Ahora leyendo
“En un futuro muy lejano volveré a dirigir en Boca”

“En un futuro muy lejano volveré a dirigir en Boca”

Redacción Gente

El domingo 4 de julio de 2004 el ambiente del fútbol se convulsionó: “Bianchi
renunció como técnico de Boca
”, informaba un cable de Télam. “Me
voy porque creo que es la decisión más acertada para el bien del club. Agradezco
a toda la parcialidad el apoyo incondicional que aún hoy sigo recibiendo, y a
los dirigentes, porque siempre pude trabajar con total tranquilidad y sin
problemas. Muchas gracias a toda la familia boquense y felicidades
”. Claro
que nadie creyó en esa “versión oficial”. Los que conocían bien el tema
decían que Bianchi estaba enojado con varios dirigentes “por la venta de
medio equipo
(versión que el mismo Mauricio Macri se encargó de desmentir de
manera categórica), a lo que se le sumaban algunos problemas familiares”.
En ese momento, la reciente operación de su hija Brenda y la muerte de la mamá
de Margarita, su esposa, mientras Boca caía en la final de la
Libertadores
ante el Once Caldas, terminaron por convencerlo de dar un paso
al costado.

Pero el miércoles 1º de junio de 2005, Carlos Bianchi (56) rompió el
silencio. Como panelista en el cierre del Tercer Congreso Argentino de
Girasol, habló de manera distendida sobre su familia, fútbol, política,
anécdotas y secretos de su profesión. Una charla imperdible.

Lo mejor, la enseñanza viene de los padres: “Sin dudas uno es lo que aprende
en su casa. Y si uno le marca el camino a su hijo, difícilmente le salga mal. A
mí, por ejemplo, a los 14 años me echaron del colegio de curas porque era muy
revoltoso. Me acuerdo que estaba parado en el pizarrón, un compañero me tiró una
tiza y yo se la devolví tirándole el borrador. Con tanta mala suerte que le
pegué a su hermano en la cara. Me pusieron dos amonestaciones y me expulsaron.
Volví al colegio con mi mamá y el Padre Román le dijo: ‘Su hijo no sirve para el
estudio, ¡tiene una pelota en la cabeza!’. Cuando llegué a casa Amor, mi papá,
me preguntó: ‘¿Vos qué querés ser, Carlos?’, y ahí le dije que mi sueño era ser
jugador de fútbol. Entonces él me miró a los ojos y me respondió: ‘Vas a ser
jugador de fútbol, pero igual todos los días te vas a levantar a las cuatro de
la mañana para atender el puesto de diarios’. Y así pasé parte de mi
adolescencia, dividida entre el trabajo de canillita y las prácticas en Vélez.
¿Saben cuándo dejé de trabajar? A los 18, el día que debuté en Primera. Ahí Amor
me dijo: ‘Carlos, ya no tenés que trabajar más. Ahora sos un jugador de fútbol’.

DE ÍDOLOS Y EJEMPLOS: “No me considero un maestro; maestros son
aquellos que se mataron estudiando durante años. Esos son los ídolos que los
chicos deberían tener. Antes, el 70 por ciento de los pibes que jugábamos al
fútbol éramos de clase media y teníamos un estudio secundario. Hoy, en cambio,
el 90 por ciento no estudia y viene de familias muy humildes. Los papás están
esperando que su hijo firme el primer contrato para poder cambiar el techo de su
casa o darles de comer a sus hermanitos. Por eso la visión sobre los valores que
tienen los chicos está distorsionada
”.

EL VALOR DE LA HUMILDAD: “Para manejar a un grupo de manera
inteligente hay que ser una persona humilde y dejar la soberbia de lado. Yo soy
un convencido de que unidos se puede llegar mucho más lejos. Como también darle
a cada persona el lugar que se merece y respetarlo, por más insignificante que
nos parezca. Por ejemplo acá, entre ustedes, está mezclado el que tiene 10 mil
hectáreas de siembra y también el que tiene 200. Y el consejo que le doy a ese
que piensa que por tener más cantidad nunca va a necesitar del otro, es que está
equivocado. Todos, en algún momento, necesitamos de los demás
”.

LA CONFIANZA EN EL PAÍS: “La gente de campo sabe bien que la única
manera de sacar al país adelante es teniendo confianza y haciendo las cosas de
manera clara. Por ejemplo no hay que pensar:
‘De tal modo vamos a pagar
menos impuestos’. Yo, cuando volví de Francia, le dije a mi contador: ‘Si
vos tenés que ganar más plata que yo no me importa, pero quiero tener todos mis
impuestos al día. ¡Mirá que Al Capone cayó por su contador!’. Y les juro,
aunque sé que soy el único ‘paganini’, nunca tuve ningún problema
”.

SU IDA DE BOCA: “Nunca abandoné el barco porque yo pensara que el
equipo se hundía. Jamás dije
: ‘En Boca hay que hacer un recambio, aprovecho
y me voy’. La primera vez lo hice porque se me terminaba el contrato, y en
cuanto a la segunda, nunca dije las verdaderas razones por las que me fui y
tampoco las voy a dar en este lugar. Ahora, el que piensa que yo no seguí en
Boca por el plantel, se equivoca. Tendría que ser muy tonto si creyera que el
equipo que acababa de perder la final no iba a dar batalla. Porque a este Boca
se lo ve sólido y sin dudas va a jugar la final de la Copa Libertadores. ¿O
alguno de ustedes tiene dudas sobre eso?
”.

SU FUTURO:Yo soy un tipo coherente, y en la Argentina no podría
dirigir a otro equipo que no sea Boca. Me debo a esta camiseta y seguramente, en
un futuro no muy lejano, volveré a dirigir. Si traiciono este compromiso, muchos
no me lo perdonarían. Y, les confieso, los hinchas de Boca son como los
japoneses en la Segunda Guerra Mundial: se cae uno y se levantan dos
”.

SU SECRETO:Yo me río cuando dicen que tengo el Celular de Dios o
que hago jugar a tipos que son unos
‘muertos’. Primero, porque la suerte
te puede ayudar una o dos veces, pero no siempre. Y segundo, porque el trabajo
del técnico se trata de eso: sacarle a cada jugador lo mejor que tiene. Por
ejemplo, la noche que Boca le ganó a River la semifinal de la Copa Libertadores
de 2000, me criticaron porque yo dije que iba a jugar Palermo, que volvía de una
operación en su rodilla. Ni Martín estaba convencido de jugar y yo le dije:

‘Si te necesito te voy a meter los últimos veinte minutos’. El me miró y me
preguntó
: ‘¿Está seguro, Carlos?’ Y mi respuesta fue: ‘Sí, te
necesito veinte minutos en la cancha para meterles miedo a los de River’. Y
fue así, entró Palermo, la Bombonera explotó, hizo un gol y conseguimos la
clasificación
”.

KIRCHNER Y LOS POLÍTICOS:Ninguno de nosotros vio a un presidente
solidario que se comprometiera con su mandato y su gente. Es que los políticos
nunca ponen reglas claras, y vivimos en un país que por momentos parece un
caos… A Kirchner no le podemos hacer ningún reclamo por estos dos años;
esperemos que termine. No se olviden que a los que se fueron los reclamos se los
hicimos mucho tiempo después
”.

Puede interesarte

Casi un año después de dejar Boca Juniors, Carlos Bianchi reflexiona acerca de volver a dirigir al club <i>xeneize.</i>“></p><div class='code-block code-block-11 ai-viewport-1' style='margin: 8px 0; clear: both;'>
<!-- /21830549264/Gente_Home_970x90_2 -->
<div id='div-gpt-ad-1567261220777-0'>
  <script>
    googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1567261220777-0'); });
  </script>
</div></div>

<p class=Casi un año después de dejar Boca Juniors, Carlos Bianchi reflexiona acerca de volver a dirigir al club xeneize.

“<i>Hoy, el 90 por ciento de los chicos que juegan al fútbol no estudia y viene de familias muy humildes. Sus papás están esperando que su hijo firme el primer contrato para cambiar el techo de su casa o darles de comer a sus hermanitos</i>”.”></p><div class='code-block code-block-13 ai-viewport-2 ai-viewport-3' style='margin: 8px 0; clear: both;'>
<!-- /21830549264/Gente_Home_300x250_2 -->
<div id='div-gpt-ad-1570029278833-0'>
  <script>
    googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1570029278833-0'); });
  </script>
</div></div>

<p class=Hoy, el 90 por ciento de los chicos que juegan al fútbol no estudia y viene de familias muy humildes. Sus papás están esperando que su hijo firme el primer contrato para cambiar el techo de su casa o darles de comer a sus hermanitos”.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt. | Términos y Condiciones.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba