«Entre Mariano y yo nunca hubo más que un beso» – GENTE Online
 

"Entre Mariano y yo nunca hubo más que un beso"

Actualidad
Actualidad

Lejos de todo, a 3194 kilómetros de Buenos Aires, en la austral ciudad de Ushuaia, los ojos celestes de Liz Solari poseen un brillo especial. Pasó todo el día haciendo fotos para una campaña de moda de invierno. Siente esa mezcla de hambre, cansancio y buena energía luego de un día intenso al aire libre. Son las nueve de la noche y todavía es de día cuando atiende el teléfono del hotel Cumbres del Martial y cuenta, sin demasiados preámbulos: "Te juro que no tengo nada más para decir de Mariano. Si entre nosotros nunca hubo más que un beso…".

Habla con la voz aniñada de sus frescos 20 años. Mezcla de madurez e inocencia, así es Liz. La modelo que nació el 18 de junio del 83 en Barranquilla, Colombia. Por entonces, su padre, Eduardo Solari, trabajaba de director técnico en esas latitudes. Hoy, su familia vive en Rosario y la completan su mamá Alicia, profesora de Educación Física y sus hermanos David, 17; Esteban, 23; Martín, 25 y Santiago, 27, el Indiecito Solari, estrella del Real Madrid. En el 2001 comenzó su carrera de modelo de la mano de su manager Pancho Dotto y GENTE la bautizó la Indiecita. Con 1,76 de altura, pelo rubio, ojos celestes y 90-60-90 sus curvas, Liz rompió el cascarón y se fue a vivir a Buenos Aires para triunfar como modelo.
Este verano, la diosa quedó soltera. Su relación de tres años y medio con Santiago Guerci, un chico de Rosario estudiante de Ingeniería, terminó en diciembre. Por eso, cuando un amigo en común le propuso presentarle a Mariano Martínez, aceptó sin dudarlo. "Es un lindo chico, me gustaría conocerlo", dijo tímidamente. Martínez -por entonces también soltero, distanciado, diríamos, de Marcela Kloosterboer- comenzó a llamarla a su celular. En Buenos Aires quedaron en encontrarse una tarde a tomar un café. Dicen sus amigos que se llevaron bien enseguida y que ambos se sorprendieron cuando se dieron cuenta de que estarían los dos en Florianópolis de vacaciones con amigos al mismo tiempo.

En Brasil, Liz y Mariano se vieron tan sólo un día. Ese día, un fotógrafo de GENTE captó el encuentro, tierno y apasionado. Ella lo fue a ver al resort 5 estrellas donde él paraba con un amigo. Llegó al mediodía y se fue antes de que se hiciera de noche. Luego, los dos siguieron sus vacaciones por su lado. ¿Nacía el amor?

Un mes y medio más tarde, ahora que Mariano Martínez volvió con su ex, Kloosterboer, la pregunta es obligada:

-Liz, ¿qué pasó con Mariano Martínez? ¿Por qué no volvieron a verse?
-Por respeto a mí y a él, cambiemos de tema, por favor… (Ríe nerviosa).

-¿Pero te desilusionaste cuando supiste que él había vuelto con Marcela Kloosterboer?
-Está todo bien, pero ya no quiero hablar de eso. Entre Mariano y yo nunca hubo más que un beso.

Liz prefiere pensar y planear el año que se anticipa como el más importante de su carrera. Protagoniza la campaña gráfica de Caro Cuore, en Buenos Aires está haciendo los principales desfiles de las colecciones otoño-invierno y a fines de abril viajará a Europa, a tentar la suerte en Francia, Italia y Grecia. Países donde el año pasado no le fue nada mal. "Arranqué de cero, en castings, y terminé haciendo varios catálogos, como uno de Jean Paul Gaultier, y el desfile de Roberto Cavalli sobre la escalinata de Piazza Spagna", cuenta. Además, logró salir en la sección Figurín de la revista Hola! y en Atenas hizo fotos para las revistas Marie-Claire, Status y Vôtre beauté. "Siete meses. En lo laboral, la pasé excelentemente. En lo personal, la padecí bravamente".

-Pasemos, Liz, a un tema más interesante. Hablemos de tu futuro: ¿Qué hombre podría conquistarte en este momento de tu vida?
-Mirá, en el amor soy chapada a la antigua. Cuando conozco a un chico, lo que más me importa es que sea respetuoso, caballero y dulce. Prefiero las relaciones duraderas, elaboradas y consistentes. Y descreo de convivir a los diez minutos de iniciar una historia.

-La distancia, el trabajo, los viajes, ¿son inconvenientes a la hora de iniciar esa relación con la que soñás?
-Sé todo lo que relego por este trabajo. Pero es lo que quiero para mi futuro y sé que ahora tengo que hacer todos los viajes y todas las campañas o nunca voy a poder concretar mis sueños. Pronto voy aprobar suerte en Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, mis asignaturas pendientes. Hoy, mis pasiones y mis deseos están puestos en mi carrera.

Liz es rubia, angelical y sensual al mismo tiempo. Su estilo como modelo es de pura elegancia y sofisticación.

Liz es rubia, angelical y sensual al mismo tiempo. Su estilo como modelo es de pura elegancia y sofisticación.

GENTE los descubrió en un tierno beso en Brasil cuando todavía se estaban conociendo. La relación no prosperó y él volvió con su ex, Marcela Kloosterboer.

GENTE los descubrió en un tierno beso en Brasil cuando todavía se estaban conociendo. La relación no prosperó y él volvió con su ex, Marcela Kloosterboer.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig