“Estamos juntos otra vez, y muy bien” – GENTE Online
 

“Estamos juntos otra vez, y muy bien”

Actualidad
Actualidad

En la esencia de las almas/ en la ausencia del dolor/ ahora sé que ya no puedo/ vivir sin tu amor”. Escrita hace dieciocho años, la letra cobra vigencia en la vida de Rodolfo Páez (47), su autor. El amor después del amor rezaba el título de su canción. El octavo álbum de su carrera, el que lo consagró a los 29 años, y en el que justamente hablaba de su separación de Fabiana Cantilo y el inicio de su nuevo amor por la actriz Cecilia Roth.

Luego de eso vendría el millón de copias vendidas, la adopción de su hijo Martín (10), una docena más de discos, dos películas como director, el romance con Romina Ricci (31), el nacimiento de su hija Margarita (6), y otra separación. Sin embargo, la relación entre los dos siempre fue buena. Margarita, la princesa de Páez, consiguió que nunca estuvieran distantes. Y aunque el rumor hablaba de una reconciliación entre Fito y Cecilia, finalmente fue Romina quien apostó por una segunda oportunidad.

Después de vivir una fugaz relación con Celeste Cid –a quien el músico ayudó a salir del abismo y los excesos–, Fito editó Confía, disco número veinte en su carrera. Y en pleno lanzamiento, volvió a florecer el amor con su ex, Romi. “Hoy me siento madura. Cuando conocí a Fito era chica y al principio estaba deslumbrada. Si lo vuelvo a elegir es porque veo en él al hombre que necesito a mi lado”, le confesó Romina a una de sus íntimas.

Desde hace unas semanas, el músico y la actriz viven en la casa que Páez tiene en el barrio de Recoleta y allí se están dando una nueva oportunidad. El 28 de septiembre, antes de partir rumbo a Brasil, donde Fito presentó su último disco, cenaron en el restaurante Piegari, en la recova de Posadas. Llegaron cerca de las diez y media de la noche; la actriz pidió una gaseosa light y Fito una copa de malbec. El menú: carne a la parrilla con ensalada. La sobremesa se extendió hasta la una de la mañana... Fueron los últimos en irse del lugar: “Estamos juntos otra vez... y muy bien”, anunció Fito al ver a los fotógrafos. Romina sonrió. El rosarino ratificó que nadie puede y nadie debe vivir sin amor.

Como en los viejos tiempos, Fito y Romina se mostraron de la mano y de muy buen humor a pesar del frío. Fue el 28 de septiembre, a la salida del restaurante Piegari, donde confirmaron la reconciliación.

Como en los viejos tiempos, Fito y Romina se mostraron de la mano y de muy buen humor a pesar del frío. Fue el 28 de septiembre, a la salida del restaurante Piegari, donde confirmaron la reconciliación.

Llegaron a las diez y media de la noche, y la cena se extendió hasta casi la una de la mañana. Entre asado y ensaladas, acordaron los detalles de su primer viaje juntos, con destino Brasil.

Llegaron a las diez y media de la noche, y la cena se extendió hasta casi la una de la mañana. Entre asado y ensaladas, acordaron los detalles de su primer viaje juntos, con destino Brasil.

“Hoy me siento madura. Cuando conocí a Fito era chica, y al principio estaba deslumbrada. Si lo vuelvo a elegir es porque veo en él al hombre que necesito a mi lado” (Romina).

“Hoy me siento madura. Cuando conocí a Fito era chica, y al principio estaba deslumbrada. Si lo vuelvo a elegir es porque veo en él al hombre que necesito a mi lado” (Romina).

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig