«Este año podemos ganar la Copa Davis» – GENTE Online
 

"Este año podemos ganar la Copa Davis"

Actualidad
Actualidad

Los cuatro fantásticos del tenis viven un sueño. Tal vez el más importante de sus carreras. Por sus venas corre la misma adrenalina que alguna vez se apoderó de grandes como Guillermo V
ilas, José Luis Clerc o Martín Jaite. Después de diez años, la Argentina vuelve a jugar un partido en el Grupo Mundial de la Copa Davis. Y a pesar de que el contrincante es el poderoso Australia -que en sus vitrinas acumula 27 títulos-, da la sensación de que se puede dar un paso más hacia la famosa Ensaladera de plata. Hay razones: el rival llega sin sus grandes figuras (ejemplo: no estará Lleyton Hewitt, el número uno del mundo) y, vamos, hay equipo para ganarle a cualquiera.


PLANTEL DE LUJO.
Sin dudas, el abanderado de este grupo es Guillermo Cañas (24). Trepado al puesto número 14 del ranking mundial y al número uno de nuestro tenis, el ídolo de Tapiales está en un momento feliz. Estos pergaminos hicieron que el capitán, Alejandro Gattiker, lo convocara para ser el primer singlista y para compartir el doble con Lucas Arnold (27), el criollo más encumbrado en el ranking de la especialidad, que culminó la temporada como número 30 del mundo. El otro singlista será Gastón Gaudio (23), quien se ganó el apodo de Copero a fuerza de garra y resultados: disputó cinco partidos de Copa Davis y los ganó todos. Quien completa el team es Juan Ignacio Chela (22), un buen recambio que regresa -tras una suspensión por doping con nandrolona- con un fin de año excelente y el puesto 55 del escalafón internacional.

El 8, 9 y 10 de febrero será la cita. Para ir preparando el clima, GENTE reunió a los tops locales en el hotel
Four Seasons.

-Después de una década, nuestro tenis vuelve al grupo mundial. ¿Es una mochila jugar estos partidos o los motiva?
Cañas:
-Es una alegría enorme, el sueño que tiene todo jugador. Me pone muy orgulloso, y no veo la hora de entrar a la cancha. 
Chela: -Además tenemos una motivación extra, que es jugar en Buenos Aires con un público que te alienta todo el partido. Los australianos van a ser más visitantes que nunca. 

-¿Hay mucha diferencia entre los partidos de Copa Davis y los del circuito? 
Gaudio
: -Seguro. Las alegrías que te da la Davis no se comparan con nada. Este tipo de partidos me motivan mucho. 
Arnold: -La gran diferencia es que no jugás por vos; acá defendés los colores del país. Son partidos aparte. Esos que si ganás o perdés no olvidás nunca. 

-Además de ser locales, arrancan con un par de games a favor: Australia viene sin el número 1 del mundo.
Gaudio:
-Para el espectáculo habría sido mucho más lindo si viniera Lleyton Hewitt… Pero para nosotros es una noticia bárbara (risas). 
Chela: -De todos modos hay que tener cuidado, porque los que vienen son muy buenos. Por ahí, como la gente no los conoce mucho, cree que van a ser partidos fáciles. Pero nosotros sabemos que para ganar vamos a tener que jugar al ciento por ciento.

-¿Qué nivel tienen los australianos?
Gaudio:
-En general, los singlistas Wayne Arthurs y Andre Illie juegan muy bien. Illie le pega muy fuerte tanto de drive como de revés, y Arthurs tiene un saque tan potente que es muy difícil quebrárselo. Después, Todd Woodbridge es uno de los mejores doblistas de la historia, y Scott Draper tiene un juego muy agresivo. 

-En un momento, los rivales pidieron que se cambiara de sede por los problemas que tiene nuestro país. ¿Creen que sólo fue por eso, o hubo una especulación deportiva?
Cañas:
-Yo lo atribuyo al caos que vivimos estos últimos meses. Afuera, las imágenes que ves del país te dan bastante miedo. Prendés un televisor, y en la
CNN parece que todo va a explotar. En los torneos, lo primero que nos preguntaban los jugadores australianos era si la Argentina es un país peligroso. Nos llevó mucho tiempo explicarles que lo que pasaba no iba a influir en la competencia deportiva.
Arnold: -Me acuerdo que el 25 viajamos con Willy a la India, y cada dos por tres salíamos en la tele. Hasta allá se asombraban de las cosas que mostraban los noticieros. Hoy, en cualquier país del mundo nos preguntan cómo hacemos para vivir en la Argentina.

-¿Esto les produce bronca, rabia, vergüenza? 
Cañas:
-Yo no me sonrojo cuando digo que la Argentina está mal. Me avergüenzo por los políticos que tenemos, por las cosas que le hacen vivir al pueblo y por haber dejado el país en ruinas.
Chela: -Después, la bronca te la agarrás cuando estás afuera y ves que tus familiares la pasan muy mal. Mi papá es operario en una fábrica y lo suspenden varios días por semana, porque no hay trabajo. Encima, a todo eso le tenés que sumar el tema del corralito.

-¿A los cuatro los perjudicó o alguno zafó? 
Arnold
: -Ninguno de nosotros puede decir que no lo agarró. Porque hoy cobrás un premio con un cheque y esa plata la tenés que depositar. Nadie se puede salvar de esta medida nefasta. 

-Por la cara que ponen, da la impresión de que si estuvieran más tiempo en el país, también saldrían con la cacerola.
Gaudio:
-Seguro. Por eso entendemos a la gente que llena la Plaza de Mayo. Porque acá nos robaron la plata. Nos a-fa-na-ron, loco. No hay lógica para que alguien venga y te diga que se quedó con los ahorros de toda tu vida. Eso es desesperante. 

-Con todos estos problemas, ¿cómo hacen para solventar sus gastos en el exterior, si no pueden retirar más de 1.200 pesos por mes? 
Cañas:
-No nos quedó otra que abrir cuentas en el exterior y depositar allí los premios. Lamentablemente, estas medidas te obligan a dejar la plata fuera del país. Yo, por ejemplo, tengo que seguir pagando en dólares el sueldo de mi entrenador, mis pasajes y mis gastos. 
Chela: -Como dice Willy, la única manera de mantener el valor de lo que cobramos es depositándolo afuera. Porque el problema no es sólo el maldito corralito, también está el hecho de que depositás 100 dólares y mañana te lo pesifican al valor que se les da la gana.

-Entonces, quizás ahora son la rueda de auxilio de toda la familia, porque deben de ser los únicos que disponen de plata fresca.
Arnold:
-Como toda mi familia quedó enganchada en el corralito, si necesitan una ayuda se las voy a dar contento. 
Gaudio: -En mi caso, siempre los ayudé, y ahora mucho más. Ellos me dieron todo cuando empecé, y hoy siento orgullo en darles una mano. 

-Volviendo al tenis y al gran partido que se viene, ¿cómo les van a ganar a los australianos?
Cañas:
-Siendo consientes de que nos jugamos una parada histórica que no podemos desaprovechar. Durante muchos años soñamos con estar en el Grupo Mundial, y ahora que lo conseguimos, vamos a matarnos por esta camiseta. El equipo está muy confiado, y si bien esto recién comienza, creemos que Argentina puede ganar la Copa Davis por primera vez.
Gaudio: -Lo único que queremos es que llegue el día del partido, para ganarles a los australianos y darles una alegría a todos los argentinos. Ellos se lo merecen más que nadie.

Chela, Gaudio, Arnold y Cañas, en la pileta del hotel Four Seasons. Este año quieren cumplir la hazaña de ganar la Davis. La Argentina una sola vez llegó a la final. Fue en 1981, cuando Vilas y Clerc perdieron contra los Estados Unidos, liderados por John McEnroe.

Chela, Gaudio, Arnold y Cañas, en la pileta del hotel Four Seasons. Este año quieren cumplir la hazaña de ganar la Davis. La Argentina una sola vez llegó a la final. Fue en 1981, cuando Vilas y Clerc perdieron contra los Estados Unidos, liderados por John McEnroe.

La Argentina vuelve a jugar un partido en el Grupo Mundial de la Copa Davis. La cita será el 8, 9 y 10 de febrero.

La Argentina vuelve a jugar un partido en el Grupo Mundial de la Copa Davis. La cita será el 8, 9 y 10 de febrero.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig