Este seleccionado merece una gran hinchada – GENTE Online
 

Este seleccionado merece una gran hinchada

Actualidad
Actualidad

En la pileta del CENARD se respira una voluntad inquebrantable. En un carril, José Meolans (24), ídolo supremo de la natación nacional, afina su motor para jugarse la suerte en China a fines de noviembre frente a los más duros del mundo. Y a unos pocos metros a su lado, el agua es más calie
nte, el espíritu ruge. La selección nacional de nadadores discapacitados entrena con todo lo que tiene, brazada a brazada. El Mundial de Natación para Deportistas Especiales los espera en Mar del Plata a partir del 6 de diciembre. Y ellos quieren un lugar en el podio a toda costa. Tres federaciones intervienen: FADESIR (Federación Argentina de Deportistas en Silla de Ruedas), FADEPAC (nuclea a atletas con parálisis cerebral) y FADIM (reúne a deportistas con discapacidades mentales). 

Meolans -medalla de oro en el Mundial 2002 de Japón y seguramente el atleta de mayor prestigio de nuestro país- se detiene, mira impresionado, los vitorea. El afecto es mutuo: los chicos lo eligieron como padrino para este Mundial. Y siguen entrenando, codo a codo. No hay diferencias entre ellos. Y Meolans aclara: "En el agua somos todos iguales. Es que para mí no son discapacitados, son como todo el mundo. Comemos juntos, nos alentamos, nos reímos", cuenta el cordobés. "Me pidieron que yo fuera padrino del equipo. ¿Cómo iba a negarme? No sólo son grandes deportistas sino también grandes personas", y se emociona al verlos nadar. Ellos entrenan a su par: dos durísimos turnos de cuatro horas todos los días. La gloria tiene sus demandas, sus requisitos. Y ellos tienen lo que se necesita: "Son un equipo muy, pero muy aguerrido. Ponen el corazón en cada brazada. Van a hacer un gran torneo", vaticina el campeón.

Catorce nadadores conforman el seleccionado, cada uno con su historia. Un problema congénito, un accidente, un desliz de infortunio. Y sus vidas truncas. Llegaron a la natación para rehabilitarse, para no perder la última esperanza. Valeria Fantasía (17) sonríe desde el borde de la pileta. Una lesión medular la llevó a una silla de ruedas. A nado, literalmente, visitó Inglaterra, México, Alemania, triunfando en cada escala. Su puesto en la selección en el Mundial es el reconocimiento de una vida: "Hace diez años que nado. Acá está mi alma, y en Mar del Plata quiero la gloria", termina Valeria. 

Lucas Parodi (23) tiene parálisis cerebral. El médico que lo trajo al mundo hizo lo indebido y lo condenó a un calvario. Pero Lucas dio pelea: "Entré y salí de quirófanos toda mi vida -dice-. Hasta que toqué el agua por primera vez, y volví a nacer. Ahora, competir por mi país es un sueño cumplido". Guillermo Marro (19) concretó el suyo hace dos años en Sydney: "En las Olimpíadas de 2000 logré el récord mundial en cien metros espalda. Me lo rompieron a las ocho horas -cuenta-.
En este Mundial me tomaré revancha". Bajo la guía de su entrenadora, Marcela Belviso, cruzan una y otra vez el agua. Y entre brazadas, una esperanza: "Ojalá este Mundial anime a chicos discapacitados a nadar. Que se den cuenta de que acá pueden ser felices". 

Termina el entrenamiento. Meolans y los chicos se secan, se abrazan y se despiden. Se desean suerte. La competencia no les será fácil: casi 800 nadadores de más de 70 países de todo el mundo les estarán pisando los talones. La Secretaría de Turismo y Deporte de la Nación, con su titular Daniel Scioli a la cabeza, es la gran organizadora e impulsora. Pileta y mar abierto los esperan, y con ellos, la gloria.

El team de natación, recién salido de la pileta del CENARD. De pie, Luis Guillochón, Erica Schenk, Sebastián Leopardo y Daniel Húber. Sentados, Guillermo Marro, Demián Frontera, Valeria Fantasía y Lucas Parodi. Y un padrino de lujo: José Meolans, medalla de oro en el Mundial de Japón 2002.

El team de natación, recién salido de la pileta del CENARD. De pie, Luis Guillochón, Erica Schenk, Sebastián Leopardo y Daniel Húber. Sentados, Guillermo Marro, Demián Frontera, Valeria Fantasía y Lucas Parodi. Y un padrino de lujo: José Meolans, medalla de oro en el Mundial de Japón 2002.

Ariel Quasi, Ignacio Valera, Demián Frontera, Valería Fantasía y Guillermo Marro, el equipo de FADESIR (Federación Argentina de Deportistas en Silla de Ruedas).

Ariel Quasi, Ignacio Valera, Demián Frontera, Valería Fantasía y Guillermo Marro, el equipo de FADESIR (Federación Argentina de Deportistas en Silla de Ruedas).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig