Ahora leyendo
En primera persona, la desesperación de una argentina que no será repatriada: “¡Vamos a dormir en el piso del aeropuerto de Chile!”

En primera persona, la desesperación de una argentina que no será repatriada: “¡Vamos a dormir en el piso del aeropuerto de Chile!”

Avatar

Exclama Luján Cervone, una argentina que “sólo quiere llegar a su casa a cumplir la cuarentena”, pero que está obligada a vivir en el aeropuerto Arturo Merino Benítez, de Pudahuel, hasta que el gobierno argentino –que hoy suspendió las repatriaciones– decida su suerte y la de todos los compatriotas que llevan varios días tratando de volver al país.

Hace menos de un mes, cuando el mundo parecía ser otro, Luján Cervone (30) hablaba con total emoción de la llegada del viaje que tanto había estado esperando: aquel en el que finalmente conocería Londres.

Y el día llegó: el 6 de marzo, en un vuelo de American Airlines, ella voló a la ciudad de charles Dickens, la familia real y Harry Potter. Y durante los primeros días, pudo disfrutar de todo aquello que había imaginado… hasta que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció que se iban a cerrar nuestras fronteras.

En el el día de hoy presidente Alberto Fernández aseguró que “por ahora los regresos” al país “están suspendidos” y les pidió a los que permanecen fuera de la Argentina que esperen, en diálogo con el programa Cortá por Lozano.

En una entrevista con el canal Telefé, Fernández contó que “por ahora hemos decidido no ingresar más gente. Le he instruido hoy al Canciller (Felipe Solá) para que ayude con recursos a los que están en el exterior para que podamos ordenar este tema”.

Lo dijo el 13 de Marzo anunciando que íbamos a tener tiempo para volver hasta el 17, y yo, inmediatamente, intenté cambiar mi pasaje para volver cuando sea, pero American Airlines me dijo que no había disponibilidad”, arranca contando desde el aeropuerto internacional de Chile –no la dejan ir a ningún otro lado– la vecina de Don Torcuato que desde aquel día sólo quiere volver a su casa. Lejos de todos sus seres queridos, y sólo acompañada por una amiga –Yanina–, cuenta en detalle la odisea que jamás pensó vivir: “A partir del momento en que la aerolínea con la que saqué los pasajes nos respondió eso, empezamos a buscar otras formas de volver y pedimos un endoso de nuestro pasaje, algo que nunca sucedió. Así que me vi obligada a comprar otro pasaje para volver teniendo en cuenta que los precios eran una locura: si querías volver el 17 te salía $350.000 y si lo hacías el 25, $34.000. Así que sacamos esos últimos pasajes por LATAM con la esperanza de cambiarlos de fecha. Primero conseguimos que nos los pasen al 24, después al 23, y a último momento logramos que sean para el 22. Esa noche, entramos al avión, nos sentamos en nuestros asientos… ¡y nos bajaron! A mí, a mi amiga, y a los dieciséis argentinos que viajaban con nosotras en el mismo vuelo”.

Puede interesarte

Una de las tantas jornadas en el aeropuerto.

“Lo hicieron porque supuestamente Chile había cerrado su frontera con Argentina. Al momento, hablamos con el consulado argentino y le pedimos que nos paguen una noche de hotel. Ellos lo hicieron, y nosotros volvimos al otro día al aeropuerto, donde nos dijeron que nos podían dar un pasaje a Santiago para el 24. Y cuando llegó el 24 –nada de esto fue rápido– no nos querían subir al avión. Y ahí uno de los supervisores de LATAM nos ofreció que viajemos a San Pablo sin garantizarnos una conexión con Argentina. Estábamos evaluando esto cuando el consulado nos informó que la restricción con Chile se había terminado. A todo esto, eran las 20:30 y el vuelo salía a las 22:00, así que ahí los dieciocho salimos corriendo hacia el avión, y ahí nos encontramos con otras siete personas que estaban casi que en la misma. Bueno, este eterno vuelo, finalmente aterrizó esta mañana en Chile y acá nos recibió una persona de British Airlines que nos comunicó que nuestro vuelo a Buenos Aires de Air Canada se había cancelado por el gobierno argentino y que nos teníamos que quedar en el aeropuerto. ¡Ah! Y nos dijeron que nos anotemos en una lista porque supuestamente el 27 va a salir un vuelo sanitario para la Argentina, o que quizás nuestro país autorizaba un vuelo en menos tiempo, pero que eso era menos probable. Y que mientras tanto nosotros nos tenemos que quedar a vivir acá básicamente. Pero que nos quedemos tranquilos que hay un kiosquito y baños y que nos van a proveer de mantas para que podamos dormir en el aeropuerto”.

Argentinos varados en el aeropuerto de Chile.
Las camas en las que tendrán que dormir sí o sí los argentinos que no pueden volver a casa. Muchas de estas camas no respetan la distancia mínima para evitar el contagio.

La suya parece una historia de película, digna de una versión argentina de la película La Terminal, pero ella y todos los que la acompañan –”somos muchos acá”– esperan que esta pesadilla termine cuando antes. “¡Recién el presidente dijo que no nos va a dejar volver! Y nosotros tenemos pasajes para el viernes. O sea, encima que nos hacen dormir en el aeropuerto, ¿hasta cuándo nos van a dejar acá?, ¡porque Chile no nos deja entrar!“, pregunta angustiada la viajera que, de Londres, “sólo recuerda su aeropuerto”.

Su pasaje para este viernes.
Comentarios de Facebook
© 2020 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt. | Términos y Condiciones.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
ISSN: 2683-9482
Registro DNDA: 15677295

Ir Arriba