«Estoy empezando a dejar de ser ‘la hermana de’« – GENTE Online
 

"Estoy empezando a dejar de ser 'la hermana de'"

Actualidad
Actualidad

Destella el rubio y el lunar, ese lunar, completa el juego de Geraldine Neumann, Gegé, mientras la cámara la busca para retratarla (jugar a retratarla) tan diva y tan legendaria como Marilyn Monroe, la más desatada sensualidad del siglo XX.

"De diva, cero", dice Gegé, que prefiere la honestidad brutal a la búsqueda de parecidos personales, o de personalidad. Sigue Gegé: "Directamente soy una antidiva. Tengo cero seguridad, todo lo que implica ser una diva, bueno, yo no".

-En las fotos no se nota. ¿Por qué tanta negación?
-Porque es un juego, pero mi actitud cotidiana es totalmente distinta. Jamás me pongo tacos, no me gusta usar maquillaje, no me produzco a menos que sea estrictamente necesario. Sabés, diva se nace, y a mí no me tocó.

-Tuviste un año intenso: mucho trabajo, un escándalo con fotos eróticas y sos personaje del año en GENTE.
-Sí, por primera vez siento que estoy haciendo mi propio camino, que estoy empezando a dejar de ser la hermana de… El año pasado no era así. Me había ido súper bien a nivel trabajo, y también a nivel prensa, pero era distinto.

-¿La diferencia?
-No sé, estaba más identificada con Nicole, como una Nicole chiquitita. De todas formas, y aunque no reniego de mi hermana, igual está bueno tener nombre propio.

-¿Qué cosas te pasan por ser rubia que no te pasarían si fueras morocha?
-No lo sé. El otro día escuché que las rubias eran más divertidas.

-¿Y es cierto o no?
-No, para nada.

-¿Eso quiere decir que sos aburrida?
-No, yo soy divertida, pero no por ser rubia, sino por divertida. Lo que sí ocurre con las rubias es que llaman más la atención.

-¿Por qué será?
-Porque en la Argentina, al menos como modelo, vende más ser rubia. Pero eso es acá. Afuera no pasa. Te vas a Alemania y rubias son todas, entonces cotizan las morochas. Es una cuestión de mercado.

-¿Los hombres te buscaban más por ser rubia?
-Y, tal vez… En realidad, a los argentinos no les interesan más las rubias… les interesan todas. Igualmente, a la hora de la verdad, no importa si sos rubia o morocha, importa quién sos.

"¡Tuber, tuber!", llama. Y Tuber viene. Tuber es Tubérculo, el boxer francés de Gegé. Así lo bautizó, y así lo llama cuando Tuber se aleja.

La producción fotográfica termina y la remera que Gegé se pasa por la cara se lleva el lunar de su mejilla izquierda, que ahora es un rayón oscuro, ahora una manchita, ahora nada. Tuber va y viene por el estudio y se queda en los brazos de su dueña hasta que vuelve a corretear entre lámparas y fondos. Jorge Otamendi, el novio de Gegé, está en el sur, un poco trabajando con turistas y un poco descansando (también). Allí irá la modelo en pocos días, y allí se quedará hasta marzo, por lo menos hasta marzo, juntos, como desde hace ocho meses.

-Tu noviazgo sigue camino…
-Sí, estamos muy bien, por suerte.

-¿Por qué te vas perfilando como una chica picante?
-Pero esa es la imagen que se hizo la gente de mí, no lo que yo soy de verdad.

-¿Y cómo es la Gegé de verdad?
-Me gusta estar con mi novio, soy muy posesiva y no lo comparto. Nada de swinger ni fiestitas. Además, jamás me fui con un chico al que recién conocí en un boliche, nada; no conozco el sexo ocasional. No digo que esté mal, sólo que yo no lo siento así.

Dice Gegé que nunca, jamás, ni un poco, estuvo cerca de creerse nada. Dice que no entiende cómo hay modelos que sí se la creen. Dice que no tiene con qué: "No tengo con qué creérmela, no me da", dice.

-¿Qué es lo que más te molesta de las modelos de hoy?
-No quiero particularizar en nadie, porque hay muchas que son muy buenas compañeras, pero hay otras que se sienten no sé qué. Por ejemplo, algunas se creen más importantes que el maquillador o el fotógrafo, cuando el resultado final es un trabajo de todos: de la modelo, pero también del que maquilla, del que peina, etcétera.

-¿Y cómo te llevás con tu cuerpo?
-Súper relajada. Espero que los años me den las más hermosas arrugas.

-Algunas sostienen con sus lolas o su cola toda una carrera.
-No es mi caso. Yo soy muy espontánea, nada de caretas. Vos me conocés media hora o toda una vida, y te voy a parecer siempre la misma.

por Alejandro Seselovsky
fotos: Santiago Turienzo
producción: Estefanía Allende
maquilló Valeria Pulido con productos Trucco
peinó: Cristian Zampelunghe para Club Creativo
agradecemos a: Pablo Ramírez, María Lizaso, Ricky Sarkany, Jane Pain y Pozzi Pelucas

<i>Gegé</i> dice que se siente una antidiva, pero igual jugó por un rato a ser Marilyn Monroe, la mujer más sensual del siglo XX.

Gegé dice que se siente una antidiva, pero igual jugó por un rato a ser Marilyn Monroe, la mujer más sensual del siglo XX.

Algunas modelos se creen mas importantes que el maquillador o el fotógrafo, cuando el resultado final es un trabajo de todos"">

"Algunas modelos se creen mas importantes que el maquillador o el fotógrafo, cuando el resultado final es un trabajo de todos"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig