gran sorpresa y gran impacto, entre decenas de hombres y mujeres… ¡¡¡David Nalbandian!!! Alguien es el primero en reconocerlo: “¡Mamá, es David, es David!”, grita Juan Ignacio, un entrerriano de apenas diez años sentado en primera fila. Y, sí, es Nalbandian, a poco más de un mes y medio de la dolorosísima derrota ante España en la final de la Copa Davis, quien, eufórico en la comparsa, parece haber olvidado el mal trago.

Pero atemperemos la locura y vamos por orden noticioso: por vez primera, una comparsa presentó tres temas en una noche: Nostalgias de Carnaval, Cumbia Carnavalera, y Carnaval del Río de la Plata. Suenan las primeras notas. David hace punta. Sabe las letras de memoria, ya que lleva meses dándole vuelta a esta gran noche… Según Ramiro Calatayud, manager de perlas y caireles de Papelitos, el hombre “se involucró, compartió la previa, preguntó por cada detalle de cada tema, y el año pasado vino varias veces para ver cómo andaba todo. Iba a los talleres de costura, preguntaba por los trajes, y todo con humildad…”.

Pero, ¿cómo llegó Nalbandian a bailar en la comparsa más antigua del país? Aquí lo explica: “El bichito me picó hace unos años, cuando vine a ver el carnaval como simple público. Se sumó mi kinesiólogo, Diego Rodríguez, que es entrerriano, canta en la comparsa, y me contagió la pasión. Y como si fuera poco, me hice amigo de Titi Pauletti, el que le pone letra y música a las canciones de la comparsa, y compuso el tema Rey David… Estoy feliz:¡Me saqué las ganas de bailar con una murga!” Y David sigue sambando –en total, su desfile duró una hora y media–, empapado de sudor, casi más que en una agotadora final contra Federer o Nadal.

Se apagarán, claro, las luces, los ecos, los relumbrones del Rey Momo. El miércoles 7 de enero, David se irá a Sidney, Australia, para jugar el Abierto de Nueva Gales del Sur en la última semana previa al primer Grand Slam del 2009, el Abierto del país de los canguros, la primera escala en busca de recuperar la gloria perdida. Pero con una promesa pasional: “Si el calendario me lo permite, volveré para bailar en Papelitos”.

La final en Mar del Plata contra los españoles por la Davis ya es historia, triste historia. Hoy Nalbandian le pone toda su garra a la comparsa Papelitos, en Gualeguaychú.

La final en Mar del Plata contra los españoles por la Davis ya es historia, triste historia. Hoy Nalbandian le pone toda su garra a la comparsa Papelitos, en Gualeguaychú.

David cantó, bailó, admiró a las diosas del carnaval y festejó la pasada con sus fanáticos, que lo alentaban en la tribuna. Aunque es hincha de River, Nalbandian no tuvo empacho en ponerse pantalones  con los colores de Boca.

David cantó, bailó, admiró a las diosas del carnaval y festejó la pasada con sus fanáticos, que lo alentaban en la tribuna. Aunque es hincha de River, Nalbandian no tuvo empacho en ponerse pantalones con los colores de Boca.

En marzo, cuando el carnaval dé las hurras, se sabrá el nombre de la comparsa ganadora, la que se alzará con un premio de más de un millón de pesos. Las otras dos se irán al descenso y recién podrán volver en el 2011. David es la estrella de Papelitos, Luli Fernández abrió el carnaval entrerriano con Marí-Marí, y la tercera en discordia es Kamarr.

En marzo, cuando el carnaval dé las hurras, se sabrá el nombre de la comparsa ganadora, la que se alzará con un premio de más de un millón de pesos. Las otras dos se irán al descenso y recién podrán volver en el 2011. David es la estrella de Papelitos, Luli Fernández abrió el carnaval entrerriano con Marí-Marí, y la tercera en discordia es Kamarr.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig