la última": "No me veo compitiendo a los 30 años"." /> «Esta vez, conseguir una medalla no es un imposible» – GENTE Online
 

"Esta vez, conseguir una medalla no es un imposible"

Actualidad
Actualidad

Los cinco aros entrelazados de color amarillo, azul, negro, verde y rojo, que
representan a los continentes participantes en los Juegos Olímpicos, están
grabados en su pecho izquierdo, bien cerca de su corazón. Este emblema, que fue
diseñado por el barón Pierre de Coubertin en 1913, fue adoptado hace más de diez
años por José Meolans, quien por tercera vez consecutiva representará a la
Argentina e intentará subirse al medallero. Un sueño que, según sus propias
palabras, no se puede postergar: "Sin duda, esta será mi última participación.
El 22 de junio voy a cumplir 26 años y a los 30, no me veo compitiendo en un
Juego Olímpico… Por eso, me estoy preparando como nunca. Depende mucho de cómo
me levante ese día, pero soy consciente de que esta vez, conseguir una medalla
no es un imposible".

Sincero, sin hacer ninguna declaración explosiva, sin decir una palabra sobre su
vida privada: "de eso prefiero no hablar", dice cuando la pregunta involucra a
su novia, y sin excederse en sus posibilidades, una de las esperanzas más firmes
que tiene la delegación nacional, se hace eco de la confianza que muchos
argentinos van a depositar en él cuando el 13 de agosto comience la XXVIII
edición de las olimpiadas: "Estoy mucho mejor físicamente y más sólido que en
Sydney 2000. Y ni qué hablar de los juegos de Atlanta '96, cuando apenas tenía
18 años... Gané en experiencia, bajé los tiempos y tuve más competencia
internacional, con muy buenos resultados. Ahora eso hay que trasladarlo a la
pileta para hacer una buena competencia".

Muchos aseguran que José Meolans, el hombre que hace dos años se convirtió en el
primer nadador argentino en consagrarse como campeón mundial, que batió ocho
récords nacionales, que alzó dos medallas de plata en los juegos de Winnipeg y
que ostenta la suma de doce medallas doradas en campeonatos mundiales, será el
abanderado de la delegación que desfile el día de la inauguración en el Estadio
Olímpico de Atenas. Y así también lo entienden varias empresas argentinas que lo
contrataron para que sea la cara visible de sus firmas. Tal es el caso de Arena
y Visa, sus dos sponsors desde hace un par de años, a las que recientemente se
les sumó Gillette, quien lo eligió para el lanzamiento de la Prestobarba Excel.
Un dato para nada menor , ya que significó el debut del nadador como actor de
televisión en la tira de Los Roldán, dónde realizará una campaña publicitaria
junto al ex jugador de San Lorenzo, Alberto Federico Acosta, el Beto: "Fue algo
divertido. Lo bueno es que no tuve que actuar, simplemente tengo que hacer de
José Meolans, algo que no me cuesta demasiado"
(risas).

-¿Y fue difícil pasar del rol deportivo al actoral?
-No, porque fue algo corto y sencillo, que me llevó un día de grabación. Ahora,
lo único que tengo puesto en mi cabeza es entrenar y llegar bien a los Juegos.

-¿Cómo siguen tus entrenamientos? ¿Existe una planificación especial en la recta
final de cara a los Juegos?
-Sí, en estos meses que quedan, es fundamental aprovechar el tiempo de la mejor
manera. De acá en adelante, tengo planificado hacer una sola competencia, el
Nacional de Brasil, que comienza después de la primera semana de mayo. Luego,
viene una etapa muy dura que será la última preparación de tres semanas en
Sierra Nevada, España. Y 15 o 20 días antes de los Juegos, trataré de estar en
algún lugar de Grecia junto a mi entrenador, Orlando Mocagata.

-Antes me dijiste que, seguramente, esta será tu última participación en un
Juego Olímpico. ¿Esto te produce algo especial?
-Ahora, no mucho porque estoy a mil pensando en una final olímpica. Te juro que
no me desvela tanto conseguir una medalla; el mayor interés y mis mayores
energías están puestas en llegar a la final. Ese es el gran objetivo. Después,
una vez que estás compitiendo el último día, la medalla llega sola. Pero soy
consciente de que la incertidumbre llegará una vez que se acabe la última
competencia.

-Imaginemos: la fiesta de cierre de los juegos. La vuelta a casa: ¿cómo sigue la
vida de José Meolans?
-Inmediatamente, no cambiará nada. Voy a seguir viviendo en Córdoba con mis
padres, Isabel y Raúl, y seguiré compitiendo durante uno o dos años más.
Después, no sé muy bien como seguirá mi vida.

-Y estar tantos años como la única gran imagen de la natación argentina, ¿te
sirvió para decir: "Tengo el futuro asegurado"?
-No. Cuando deje la natación no me va a quedar otra que salir a laburar (risas).
Por suerte, hoy por hoy, puedo decir que vivo de la natación, pero hasta hace un
par de años no era así. Siempre tuve el apoyo de mi familia y eso me permitió
seguir cuando las cosas estaban realmente mal. Acá tenés que mostrar logros
importantes para conseguir un buen sponsor, y eso, muchas veces, llega al final
de tu carrera.

-Además, la secretaría no le paga las becas, lo que para muchos es el único
ingreso que tienen. ¿Esto se habla entre ustedes?
-Sin duda. Muchas veces los chicos no tenían ni plata para viajar y eso es muy
triste. Por suerte ya se pusieron al día. Y ojo que no lo digo por mí. Sería muy
hipócrita si dijera que yo me mantengo con esa plata. Pero te aseguro que para
algunos deportistas, muchos de los cuales seguramente estarán compitiendo por el
país en Atenas, ese es su único ingreso.

-Parece increíble que a pocos meses de los juegos tengan este problema…
-Sí. Lamentablemente, los argentinos nos acordamos tarde de hacer algunas cosas.
Yo creo que en realidad, cuando termina un Juego Olímpico, nos tendríamos que
poner a trabajar para el que viene. Así, se aprovecharía mucho más el talento de
los deportistas argentinos. En cambio, ahora estamos corriendo con estas cosas
que, a mi entender, no le hacen muy bien a nadie. Pero bueno, tampoco le podemos
echar la culpa a nadie. Vivimos en un país que está saliendo de una crisis muy
grande y por ahí no podemos pretender que el deporte sea la prioridad número
uno.

-¿Interiormente, sentís que el oro es posible?
-Yo siento que hay muchas posibilidades. Siempre y cuando logre bajar mis
tiempos, es posible que llegue a una final. Y estando dentro de los 8 mejores en
50 libres, puedo aspirar al oro. Si uno está en un buen día y hace la carrera
perfecta, se puede ganar una medalla. No sé si de oro, de plata o de bronce,
pero sueño con ser protagonista.

Por su intachable trayectoria, varias firmas nacionales e internacionales lo eligen para que sea la cara de sus productos. El, mientras tanto, se prepara con todo para competir en 50 y 100 metros libres.

Por su intachable trayectoria, varias firmas nacionales e internacionales lo eligen para que sea la cara de sus productos. El, mientras tanto, se prepara con todo para competir en 50 y 100 metros libres.

Son muchos los que apuestan a que José sea el abanderado de la delegación argentina en los juegos de Atenas: Todo lo que consiga se lo debo a mi familia. Sin ellos, no hubiese logrado nada".">

Son muchos los que apuestan a que José sea el abanderado de la delegación argentina en los juegos de Atenas: "Todo lo que consiga se lo debo a mi familia. Sin ellos, no hubiese logrado nada".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig