Esta Julieta nunca confiesa quién es su Romeo – GENTE Online
 

Esta Julieta nunca confiesa quién es su Romeo

Actualidad
Actualidad

Juli no quiere hablar. De trabajo y esas cosas, sí. Pero vos sabés que de ‘eso’ no quiere decir nada”, sentenció la madre de Julieta Prandi. Y “eso” que prefiere silenciar es la relación que la une con su productor, Gastón Portal, separado hace poco de su mujer, Mariana Fabbiani. Unas semanas atrás le había declarado a GENTE: “Sólo fuimos a cenar. Gastón y yo tenemos una excelente relación laboral y punto. Siempre me inventaron romances con mis compañeros de trabajo”.

La modelo estuvo en Playa del Carmen invitada por Fashion TV para participar de desfiles y fotos. La casualidad hizo que fuera el mismo lugar donde Pampita oficializó su romance con el actor chileno Benjamín Vicuña. Parece que las arenas doradas del paraíso mexicano agitan las hormonas de las chicas. Juli fue sin su candidato, pero los ojos le brillaban igual. Hizo su trabajo con profesionalismo, pero al mínimo sonido de su celular se apartaba de la gente que la rodeaba y atendía entre susurros y una sonrisa clavada en su cara. Y así permanece, sin decir palabra. Pero esto no es una novedad en la vida de Julieta Prandi. Ella, por costumbre, niega toda relación masculina por la que haya atravesado su vida.

Tuvo un novio durante tres años, llamado Claudio, del que se había dicho de todo: que practicaba el rito umbanda, que la había hechizado y que era el responsable de que ella abandonara la novela Amor en custodia, que la tenía de protagonista. “En realidad, nunca tuvimos un noviazgo formal. Fue más ocasional que otra cosa”, había declarado Juli, después de la publicación de unas fotos de ambos, muy románticas y a los besos en Villa Gessell, en el verano pasado. Pero esto no fue todo. Cuando la diosa rubia fue la figura femenina del programa No hay 2 sin 3, al poco tiempo se la relacionó con el actor Freddy Villarreal. Se dijo que el cómico había abandonado a su mujer por Julieta. Sus amigas coinciden que cuando todo se supo ella adelgazó mucho, estaba estresada y triste. Y dicen que la publicación de los rumores aceleraron el final del romance. Las palabras de los protagonistas casi no se dejaron escuchar. Salvo alguna leve negativa de ella.

El 2005 empezó con muchos problemas para Prandi: contrato con Quique Estevanez para protagonizar una novela en Telefe, ataque de pánico y cartas documento que iban y venían. Y Juli, en su casa, medicada y llorando. De a poco volvió a las pasarelas. Y de a poco reconstruyó su vida.

Hasta que apareció Gastón Portal con la oferta en mano. Luego de que su mujer –todavía estaban juntos en ese momento– Mariana Fabbiani se desvinculara de El ojo cítrico, el dueño de la productora GP le ofrecía a Prandi la conducción del programa junto a Luis Rubio.

Pero la cosa no quedó ahí. El joven Portal se separó de Mariana Fabbiani –aunque siguen juntos en el trabajo, ya que él produce su programa, RSM, el resumen de los medios– y al poco tiempo se lo vinculó con su otra estrella televisiva, Julieta Prandi. El productor cambió de domicilio y se fue a vivir al departamento de su amigo, el periodista Claudio Pérez. Y ése habría sido el lugar de los encuentros secretos y, acaso, furtivos. Otra vez, como en los romances anteriores, Julieta negó todo. Pero fue la mismísima Mariana Fabbiani, en una nota publicada en Clarín, quien casi confirmó la relación de su ex con la modelo diciendo, “Estamos separados y él está en todo su derecho; no le puedo reclamar en lo más mínimo”.

Sin embargo, las lágrimas volvieron a inundar los ojos de Prandi. No bien se enteró de que El ojo cítrico quedaba afuera de la grilla de Canal 13, rompió en llanto. Cuentan sus amigas que el único que pudo tranquilizar tanta angustia fue Gastón.

Quince días antes, Juli había rechazado protagonizar uno de los capítulos del unitario de Endemol, Número 15, porque no quería encarnar a una modelo profesional. Pero la ansiedad de la diosa desapareció cuando su novio oculto-productor le dio la noticia de que El ojo cítrico recalará en América, el mismo canal que alberga a Mariana Fabbiani, la ex de Portal.

Seguramente los enamoradas se cruzarán en los pasillos del canal. Y seguramente tratarán de evitarlo. Pero lo que se repetirá será el misterio que siempre rodea a Julieta.

El tiempo dirá si podrá ser feliz, sin evasivas.

Julieta trabajó en Playa del Carmen, México, pero tenía línea directa con su enamorado, Gastón Portal, quien permaneció en Buenos Aires.

Julieta trabajó en Playa del Carmen, México, pero tenía línea directa con su enamorado, Gastón Portal, quien permaneció en Buenos Aires.

“<i>Sólo fuimos a cenar. Gastón y yo tenemos una excelente relación laboral y punto. Siempre me inventaron romances con mis compañeros de trabajo</i>”

Sólo fuimos a cenar. Gastón y yo tenemos una excelente relación laboral y punto. Siempre me inventaron romances con mis compañeros de trabajo

 “<i>Juli no quiere hablar. De trabajo y esas cosas, sí. Pero de ‘eso’ no quiere decir nada</i>”, dijo su madre.

Juli no quiere hablar. De trabajo y esas cosas, sí. Pero de ‘eso’ no quiere decir nada”, dijo su madre.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig