“Estamos disfrutando de la vida como nunca y a cada instante” – GENTE Online
 

“Estamos disfrutando de la vida como nunca y a cada instante”

Actualidad
Actualidad

Puertas adentro. Aferrado al afecto de su círculo más íntimo. Más cerca que nunca de Guillermina Valdés (35) y de sus chicos, con quienes ya se mueven como una auténtica familia ensamblada. Y valorando cada momento, porque como siempre se encargó de recordarle su entrañable amigo Federico Ribero (43), “estamos de paso”.

No son días fáciles para Marcelo Tinelli (52). Mientras los rumores vuelven a poner en el candelero el tema de su tan mentado pase e incluso llegaron a señalar que habría vendido su productora, el conductor número uno de la Argentina concentra su energía en acompañar a su querido Fede, que la semana pasada tuvo que ser intervenido por una complicación del cáncer de pleura que le diagnosticaron en 2011.

AQUI Y AHORA. “¡Es increíble! Nos hacemos problema por cosas que no son importantes. Y pensamos que somos el centro del mundo. ¡Jajá! Arriba se están riendo”, tuiteó el marido de Andrea Bursten (40) en uno de sus últimos mensajes en esa red social, en los que siempre subyace la filosofía con la que desde un primer momento encaró su enfermedad: la celebración de la vida aquí y ahora. Quienes mejor conocen a Tinelli aseguran que hoy sólo la fuerza de su amigo –esa lección–, y la contención y el amor de Guillermina y de sus hijos, logran arrancarle una sonrisa al hombre fuerte de Ideas del Sur.

“Marcelo está triste y Guille se convirtió en su principal cable a tierra; es el lado luminoso en el que apoyarse”, confió un colaborador de su productora, que además aclaró que el equipo está trabajando a todo motor para el regreso, que se daría recién después de julio y, coinciden las versiones, casi con seguridad en la pantalla de El Trece. “Cuando haya novedades voy a hablar. Por ahora no hay nada. Estoy tranquilo igual”, repite el protagonista de las versiones cuando se le consulta por su futuro laboral. Pero cualquiera sea la grilla en la que finalmente se inscriba su programa, antes de volver planea una mini-luna de miel con su novia, para recargar pilas: “Ella lo contiene y lo conecta con lo bueno. Gracias a Dios, el amor le llegó cuando más lo necesitaba; si no, todo le resultaría mucho más difícil”.

Es que en el plano familiar las cosas avanzaron mucho desde aquella primera escapada al Sur con los hijos de ambos, dos meses atrás. Los chicos, sobre todo Juanita (10), Paloma (10) y Helena (7), conformaron un bloque muy unido. Más allá de la complicada situación de Valdés con el padre de sus hijos, Sebastián Ortega, con quien todo indicaría que la solución se buscará en Tribunales, está a la vista que las chiquitas adoran a Tinelli: “Helena está muerta de amor –confía una fuente cercana a la pareja–, es un pegote con él y se divierten mucho todos juntos”. Más de una vez, Guille y sus chicos se quedan en plan “pijama party” en el departamento de Chateau Libertador que Marcelo ocupa temporalmente mientras termina las refacciones en su piso de Le Parc. A veces también se suman Francesca (10) y Stéfano (7), los hijos de Fede y Andrea; los Ribero están instalados en el mismo edificio de Núñez, donde Marcelo los visita todos los días.

DOMINGOS EN FAMILIA. La mañana del domingo 12 encontró a la modelo de Muse Management y empresaria (este otoño inauguró el showroom de Valdez, la marca de zapatos de autor que creó con el diseñador Fabián Paz) y a sus dos hijas menores, en casa del conductor. Desde allí partieron en varios autos cerca de las 14. Destino: la sede por excelencia de los almuerzos domingueros de los Tinelli, Gardiner. Menú: Fusilli al fierrito. Comensales, casi toda la familia: Marcelo y Guillermina; Micaela (24), Candelaria (22), Francisco (15) y Juanita Tinelli; Paloma y Helena Ortega. Sólo faltó Dante (13), que pasó el fin de semana con su papá. Y hubo una razón para el brindis, además de la alegría de compartir la mesa: la buena racha que atraviesa San Lorenzo, que el sábado 11 le hizo ¡tres! –sí, tres– goles al Boca de Bianchi en cancha propia. Hubo risas, complicidad y más de un beso apasionado entre el vicepresidente del Ciclón y su mujer.

Cuando le preguntan cómo está, Marcelo no puede evitar pensar en su mejor amigo. Así, triste pero con mucha paz, parece evocarlo al reconocer: “Estoy disfrutando de la vida como nunca, y a cada instante”.

Domingo 12, hora 15.50. Guillermina juega con Juanita Tinelli y Helena Ortega después de comer en Gardiner en gran mesa familiar, y Marcelo asiste a la escena secundado por Cande y Francisco “Tiki” Tinelli.

Domingo 12, hora 15.50. Guillermina juega con Juanita Tinelli y Helena Ortega después de comer en Gardiner en gran mesa familiar, y Marcelo asiste a la escena secundado por Cande y Francisco “Tiki” Tinelli.

“Guille lo contiene y lo conecta con lo bueno. Gracias a Dios, el amor le llegó cuando más lo necesitaba; si no, todo le resultaría mucho más difícil”, dice alguien que conoce muy bien a Tinelli y sabe del duro momento que atraviesa, por la delicada salud de su mejor amigo. El domingo, Valdés se fue de Gardiner junto a Paloma, Helena y Juanita, para reencontrarse con el resto de la familia en casa del conductor.

“Guille lo contiene y lo conecta con lo bueno. Gracias a Dios, el amor le llegó cuando más lo necesitaba; si no, todo le resultaría mucho más difícil”, dice alguien que conoce muy bien a Tinelli y sabe del duro momento que atraviesa, por la delicada salud de su mejor amigo. El domingo, Valdés se fue de Gardiner junto a Paloma, Helena y Juanita, para reencontrarse con el resto de la familia en casa del conductor.

El sábado 11, Marcelo palpitó los tres goles del Ciclón en el palco de San Lorenzo y en compañía de Elizabeth Vernaci y su hijo Vicente, fanáticos de Boca. “Al final terminé siendo amiga de @cuervotinelli, es un caballero”, tuiteó la conductora de Negrópolis, y siguió: “Dice Vicente que @cuervotinelli le gritó un gol en la cara... Me dijo ‘es re buena onda mamá... y vos que no me dejás mirarlo’”.

El sábado 11, Marcelo palpitó los tres goles del Ciclón en el palco de San Lorenzo y en compañía de Elizabeth Vernaci y su hijo Vicente, fanáticos de Boca. “Al final terminé siendo amiga de @cuervotinelli, es un caballero”, tuiteó la conductora de Negrópolis, y siguió: “Dice Vicente que @cuervotinelli le gritó un gol en la cara... Me dijo ‘es re buena onda mamá... y vos que no me dejás mirarlo’”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig