“Es la primera vez en la historia del Congreso que se hace una restauración completa” – GENTE Online
 

“Es la primera vez en la historia del Congreso que se hace una restauración completa”

Actualidad
Actualidad

Camina por los rincones del Congreso de la Nación, y a cada paso señala: “Aquí, en el Salón de Honor, encontramos 13 capas de pintura, y llegamos a la original”… “En el recinto se hizo la limpieza de las paredes, y apareció la pintura de oro e inscripciones en los mármoles. Estaba todo cubierto por alquitrán y hollín de la época en que se podía fumar”… “Colocamos tres cámaras HD y dos domos para filmar todo”… “Aquí, en el Salón Delia Parodi se restauraron los techos, porque había goteras”. Así, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, transitó con GENTE parte de los 140 mil metros cuadrados del histórico edificio, que está siendo restaurado en su totalidad por primera vez desde que finalizó su construcción en 1906. Todavía está emocionado por su encuentro, en Roma, con el papa Francisco. Domínguez es, seguramente, el funcionario oficialista con más militancia católica: alguna vez tuvo la disyuntiva –contó– de ser cura o político. “Fue una experiencia intensa en la vida personal. Es un mensaje para toda América Latina tener a un Papa mercosureño y argentino. Nuestro país debe saber aprovechar la oportunidad histórica de contar con un pastor universal que ama a la Argentina profundamente”, señala.

Después, flanqueado por el secretario general de la presidencia de ese cuerpo, Miguel Recalde, y el director de mantenimiento, Miguel Mármora –a quien le requirió algunas precisiones– habló sobre el emprendimiento.

–¿Cuando se decidió encarar esta obra?
–No bien asumimos la conducción de la Cámara, trabajamos con los bloques en tres ideas centrales: la Cámara de Diputados es donde se institucionalizan las miradas diferentes y se construye una visión compartida; el edificio, como casa del pueblo, debe recuperar el valor original con que las generaciones que lo hicieron lo pensaron, y estamos obligados a conservarlo o restaurarlo; y esto forma parte del patrimonio de todos los argentinos, por eso lo hemos incorporado al circuito turístico de la provincia de Buenos Aires.

–En un momento donde los edificios de gobierno están cada vez más tabicados y aislados de la gente, parece una apertura interesante.
–Necesariamente, esta Cámara de Diputados tiene que tener toda la luz que permita la construcción. Esa luz significa una señal de transparencia y cercanía con la gente. Por eso pusimos columnas de integración y sacamos las rejas.

–¿Cómo se hizo?
–Empezamos en el 2012, juntamente con la Comisión Nacional de Museos Históricos, las universidades de Buenos Aires y de La Plata –facultades de Arquitectura, Bellas Artes e Ingeniería–. Trabajan alumnos de las universidades en el mantenimiento y la restauración: alrededor de 100 personas. En total, esto llevará cuatro años. Pero pensemos que desde que se construyó el edificio en 1906, nunca se hizo un trabajo de restauración. Pasó más de un siglo.

–¿Por qué cree que nunca se puso en valor el edificio?
–Porque la Argentina vivió con permanentes interrupciones institucionales. Quizás esto también tenga que ver con los 30 años de Democracia. De hecho, todo el esfuerzo estuvo puesto para celebrar eso. Por ejemplo, la estatua de Lola Mora que se ubicó en la entrada fue saldar una deuda de varias generaciones. Tuvimos la ocasión, trabajando juntos con la senadora Fellner y el gobernador Fellner, de traer la obra de Lola Mora a Buenos Aires y presentar esa reproducción. El día de la apertura de las sesiones ordinarias, la presidenta Cristina Fernández las inauguró.

–¿Hubo consenso de los distintos bloques para esta obra?
–Al comienzo hubo resistencia. Explicale vos, Miguel…

Se suma Mármora: “Al principio hubo una etapa de planificación, que nos llevó seis meses y el trabajo de casi 200 profesionales, que involucró convencer y juntar las voluntades de la Cámara. Julián logró que nos acompañen todos los presidentes de bloque. La Cámara tenía una dificultad porque no contaba con el soporte técnico para encarar una obra de esta magnitud. Y era una locura salir a contratar 200 personas para un plan de cinco o seis años. Por eso se trabajó con las universidades y la Comisión Nacional. La Cámara tiene casi 3.000 empleados y un espacio de 140 mil metros cuadrados en total. Ganamos muchos con la refuncionalización de espacios”. El director de mantenimiento también explicará el costo que tuvo esta obra: “El financiamiento total es de 120 millones de pesos. Solicitamos al Ministerio de Economía, vía el de Infraestructura, 98 millones en el 2013. El resto son recursos de la Cámara. Aproximadamente 80 pesos por metro cuadrado nos dieron. Luego hay una cuestión de inteligencia para distribuir esos recursos. Hay cosas que no se ven, por ejemplo, cambiamos la polaridad de las paredes para evitar la humedad. Todo se ejecutó a través de licitaciones públicas, excepto las que por los montos no lo exigían”.

–Usted, Domínguez, dice que el concepto con el que encararon el trabajo, sobre todo en el Anexo, quiere simbolizar la transparencia, pero hubo un pedido por parte de seis legisladores de la oposición sobre la falta de ella en los gastos de la Cámara, especialmente en la cantidad de designaciones.
–No hay nada oscuro, todo fue publicado y sistematizado: la Cámara tiene 2.700 empleados en planta permanente total, y para llegar a los 3.000 hay que sumar a los legisladores. Está todo en Internet: los usos de pasajes con nombre y apellido, los viajes al exterior. Cada legislador designa cuatro empleados. Esto constituye unas 1.100 personas. Basta ver la estructura de funcionamiento para darse cuenta que de todas las legislaturas del país es la que menos gasta: unos 1.100 millones.

–La última: el 2015 está a la vuelta de la esquina. ¿Quién es, para usted, el mejor presidenciable que tiene el gobierno para esa instancia?
–Es muy prematuro hablar de eso. Lo van a decir los propios compañeros y nuestra conductora estratégica, que es la Presidenta.

–Pero hay muchos que ya se anotaron y están haciendo campaña. ¿Usted no?
–Yo no estoy anotado. No creo en las autopostulaciones, y sí en la construcción colectiva y el debate de ideas. Lo demás vendrá por añadidura, como dice San Mateo.

Domínguez, rodeado por tres restauradoras que trabajan en los pasillos de la Cámara de Diputados: <i>“Esto forma parte del patrimonio de todos los argentinos”</i>.

Domínguez, rodeado por tres restauradoras que trabajan en los pasillos de la Cámara de Diputados: “Esto forma parte del patrimonio de todos los argentinos”.

El presidente de la Cámara de Diputados recorrió el edificio acompañado por el arquitecto Guillermo García, asesor de Patrimonio Cultural. Aquí, señala un sector donde colocarán cerámicas especialmente hechas.

El presidente de la Cámara de Diputados recorrió el edificio acompañado por el arquitecto Guillermo García, asesor de Patrimonio Cultural. Aquí, señala un sector donde colocarán cerámicas especialmente hechas.

Domínguez en el recinto de Diputados. Allí se limpiaron años de alquitrán y hollín, resabios de la época en que los legisladores podían fumar.

Domínguez en el recinto de Diputados. Allí se limpiaron años de alquitrán y hollín, resabios de la época en que los legisladores podían fumar.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig