“Estoy convencido de que es el momento de la paz” – GENTE Online
 

“Estoy convencido de que es el momento de la paz”

Actualidad
Actualidad

La gran paradoja de este hombre, el omnipresente y contestatario Roger Waters, es que desechó una carrera de arquitecto como quien tira un papel al cesto. Y quince años después, sin planos pero con partituras precisas, con riffs inolvidables y un talento descomunal, fue capaz de construir el muro más poderoso de la historia del rock. Indestructible muro, cal y arena de su leyenda, que por estos días se pasea por Buenos Aires. Hay otras paradojas, porque Waters se nutre de ellas, y su arte se reinventa mientras desnuda sentimientos en forma de canciones. The Wall Live (El Muro en Vivo) es el nombre de la gira que encabeza a sus impetuosos 68 años. Este show supone un récord para los argentinos: nueve presentaciones en el estadio de River Plate, inédita cifra que la rogermanía desató desde el año pasado. Ya está. Waters transita las melancólicas veredas porteñas. Y nosotros con él, en dos semanas que prometen ser inolvidables.

UN MITO EN BUENOS AIRES. Día: domingo 4 de marzo. Lugar: Hotel Faena & Universe de Puerto Madero. Motivo: el arribo –a las 2.30 de la madrugada, en un vuelo privado desde Chile– del tan esperado Waters, quien llegó acompañado por su mujer, Laurie Durning y su hijo, Harry (tecladista de su padre, músico de jazz y enamorado del tango). Ese domingo, el inglés permaneció en el hotel y aprovechó para descansar y cenar allí. La agenda oficial arrancaba el lunes, con la filmación del clip de la canción The Child will Fly, para apoyar a la Fundación Alas (la que encabeza Shakira). El track cuenta con la colaboración de la propia colombiana, además de Eric Clapton y Pedro Aznar, entre otros. Cerca de las tres de la tarde (habitualmente, Roger nunca realiza actividades antes del mediodía) bajó al lobby para reunirse con el team de grabación, luego de comer en su habitación. Allí dispone de un comedor con mesa para diez comensales y una gran sala con amplios sofás, plasmas y acceso a las terrazas con vista a la ciudad y el río. Es una de las más importantes del hotel: cuesta 8.000 dólares la noche, se extiende por una superficie de 300 metros cuadrados en dos pisos, y cuenta con dos dormitorios, sala y cocina. El suelo, de mármol; y las paredes, vidriadas, al estilo Faena. Puro lujo.

Con el operativo de seguridad organizado y las camionetas en posición, Roger salió hacia el lugar previsto para la filmación: Ciudad Oculta, más de 20 mil almas en el barrio más pobre de Villa Lugano. En la puerta del hotel lo esperaban fanáticos –a quienes les prometió firmarles autógrafos durante los primeros días– y la prensa, que ante su asombro lo siguió sin problemas al lugar de grabación, que debía ser secreto. Todo estaba en marcha, pero antes de comenzar a filmar comenzó una lluvia torrencial, que los obligó a cancelar los planes y regresar al hotel. Mala suerte, Roger.

Leé la nota completa en la edicion 2434 de GENTE. Con ancha sonrisa, el histórico rockstar saluda a sus fervorosos fans, que hicieron guardia frente al hotel. El creador de The Wall, la visita más esperada de 2012.

Con ancha sonrisa, el histórico rockstar saluda a sus fervorosos fans, que hicieron guardia frente al hotel. El creador de The Wall, la visita más esperada de 2012.

Junto a su flamante esposa, la actriz Laurie Durning, con quien se casó el 14 de enero.

Junto a su flamante esposa, la actriz Laurie Durning, con quien se casó el 14 de enero.

En 2010 comenzó con The Wall Live, gira mundial en la que repasa el mítico disco The Wall. Ya se presentó en Estados Unidos, Europa, Australia y ahora le toca el turno a Sudamérica. Como en todos los países en los que interpreta Another Brick in the Wall (Part II), un grupo de niños oficia de coro. “Quiero felicitarlos a ellos con un gran aplauso”, suele decir en el cierre, señalando a los chicos.

En 2010 comenzó con The Wall Live, gira mundial en la que repasa el mítico disco The Wall. Ya se presentó en Estados Unidos, Europa, Australia y ahora le toca el turno a Sudamérica. Como en todos los países en los que interpreta Another Brick in the Wall (Part II), un grupo de niños oficia de coro. “Quiero felicitarlos a ellos con un gran aplauso”, suele decir en el cierre, señalando a los chicos.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig