“Este embarazo afianzó mi matrimonio” – GENTE Online
 

“Este embarazo afianzó mi matrimonio”

Actualidad
Actualidad

Primero, el profesor de gimnasia. Luego, la futura mamá. Por último, ¡el padre del bebé! Así, en ese llamativo orden, fueron enterándose de la noticia. “Estaba en Sevilla. Había ido al gimnasio y mi profesor me dijo que me veía distinta, que tenía cara de embarazada. Me lo comentó un par de veces. Entonces salí y compré un test en una farmacia, por las dudas. ¡Pero no tenía retraso ni nada...! Es más: todavía me faltaban tres días para mi ciclo… Pero bueno, me agarró curiosidad. Fue muy loco cuando vi que me había dado positivo”.

La frase con la que Carolina Molinari (28) inaugura su charla con GENTE suena divertida, digna del guión de una sitcom. Lo cierto es que con el stick teñido con las famosas rayitas azules aún en la mano, la modelo, casada desde hace dos años con Mariano Pavone (27 años, actual delantero del club español Betis, tras su triunfal paso por Estudiantes de La Plata, donde se consagró campeón y goleador del Torneo Apertura 2006), marcó de prisa el celular del primerizo papá. “Me atendió y le comenté: ‘Amor, ¡estoy embarazada!’. Así, sin vueltas. Escuchó la noticia en el vestuario del club. Recién había terminado de entrenar. Y se quedó mudo. Después, nos empezamos a reír de la emoción”, recuerda Caro con la sonrisa bien marcada. Y le suma color a la anécdota: “Al segundo que cortamos lo llamé a Mario, mi profe de gym. ‘No sé cómo supiste, pero tenías razón’, le dije. El no lo podía creer y yo tampoco. ¡Fue una especie de adivino!”, sentencia, mientras se toma su tiempo para acariciar su hermosa panza de cinco meses y medio.

–Carolina, ¿cómo va tu vida de casada en España?
–¡Genial! Hace tres años que estamos juntos, dos de casados. Y pensamos que es el mejor momento para un hijo. A la distancia, o el amor se consolida o te terminás matando. Nosotros profundizamos la relación, nos hicimos muy compañeros, nos conocimos más a fondo. ¿Lo malo? Que estamos lejos de la familia. Al principio, después de instalarnos, nos sentíamos medio raros. No nos peleábamos, pero era como extraño. Igual, ahora voy a quedarme un tiempo en Buenos Aires y Mariano en Sevilla, hasta que defina su futuro (N. de la R: San Lorenzo y Estudiantes –entre otros clubes– se muestran interesados en sumar al delantero para el próximo campeonato).

–¿Vivieron cambios en la pareja?
–Mariano está mucho más pendiente de mí, me pregunta cómo estoy, cómo me siento. Sobre todo durante el primer trimestre, que lo pasé tan mal... Con decirte que viajó mamá para quedarse conmigo. No me podía levantar de la cama, tenía vómitos, y la comida me despertaba muchísimo rechazo.

–¿Antojos?
–¡Al revés! Tengo rechazos. A la salsa boloñesa, que no la puedo ni ver. Sí me dieron es más ganas de comer frutas. Mariano me tuvo paciencia: estuve tres meses sin cocinarle. Por suerte, después lo hacía mi mamá.

–¿Ya saben el sexo?
–Es un nene. Nos enteramos a los tres meses y medio, el 6 de junio, antes de viajar. Debía darme una inyección para volar, y aunque el médico no confiaba, se vio que es bien varoncito…. Mariano estaba feliz. Ya tenemos un nombre italiano: Bruno. Combina muy bien con el apellido. No sé qué significa, pero me gustan los nombres cortos. Y pega con Pavone, casi artístico, ¿no?

–¿La llegada de un hijo la vivís como una prueba de fuego para la pareja?
–Un poco sí, y sentimos que afianzó el matrimonio. Y los dos sentimos que va a traer mucha alegría al hogar.

–¿Cómo manejan el tema celos con este auge de botineras y supuestas infidelidades de futbolistas?
–Las que dicen que los jugadores son infieles están hablando de su experiencia. Se equivocan. Con Mariano no siento ningún miedo. Con el tiempo, nuestra pareja fue adquiriendo seguridad. Los dos confiamos mucho uno en el otro. Me parece que si una tiene que andar siempre detrás, viendo qué hace, no sirve de nada. Ojo, él tampoco es de salir de noche, eh.

–¿No te morís de celos?
–Para nada. Y no creo que los jugadores de fútbol sean todos infieles. Mi experiencia me dice que estoy muy bien con un jugador. No me trae ningún problema extra. Y si traemos un hijo al mundo, es porque me lo imagino como un hombre y un papá ideal. Caro se quedará en Buenos Aires un tiempito. Mariano sigue entrenando para el Betis. En Sevilla omparten un bonito piso en el Prado de San Sebastián.

Caro se quedará en Buenos Aires un tiempito. Mariano sigue entrenando para el Betis. En Sevilla omparten un bonito piso en el Prado de San Sebastián.

“¿Si tengo antojos? ¡Al revés! Tengo rechazos… Como la salsa boloñesa, que no la puedo ni ver. Y me dieron más ganas de probar frutas”

“¿Si tengo antojos? ¡Al revés! Tengo rechazos… Como la salsa boloñesa, que no la puedo ni ver. Y me dieron más ganas de probar frutas”

Caro y Mariano se conocieron en 2005 en los pasillos de Fox Sports. Un año después, tras varios mensajitos de texto que confirmaban la buena onda entre ellos, se pusieron de novios. Y al poco tiempo llegó la noticia del casamiento.

Caro y Mariano se conocieron en 2005 en los pasillos de Fox Sports. Un año después, tras varios mensajitos de texto que confirmaban la buena onda entre ellos, se pusieron de novios. Y al poco tiempo llegó la noticia del casamiento.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig