«Es fundamental recuperar la socialización que los chicos perdieron durante el aislamiento», afirma Silvana Carnicero, especialista en Educación – GENTE Online
 

"Es fundamental recuperar la socialización que los chicos perdieron durante el aislamiento", afirma Silvana Carnicero, especialista en Educación

La vuelta a las clases presenciales sigue pendiente. En Argentina, recién a siete meses de decretado el aislamiento se empiezan a tomar medidas para que los alumnos puedan regresar al aula.

Sin ser el principal grupo de riesgo de COVID-19, los niños y adolescentes ocupan los primeros puestos entre los perjudicados por la pandemia. Las instituciones educativas de distintos niveles cerraron sus puertas ante el avance de la enfermedad, como medida para frenar la propagación del virus. Mientras en algunos países los establecimientos reabrieron sus puertas con protocolos de seguridad acordes a las demandas epidemiológicas, en otros –entre los que se encuentra la Argentina– el regreso de las clases presenciales todavía es una materia pendiente.

En este contexto, y con el objetivo de pensar cómo debería ser la educación en el futuro, la Fundación Varkey convocó a 11 finalistas del Global Teacher Prize, galardón que cada año reconoce al mejor docente del mundo. La argentina Silvana Carnicero (47), docente de Inglés, licenciada en Educación y especializada en Tecnología Educativa, forma parte de este seleccionado. El objetivo de este proyecto, Class of COVID-19, es conocer qué creen los estudiantes que perdieron o no mientras la escuela permaneció cerrada y qué cambiarían en las instituciones al volver al aula.

"Estudiantes de escuelas secundarias de distintas partes del mundo fueron convocados para expresar cómo vivieron y viven esta situación de pandemia y el aislamiento de sus respectivas instituciones educativas, junto con la continuidad pedagógica remota", cuenta Carnicero.

"Antes de emitir una opinión con respecto a si los estudiantes deben o no volver a la presencialidad, es importante enfatizar que bajo ningún punto de vista se puede tomar una decisión generalizada. Cada lugar tiene condiciones epidemiológicas específicas, que después de tanto esfuerzo que todos realizamos como sociedad no se pueden descuidar", comienza diciendo la especialista. Con ella coinciden los Padres Organizados, que formalizaron a mediados de septiembre su lucha para que los niños vuelvan al aula.

En este sentido, Carnicero detalla que es fundamental garantizar las condiciones de salud y seguimiento para volver a la presencialidad. "Debe implementarse un observatorio que asegure que los protocolos de distanciamiento e higiene se cumplan y que garantice que se pueda volver atrás en las decisiones si la situación sanitaria así lo amerita".

Además, y nuevamente en concordancia con los pedidos que los padres elevan al Ministerio de Educación, destaca la importancia de que las familias puedan actuar con libertad respecto a la vuelta a la escuela. "Entiendo que a esta altura del ciclo lectivo cada familia debería ser respetada en su decisión de enviar o no a sus hijos a la escuela de acuerdo a sus necesidades. Éstas van desde la percepción de los padres de cómo sus hijos atravesaron el período de aislamiento en lo emocional hasta el acompañamiento que ellos sienten que les pudieron o no dar a sus hijos desde lo académico. No hay que olvidar que en las familias puede haber personas con factores de riesgo y por eso los padres pueden preferir mantener a los chicos fuera de la escuela presencial para no aumentar ese riesgo".

Los contenidos académicos son sólo una porción de lo que se aprende y comparte en la escuela. En este sentido señala la importancia de la escuela como espacio de socialización. "Los estudiantes deberían volver a la presencialidad. No para recuperar el tiempo perdido con respecto a los aprendizajes de los contenidos, sino para vincular nuevamente a los estudiantes desde lo social".

Reconoce que las escuelas permanecieron activas desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio. "Los docentes, en mayor o menor medida de acuerdo a las posibilidades del contexto, estuvieron dando clases y los chicos tuvieron una continuidad pedagógica. En algunos casos ésta se dio a través de plataformas, en otros a través de cuadernillos y hasta a través de la televisión o de la radio en algunos rincones de nuestro país".

"Sin embargo, hay una parte importante del alumnado que perdió el contacto con la escuela, debido en gran medida a la desigualdad en el acceso tanto a dispositivos como a conectividad. A eso se agrega un tema que no es menor: en situaciones más vulnerables, otros problemas quedan por delante de la educación. La escuela en la presencialidad trata de garantizar que todos los chicos tengan igualdad de oportunidades y aprendan en el contexto más apropiado posible", reflexiona Carnicero.

"A mi criterio, la razón más importante para tratar de que los chicos vuelvan a la escuela no tiene que ver con la transmisión de contenidos, sino con la necesidad de recuperar la socialización que perdieron durante el aislamiento y que se da naturalmente en las escuelas, con el vínculo directo con los docentes y principalmente con los otros estudiantes", destaca. Y agrega que los alumnos tienen ganas de volver al aula. "Cuando uno les pregunta a los estudiantes si quieren volver a la escuela presencial, la respuesta casi generalizada es que sí, y si uno indaga los motivos, la mayoría de las explicaciones que ellos dan hacen referencia a la necesidad de reencontrarse con docentes y pares. La escuela genera en muchos alumnos un bienestar emocional que les permite construir conocimiento y que no tiene que ver con completar tareas, ya que aprender es mucho más que eso".

Está al tanto de lo que piensan los alumnos por interés y porque de eso se trata Class of COVID-19. "El principal propósito del proyecto Class of Covid 19 es hacer escuchar las voces de los estudiantes", dice. En el marco de este programa de Fundación Varkey los estudiantes manifestaron "qué es lo que más extrañan de la escuela o qué cosas quisieran que permanezcan de este período en la educación post pandemia. También se indagó si había cambiado la relación con sus pares y con los docentes y de qué manera. La intención del proyecto es que esas voces que se hacen oír en estos encuentros lleguen a los ministerios de Educación de los distintos países, para que reciban la opinión directa de los estudiantes".

Carnicero lleva años trabajando en proyectos que miran la escuela desde diversos lugares. "Valoro mucho la posibilidad de conectar a los estudiantes con el mundo y desarrollar la competencia intercultural. A mi criterio, los enfrenta con otras realidades y los convierte en ciudadanos más tolerantes, porque es necesario conocer al otro para poder respetarlo", afirma. Y agrega: "Teniendo en cuenta el mundo globalizado en que vivimos, es muy importante generar espacios donde los estudiantes puedan colaborar con otros que están fuera de ella, para compartir su propia visión del mundo y aprender de otros".

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig