Este romance goza de buena salud – GENTE Online
 

Este romance goza de buena salud

Actualidad
Actualidad

La misma situación que vista de cerca te puede sonar a tragedia, quizá cuando la observás de lejos te puede generar risa”, dijo desde su cuarto de siglo de existencia María Celeste Cid. Pero no hablaba de lo que usted cree que hablaba: la cercana y supuesta internación de su novio, Joaquín Levinton (33), en la clínica Bazterrica, poco más de un mes atrás, “para limpiarse de ciertos excesos”, según consignaban las crónicas. Un rumor que con sólo cargarlo en los buscadores de la voyeurística internet se prolonga hasta el hartazgo. O se prolongó, hasta que el ex cantante y guitarrista de Turf y actual líder de la banda Sponsors salió a aclarar vía GENTE que se trató de una “internación por agotamiento”...

Sin embargo, lectoras y lectores, la capricorniana de ojos color caramelo, 1,62 metro, 45 kilos, pequeños pies (calza 35) y tez de porcelana, no se refería a tal cuestión sino al argumento de la película Kabaret Delux, donde encarna a Eva, inspirada en ciertas experiencias reales de Victoria Grigera Dupuy, militante de la agrupación HIJOS.

Ergo, durante un descanso del rodaje –justamente– surgieron aquellas escenas que muestran las fotos: Levinton asomó imprevistamente el último viernes, tipo 22.15 horas, en la locación de Colegiales elegida por la directora Sabrina Farji para comenzar a cerrar la historia de dos amigas (Cid, y Emme, en el rol de Lola) que averiguan la condición de desaparecidos de sus padres y deben decidir entre aceptarlo o vivir en la mentira. Claro que, amén el contexto dramático y de respeto humano, en la cinta abundarán los toques de humor negro –¿y momentos musicales?–, incluso avalados por las Abuelas de Plaza de Mayo.

Okey, pero retomemos el tema central... Después de un sonoro “¡Paramos diez minutos!”, Celeste descubrió a Joaquín, quien la aguardaba respetuoso y sentado. Corrió y se abrazaron, se besaron, se mimaron. Retomada la acción, él partió. Cerca de las dos de la madrugada, otra vez juntos, tomaron un taxi hacia Palermo. “Igual que mi personaje, transito una etapa de exploración”, sostuvo la porteña mientras hurgaba sin resultado en su cartera. Entonces halló la llave de entrada e invitó a su muchachito a pasar, confirmando –al menos– que este amor goza de buena salud. Abrigados y apasionados, Cid y Levinton en un alto del rodaje. Joaquín la pasó a visitar y Celeste lo agradeció de corazón.

Abrigados y apasionados, Cid y Levinton en un alto del rodaje. Joaquín la pasó a visitar y Celeste lo agradeció de corazón.

Cid baja del motor-home junto a Emme. La esperaba Joaquín.

Cid baja del motor-home junto a Emme. La esperaba Joaquín.

Ambos tomaron un taxi y pusieron rumbo a la casa de la chica. Ingresaron cerca de las 2 AM del sábado.

Ambos tomaron un taxi y pusieron rumbo a la casa de la chica. Ingresaron cerca de las 2 AM del sábado.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig