“Este reconocimiento es para los soldados que murieron y para los que fueron olvidados” – GENTE Online
 

“Este reconocimiento es para los soldados que murieron y para los que fueron olvidados”

Actualidad
Actualidad

Los tres hombres se unen en un largo e interminable abrazo y por sus mejillas corren algunas lágrimas. La emoción es tan fuerte que entre ellos se golpean el pecho con las manos mientras el “¡Vamos car…!” funciona como un cable a tierra para descargar tanta adrenalina. Hace cinco minutos que Gastón Pauls, Tristán Bauer y Edgardo Esteban recibieron el premio Goya a la Mejor Película Extranjera de habla hispana por Iluminados por el fuego, y la parte trasera del escenario les sirve para un festejo íntimo, ruidoso y bien ganado. Después, una copa de vino tinto, un brindis, y la redonda frase: “Este premio es un homenaje para todos los soldados que murieron en Malvinas, y para los que fueron olvidados. Ojalá sirva para que los argentinos podamos hacer una profunda autocrítica de lo que pasó, y construir un futuro mejor para los ex combatientes”.

Es domingo 29 de enero. Un domingo iluminado por otro fuego –la pasión por el cine–, e histórico en la vida de estos tres hombres que aplaude toda España, y que en buena ley se quedaron con el décimo Goya de bronce con la marca del cine argentino.

UNA HISTORIA DE PELICULA.
El jueves 26, en el Cine Roxy de Madrid, Iluminados... tuvo su bautismo de fuego: el preestreno. Y fue un éxito tan grande que los invitados aplaudieron por cinco larguísimos minutos, y de pie, al director (Bauer), al actor principal (Pauls) y al guionista (Esteban). “Fue muy emocionante ver a toda esa gente secándose las lágrimas y ovacionándonos. Ese es uno de los más grandes reconocimientos que tuvimos. Porque si bien en la Argentina la película anduvo muy bien, hasta que no se estrenara acá no sabíamos qué respuesta le daría la gente”, dice Gastón mientras muchos hacen cola para conseguir su autógrafo. A su lado, Esteban (43, casado con María y padre de Camila, Malén y Facundo), periodista, ex combatiente de Malvinas y el alma de la película, cuenta cómo nació este sueño. “Hace siete años fui a entrevistar a Tristán por un documental que hizo sobre Evita, y cuando terminé mi nota metí la mano en el bolso, saqué un libro y le dije: ‘Esta va a ser tu próxima película’. Era Malvinas, diario del regreso, una historia que escribí cuando volví de la guerra … Pero jamás imaginé que tanto tiempo después íbamos a estar en Madrid recibiendo este premio”.

Según cuenta Bauer (46, casado con Carolina y padre de Tomás, Ana y Paloma), el libro lo emocionó tanto, “que unas horas después de terminarlo me puse a trabajar en el proyecto. Lo que más me impresionó fue la forma en que estaba escrito. Edgardo consiguió narrar de manera increíble los sentimientos de aquellos chicos que a los dieciocho años se vieron obligados a combatir en una guerra. Su texto reflejaba fielmente el hambre, el miedo y la desolación de esos muchachos durante más de cincuenta días, y la historia oculta de la derrota, el fracaso de los militares profesionales, y cómo aquellos soldados fueron olvidados por todo un país que los despidió con una Plaza de Mayo llena, pero que jamás se acordó de recibirlos”.

A Gastón, que hace del soldado Esteban Leguizamón en la película, “la historia también me atrapó desde un principio. Lo realmente impresionante es que hoy son más los ex combatientes que se suicidaron que los que cayeron en el frente. En Malvinas murieron 267 soldados, y hasta ahora hay más de 400 suicidas. Y aquí, en España, nos enteramos de que uno de los chicos que nos dio una mano bárbara para hacer la película, también se suicidó”.

LA NOCHE SOÑADA.
Desde el 27 de enero, día que se estrenó la película en cincuenta salas españolas, Iluminados… arrasó con todos los pronósticos. Las críticas la elogiaron sin ahorrar adjetivos, y los tres argentinos (junto a Jorge Alvarez, presidente del Instituto de Cine) no pararon de dar entrevistas para la tevé, la radio, las revistas y los diarios. Según cuentan los muy entendidos, para saber si se gana o no el Goya hay que ir a Ocho y medio, la librería de cine más importante de Europa, y hablar con Jesús Robles, su dueño. Bauer peregrinó hasta el templo del gurú, y don Jesús sentenció: “No tengo dudas de que usted se llevará el premio”. Y como para certificarlo, varios dueños de restaurantes argentino-madrileños, antes de la ceremonia, invitaron a la delegación para celebrar el premio después de la gala…

El domingo a las nueve y cuarto de la noche, tratando de esquivar la nieve que teñía de blanco la ciudad, el trío avanzó por la alfombra roja del Palacio Municipal del Congreso. Más de 150 fotógrafos (hubo 300 periodistas acreditados) los ametrallaron con sus flashes a lo largo de tres minutos: otro dato clave para intuir la victoria… Luego, Antonio Banderas se instaló en el mismo lugar. Faltaba casi una hora para el comienzo de la ceremonia y los nervios estaban al rojo vivo. Todos los actores nominados y los invitados se agolpaban en un salón contiguo, y como en España la ley antitabaco se respeta a rajatabla, más de uno se deslizó afuera para fumar. Pablo Echarri, nominado como Mejor Actor Revelación por El Método (el premio se lo llevó Jesús Carroza por Siete Vírgenes), llegó con Nancy Dupláa, se sumó a la barra nativa, y a las diez en punto se largó la gala del 20º aniversario de los premios Goya. Casi una hora más tarde, Gastón, Tristán y Edgardo saltaron de sus butacas de las filas 13 y 14 para subir al escenario y recibir la estatuilla. Primero habló Esteban: “Quisiera recordar a todos los soldados que volvimos, y que fuimos olvidados y marginados”. Fuerte aplauso, y el turno de Pauls: “Este es el reconocimiento que el pueblo argentino no le dio a sus ex combatientes”. Más aplausos, y por fin la voz de Bauer, el director: “A pesar del horror de la guerra, esta película se hizo apostando a la vida. Ojalá que juntos podamos encontrar la paz”. Ovación. Doble, triple ovación. Ese instante de gloria y de laureles por el que tantos trabajan y sufren toda una vida…

Gastón Pauls, Tristán Bauer y Edgardo Esteban, en La Puerta del Sol, kilómetro cero de Madrid, y de espaldas al edificio del Ayuntamiento.

Gastón Pauls, Tristán Bauer y Edgardo Esteban, en La Puerta del Sol, kilómetro cero de Madrid, y de espaldas al edificio del Ayuntamiento.

El gran instante. <i>Iluminados</i>… ganó su Goya. Pauls celebra con la V de la victoria, junto a Esteban y el director Bauer.

El gran instante. Iluminados… ganó su Goya. Pauls celebra con la V de la victoria, junto a Esteban y el director Bauer.

Pauls, Pablo Echarri –nominado como actor-revelación por El método- y Nancy Dupláa. Sbaraglia, Juana Acosta –mujer de Ernesto Alterio, actriz, y embarazada de una beba que nacerá en abril y se llamará Lola–, y Ernesto, hijo del gran Héctor, ídolo en España. Y Antonio Banderas: todo pinta y elegancia.

Pauls, Pablo Echarri –nominado como actor-revelación por El método- y Nancy Dupláa. Sbaraglia, Juana Acosta –mujer de Ernesto Alterio, actriz, y embarazada de una beba que nacerá en abril y se llamará Lola–, y Ernesto, hijo del gran Héctor, ídolo en España. Y Antonio Banderas: todo pinta y elegancia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig