Encuentro top en el paraíso – GENTE Online
 

Encuentro top en el paraíso

Actualidad
Actualidad

Luis Francisco Dotto (47) lleva una doble vida a cuestas. Y -respetadísimos
lectores- es hora de decirlo claramente. Expliquemos sin tapujos semejante
denuncia.

Vida I: Pancho y su metro noventa y seis arriba a GENTE. Sereno andar
a pesar del acelere que lo caracteriza. Saluda, pide un capuchino, un tostado de
jamón y queso, cuenta que probable y definitivamente pronto le pida casamiento a
Carolina Gimbutas y revela, "Hace siete meses que no atiendo mi celular" (aunque
consulta si es para él cada llamado que suena alrededor).

Vida II: Pancho abre
su valija usada de 50 centímetros de largo, 40 de ancho y 30 de profundidad (una
joyita que compró por 50 pesos en una casa de antigüedades) y empieza a sacar
álbumes. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, ¡9! "La doble vida que llevo a cuestas",
confirma abriendo la puerta del último capítulo, el capítulo que protagonizan él
y una top y autotitula "Mis días en Italia con la súper estrella argentina".

Retrocedamos. "Mis días en Italia" fueron dos. "La súper estrella argentina" no
puede ser otra que Valeria Raquel Mazza (31), y el relato queda en manos -y voz-
del manager. "Viajé -apunta- hacia Madrid acompañando a La Indiecita Solari. La
lanzamos internacionalmente y debutó posando en ¡Hola! (Sección El figurín/Moda
otoño-verano. Saldrá en las ediciones de España, Francia e Inglaterra). Sin
embargo, ¡oh, casualidad!, apareció Vale en el VIP del Aeropuerto de Barajas
.
`Lo que es el destino -me comentó-. Doce años atrás fui a verte vestida de
marinerito y me dijiste que si me dedicaba de lleno al modelaje podría triunfar
en mi país y en el exterior; y ahora nos topamos a 11.000 kilómetros de
distancia, ambos disfrutando una carrera consolidada. Terminá lo tuyo y cumplí
la promesa de visitarnos. Tenemos mucho que recordar´, me invitó. Tomé un avión,
dejé a Liz trabajando en Milán y ¡se dio el encuentro! Sacá tus propias
conclusiones
", cubre la mesa de imágenes en papel, dispuestas como si se tratara
de un Solitario. E ilustra al detalle sus siguientes palabras…

"Acá me ves apenas llegué, riendo con Cacho y Cristina, los padres de Alejandro
(Gravier), en el dúplex de Milán donde residen Valeria y su familia. Queda cerca
del Duomo y abarca los pisos 12 y 13. Apenas levantados, partimos al Lago
Maggiore -hora y cuarto de auto-, y me alojaron en su centenaria casa de Bella
Villa. Allí descansan los fines de semana. Desde el balcón puede divisarse
Suiza, y desde la ventana principal ella nos cantó No llores por mí, Argentina.
También se animó a prepararnos unas pastas que pondrían colorado a cualquier
chef local. Visitamos el pueblo. No sabés lo que provocó. Hasta le pedían
autógrafos sobre los billetes de euro. Recorrimos las soñadas calles (mirá el
dueño de este Fitito: le pegó un escudo de Ferrari), cargué alto a Tiziano y le
regalé unos soldaditos de plástico a Balthazar. La mañana siguiente tomamos sol,
nadamos, comimos ensaladas y cenamos en el increíble restaurante Mirafiori del
puerto, repasando anécdotas. Vale vive en un paraíso y como la súper estrella
que es en Italia. Disculpá pero -cierra pancho y tranquilo Dotto-, pregunto yo:
¿No te parece mejor mostrar las fotos que dejarme hablar a mí?
"

Delante del Lago Maggiore, a 80 kilómetros de Milán, la modelo, su hijo Balthazar (4) y Dotto disfrutan la hermosura del paisaje y una incondicional amistad.

Delante del Lago Maggiore, a 80 kilómetros de Milán, la modelo, su hijo Balthazar (4) y Dotto disfrutan la hermosura del paisaje y una incondicional amistad.

Durante su tiempo de descanso, Vale practica tenis (igual que su marido), cocina pastas, prepara ensaladas, escucha música, juega con Baltha (como juega Ale Gravier), firma autógrafos, baila con Tiziano (14 meses de edad) y le da de comer, pasea. Repasa anécdotas con Dotto, y sostiene: Respeto mucho a Pancho. Si bien es un obsesivo del trabajo, nadie puede quitarle mérito a sus 19 años de éxito en el mundo del modelaje".">

Durante su tiempo de descanso, Vale practica tenis (igual que su marido), cocina pastas, prepara ensaladas, escucha música, juega con Baltha (como juega Ale Gravier), firma autógrafos, baila con Tiziano (14 meses de edad) y le da de comer, pasea. Repasa anécdotas con Dotto, y sostiene: "Respeto mucho a Pancho. Si bien es un obsesivo del trabajo, nadie puede quitarle mérito a sus 19 años de éxito en el mundo del modelaje".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig