“Estamos juntos y no tenemos nada que ocultar” – GENTE Online
 

“Estamos juntos y no tenemos nada que ocultar”

Actualidad
Actualidad

Estamos juntos, sí. ¿Teníamos algo que ocultar…?”. Nicolás Cabré sonríe en un domingo de lluvia. De su mano, Soledad Fandiño también. Y los dos sonríen y se mojan mientras caminan juntos estrenando su nuevo amor por las calles de arena de Mar de las Pampas. Están ahí, pasando su primer fin de semana libre y sin nada para esconder.

RETRATO DE UN CHICO SEXY. No es Mister Simpatía, pero a la hora de la conquista, sin duda alguna, el tipo pela la calle que mamó en el barrio (es de Mataderos) y explota a full todos sus encantos. Mujer que se le cruza, mujer que enamora. O, al menos, consigue. Estuvo con las más lindas, las más deseadas, las más populares… Bah, para arrancar, va la lista: salió con Celeste Cid, sí, con Marcela Kloosterboer y también con su amiga Agustina Cherri. Un verano se mostró con la modelo Agustina Córdova, y al tiempo anduvo con su infartante colega, Rocío Guirao Díaz. La última fue Florencia Torrente, la hija de Araceli González, con quien tuvo un noviazgo formal durante casi tres años. Ultima, última, porque cortaron hace poco más de un mes. ¿Qué más? Bueno, también es cierto que Nicolás Cabré (28) cuenta con un currículum profesional no menos importante: comenzó su carrera como uno de los bailarines de La ola está de fiesta junto a Flavia Palmiero, y debutó como actor en Son de Diez, para no detenerse más. También estuvo en la pantalla grande (protagonizó Yepeto, Déjala correr y Fuga de cerebros) y compartió escenario con Ricardo Darín (Algo en común), Darío Grandinetti (El cartero) y Alfredo Alcón (El gran retorno). Ahora nomás, volvió a la tevé. Le tocó el papel de León Carloni, un lavador de autos que sueña con bailar tango en la nueva tira éxito de Pol-ka, Por amor a vos (lunes a viernes a las 21.15 horas por Canal 13). Ahí, entonces, se enamora de Jazmín… el personaje de Fandiño, claro.

ESA RUBIA DEBILIDAD. La historia de ella es otra. Tiene tanto barrio como Cabré (nació y se crió en Flores), pero a diferencia de él terminó el secundario y hasta cursó algunas materias de Abogacía y Publicidad para complacer a su madre. En 2002, a los 20, Soledad Fandiño (25) se anotó en el concurso Súper M y largó los libros por el modelaje. Después tuvo pequeños papeles en Poné a Francella, Resistiré y Rebelde Way. Con No hay 2 sin 3 le llegó la popularidad y su primer romance público: Pablo Granados (42 años, humorista, ex hombre de Tinelli) con quien estuvo hasta mediados de 2007. El año pasado pegó el gran salto: fue una de las protagonistas de Son de Fierro y se lució en Bailando por un sueño. Y ahora anda por acá, a los besos con su nuevo compañero de elenco.

DEL DICHO AL HECHO. El rumor comenzó a correr no bien arrancaron las grabaciones. Sin embargo, nadie se atrevió a repetir los dichos. Y los chicos, relajados, hasta compartieron notas frente a la prensa donde confiaban frases como éstas: * “Le damos a la gente lo que quiere ver”; * “Siempre se mezcla el personaje con la realidad”; * “Este papel me permite crecer como actriz”, confiaba Fandiño; * “El tiempo que estuve sin trabajar me hizo encontrarme conmigo y descubrir qué es lo que quería”, decía Cabré. El dicho fue hecho en la noche del viernes 1º de febrero, cuando los vieron besarse fogosamente en los reservados de la disco Ink. La primera foto juntos se tomó a los cinco días. El miércoles 6, Nicolás festejaba su cumpleaños número 28 y había reservado una mesa para sus más íntimos en el primer piso de Mute, uno de los restó top de Las Cañitas. Soledad no podía faltar a esa cita. Y fue. Dicen que ahí ella conoció a sus suegros y que Nicolás no tuvo problema en presentarla como su novia…

PRIMER FIN DE SEMANA DE AMOR. Sole y Nico, como los llaman, están en una de las cabañas del coqueto complejo Kimbara de Mar de las Pampas. Son las 9 de la mañana de un domingo frío para esta época de verano, pero a ellos poco parece importarles el estado del tiempo. La nueva parejita viajó a estas playas el viernes, apenas terminaron de grabar la novela. A eso de la una de la mañana del sábado, al comando de su Peugeot 206, el actor ingresó algo desorientado a Pinamar y se detuvo en avenida Bunge y Marco Polo. Allí consultó a Pedro, el dueño de la parada de diarios y revistas más completa de la ciudad: “¿Cómo hago para ir a Mar de las Pampas?”. El canillita le indicó el camino con precisión, y el galán puso proa rumbo al anhelado destino. Ese sábado descansaron hasta tarde y apenas salieron a dar una vuelta para conocer el paisaje que los rodeaba. Pero estaba ventoso, y como el clima no era el mejor, regresaron al nidito de amor. El domingo fueron a pasear por Mar de las Pampas recién pasada la una y media de la tarde. Abrigadísimos, con jeans largos y camperas, recorrieron el pintoresco centro comercial, compraron algunos regalos, y un par de horas más tarde... de vuelta al complejo. Recién cuando el sol empezó a caer, emprendieron el regreso a Buenos Aires. Al día siguiente, ya lunes, los esperaban las nuevas escenas de Por amor a vos. Ah, el amor, el amor…

Soledad (25) y Nicolás (28) llegaron algo desorientados, en la madrugada del sábado, en el auto de él. Finalmente, encontraron la cabaña que habían alquilado para pasar su primer fin de semana juntos.

Soledad (25) y Nicolás (28) llegaron algo desorientados, en la madrugada del sábado, en el auto de él. Finalmente, encontraron la cabaña que habían alquilado para pasar su primer fin de semana juntos.

En el auto de él, sin nada que ocultar.

En el auto de él, sin nada que ocultar.

  De la mano, saliendo de las cabañas Kimbara, en Mar de las Pampas, el lugar que eligieron para pasar su primer fin de semana libre y a solas.

De la mano, saliendo de las cabañas Kimbara, en Mar de las Pampas, el lugar que eligieron para pasar su primer fin de semana libre y a solas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig