“Enterré un año difícil y volví a nacer” – GENTE Online
 

“Enterré un año difícil y volví a nacer”

Actualidad
Actualidad

Quiero que estén mis mejores amigos. Anotá: Nacha Guevara, Gustavo Cerati, Alan Faena, Hilda Lizarazu, Juanse, el Zorrito, Pedro Aznar, Déborah de Corral, Leticia Brédice, China Zorrilla, Diego Maradona… Después te agrego algunos nombres más”, le dijo Charly a su anfitrión y amigo, el PR Gaby Alvarez, mientras cenaban en Osaka, en Palermo Hollywood, y juntos imaginaban la fiesta del rocker. Y sólo los tres últimos terminaron faltando a la cita: Brédice porque esa tarde–noche se estaba mudando, China a causa de que debió viajar a Uruguay y Diego porque tenía que cumplir con un compromiso ineludible de showball en Bahía Blanca.

La tarjeta de invitación al cumpleaños número 56 de García dice: “El imperio contraataca. El emperador del universo festeja. Dress code elegant. Se reserva el derecho de admisión”. “Es por si se presenta algún indeseable”, explicaba Charly. La primera pregunta que recibe al llegar en limousine a The Roxy, epicentro de la celebración, roba decenas de sonrisas de sus fans, que lo esperan ansiosos:

–Charly, ¿por qué hay dos coronas de flores sobre el escenario?
–Las pedí para festejar, porque enterré un año difícil y volví a nacer, je –bromeó de entrada.

........................................................................................

Además de las mencionadas coronas, en el escenario están dispuestas varias mesas con copas y champagne Chandon esperando a las celebrities, como si se tratara de un café concert. De fondo, 1.500 personas le cantan el Happy birthday antes de que se corra el telón, y 250 braman en el VIP brindando con cerveza Quilmes y Speed. Mientras tanto, los amigos famosos saludan al ídolo cuando prueba sonido. La primera en llegar es Hilda Lizarazu con el músico Alfie Martins; después Nacha Guevara, y Charly la toma elegantemente de la mano para saludarla. “Gracias por venir. Te quiero mucho”, le dice él. “Yo te adoro. Pero además, los artistas siempre debemos acompañar a los artistas en los momentos importantes de la vida”, replica ella.

Cinco minutos antes de arrancar el show se hace presente Gustavo Cerati –camuflado con un cup– junto a Alan Faena –de riguroso sombrero blanco–. ¿Qué más puede pedir el homenajeado? Pero hay más: llegan el Zorrito Fabián von Quintiero –ya se alejó de Los Ratones Paranoicos–, Juanse –líder de la mítica banda–, Déborah de Corral –curiosamente justo en ese momento se va Cerati–, Pedro Aznar, Gonzalo Aloras… Y todos se suman a tocar. Charly está feliz, quizá como nunca se lo vio sobre las tablas. Sonríe a todo aquel que pasa a su lado. Se hace un alto y llega la sorpresa: una rubia divina sale de una torta gigante que encargó El Chino, dueño de The Roxy. Nadie para de aplaudir. Arranca Charly con Kill Gil, su último disco, y suenan Break it up, Un corazón para colgar, Telepáticamente y el resto de los sencillos de su último trabajo. “Gracias a los que pintaron La Trastienda”, les dice a sus fans, que vibran al ritmo de cada tema nuevo. Después viene el Himno Nacional, luego Demoliendo hoteles, La sal no sala, el azúcar no endulza. Y The Roxy explota: “¡Que los cumplas feliz, que los cumplas feliz, que los cumplas, Carliiitos…!”. Y García sigue con Pasajera en trance, Desarma y sangra.
Sí, una verdadera fiesta. Déborah, sexy como nunca, con un impecable vestido blanco y zapatos color fucsia, mueve su cuerpo y el público delira por sus curvas. Más y más gente se suma al escenario: Miguel Zavaleta –el mítico líder de Suéter–, el Negro García López, Leo García… Y García sigue, luego se va y vuelve a los diez minutos. Su cumpleaños-concert está por llegar al final. Fueron dos horas increíbles. El público grita cuando él se escapa entre cables, micrófonos y waffles rumbo al camarín. “Sólo quiero cerca a la gente que conozco”, exige. Y entonces apenas ingresan a la intimidad Fabián Von Quintiero, El Negro García López, Pedro Aznar, sus amadas Florencia y Mecha –conocida como La Talibana–, su agente de prensa y gran amigo Francisco Cerdán, sus queridos músicos chilenos, Marianela –amiga de García–, Javier Pedelaborde –íntimo del músico–, su prima Adriana con Virginia, su hija, y el PR Gaby Alvarez –que le regaló el traje de Emporio Armani que lució para el cumple– es el responsable de que la fiesta sea un éxito, y quien logra callar a todos para comenzar a cantar el “Cumpleaños feliz”.

Y entonces, empieza a asomar una torta gigante de chocolate, pero como no hay velas, alguien arrima algunos papeles, García un encendedor, y se arma una especie de fogata, que Gaby Alvarez intenta apagar con un zapato blanco en la mano: “Ayudáme, que cuestan 2.000 dólares el par; a ver si se me queman”, bromea. Charly ríe como un chico; se lo ve emocionado. Son las cuatro de la mañana cuando saluda uno por uno a sus invitados y se va. “¿Vamos?”, les pregunta a sus chicas amigas. Luego camina por los pasillos del teatro, sin compañía: “Al final, siempre me dejan solo”, comenta. Y cuando sale a la calle dice: “Estoy feliz, porque festejé con la gente que más quiero. Ah, y porque hoy nadie me pegó, je”.

García, entre coronas y champagne, toca mientras sus amigos aplauden: Gaby Alvarez, Alfie Martins, Gustavo Cerati, Hilda Lizarazu y Nacha Guevara –a upa de Alan Faena– le cantan el “<i>feliz cumpleaños</i>” sobre el escenario.

García, entre coronas y champagne, toca mientras sus amigos aplauden: Gaby Alvarez, Alfie Martins, Gustavo Cerati, Hilda Lizarazu y Nacha Guevara –a upa de Alan Faena– le cantan el “feliz cumpleaños” sobre el escenario.

Charly llegó a The Roxy en limousine junto a sus chicas, Florencia y Mecha –conocida como La Talibana–.

Charly llegó a The Roxy en limousine junto a sus chicas, Florencia y Mecha –conocida como La Talibana–.

García en los pasillos, después de abandonar los camarines de The Roxy y saludar a todos sus invitados. “Siempre me dejan solo”, le dijo a GENTE, que lo acompañó hasta la salida, donde tomó un taxi para regresar a su búnker de Coronel Díaz y Santa Fe.

García en los pasillos, después de abandonar los camarines de The Roxy y saludar a todos sus invitados. “Siempre me dejan solo”, le dijo a GENTE, que lo acompañó hasta la salida, donde tomó un taxi para regresar a su búnker de Coronel Díaz y Santa Fe.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig