“En mi casa dejo el personaje y soy normal” – GENTE Online
 

“En mi casa dejo el personaje y soy normal”

Actualidad
Actualidad

Tendría que haber llegado un día antes, pero por un error de su asistente su estadía en el Este se redujo a poco menos de nueve horas. “Acabo de terminar de empacar. Mañana vuelo a mi show en Punta del Este, Uruguay. Estoy emocionada de viajar allí por primera vez. Oí que es hermoso”, escribía Paris Hilton (32) el martes 14 en su cuenta de Twitter desde Los Angeles, adelantando su performance como DJ en el evento de Vitaminwater, en el que, dicen, habría cobrado 250 mil dólares por su presencia.

Tras una escala en Miami, la rubia del imperio hotelero arribó a Punta el 15 al mediodía, con el tiempo justo para hacer su DJ set. “Buzo, jogging y enormes anteojos para cubrir su rostro hinchado por el viaje”, la describieron quienes la vieron en ese momento. Pero en unas horas más, ya hospedada en la mejor suite del hotel boutique Casa Suaya de José Ignacio (a 700 dólares la noche), sería la celebridad global que todos conocemos. Ya maquillada y peinada por el team argentino de Luli de la Vega y Kennys Palacios, se puso sus turquesísimos lentes de contacto descartables –sus verdaderos ojos son marrones–, un maxi vestido animal print, stilettos color nude (sí, sí, ¡para caminar en la arena!) y una cartera de su propia línea con la inscripción: “Love Paris”.

Escoltada por su séquito y el equipo de seguridad de Federico Perroti, causó revolución al llegar –cerca de las 18 horas– al exclusivo evento en el parador La Caracola, en Laguna Garzón, donde los 300 invitados vip la esperaban desde las dos de la tarde para bailar sus temas. Pero se hizo desear, ya que primero dio las entrevistas y posó frente al mar. En nuestros cinco minutos –prometían diez, pero se redujeron a la mitad–, esta charla:

–¿Hace cuánto que sos DJ, Paris?
–Desde hace tres años. Me divierte mucho estar en el escenario. La energía es increíble. La temporada pasada en Ibiza ¡toqué para 10 mil personas cada noche! Fue tan loco, tan divertido y tuvo tanto éxito que el dueño ya me pidió que vuelva a todas sus discos. ¡Estoy muy emocionada! Vengo tocando por todo el mundo: en Asia, Medio Oriente, Europa, Los Angeles... En Nochebuena toqué en Las Vegas. Ahora en Uruguay. Me encanta.

–Es algo que está muy en auge. ¿Sos DJ para seguir las tendencias?
–Lo vengo haciendo desde hace rato. Fui la primera celebrity en hacerlo cuando era adolescente. Todos los clubes me piden, y me divierte. No lo hago por moda, sino porque lo disfruto, me divierte, paso mi música preferida en las fiestas y me pagan muchísima plata. ¡Es el trabajo perfecto!

–Como ícono de la moda, ¿cuál sería tu consejo fashion?
–Siempre hay que lucir lo que nos haga sentir seguras y que nos genere confianza, con colores radiantes y eligiendo prendas con un corte adecuado para cada cuerpo. Hay que conocerse para saber qué es lo que mejor nos sienta.

–¿Podrías decirnos cuánta ropa tenés en tu armario?
–Ja, ja. No sé, probablemente millones de prendas.

–¿Repetís looks?
–No, la verdad que no. Tengo tanto, y me regalan tanto, que lo uso una sola vez y después se lo regalo a mis amigas, o lo dono.

–¿Llevás la cuenta de cuánto gastás en ropa?
Su representante, atento a la entrevista, interviene y ordena: “Siguiente pregunta”.

–¿Te sentís un símbolo del capitalismo?
Nuevamente interrumpe su representante: “Siguiente pregunta”.

–Ok. ¿Cuál fue el último libro que leíste?
–The power of now (El poder del ahora, libro de autoayuda espiritual que fue recomendado por Oprah Winfrey), de Eckhart Tolle. Lo leí como tres veces. Me resulta muy inspirador.

–¿Qué soñás para tu vida?
–Trabajé duro y todos mis sueños de niña se volvieron realidad. Tengo una increíble empresa, estoy feliz con mi vida, con mis amigos... ¡No sé qué más podría pedir!

–¿Qué te desvela por las noches?
–Cuando hago trabajos de caridad –visito orfanatos o comedores, o países muy pobres– me entristece que haya gente que no tiene un lugar donde dormir, o qué comer. Me duele. Por eso siempre trato de ayudar. Siento que en la vida fui tan bendecida por Dios que debo retribuir a los que menos tienen.

–¿Cuál dirías que es tu mayor fortuna?
–Mi corazón. Soy una persona buena, humilde y con los pies sobre la tierra.

–¿Hay algún lugar en el mundo donde no te reconozcan?
–Ja, ja, ja, ¡no! Bah, sí, una vez, cuando alquilé una isla privada en Fiji, porque no había nadie.

–Siempre te vemos en tu perfil fashion. ¿Hay una Paris tranquila?
–Sí, cuando estoy en mi casa me relajo totalmente. Estar siempre sonriente y posar para las fotos es parte de mi trabajo. En casa dejo el personaje, me gusta ser normal, jugar con mis animales, dibujar, ir de pesca.

–Hiciste una mansión para tus perros. ¿Cómo se te ocurrió esa idea?
–Cuando era chica, mis papás me hicieron una casita a mí y a mi hermana Nicky: tenía habitaciones, cocina, living. ¡Era una mini casa! Y siempre me dije que cuando tuviera hijos se las iba a hacer. Pero como aún no los tengo, se las hice a mis perros.

–¿Todavía querés tener hijos?
–Sí, pero aún no. Estoy muy ocupada con mi trabajo, así que es un tema pendiente que ya llegará. Por ahora, mis bebés son mis perros.

.........................................................................

El manager pone “stop” y termina la charla. Es hora de ver a Paris on stage. En las bandejas alterna hits bien conocidos como Roar, de Katy Perry, versiones electro de Coldplay, Get lucky, de Daft Punk, Cinema, de Benny Benassi, y I love it, de Icona Pop. Los más afortunados reciben el merchandising: remeras con la leyenda “I partied with Paris Hilton”, anteojos 3D y pulseras de luces.

A las ocho, dan por finalizado su DJ set. En dos horas Paris debe estar en Montevideo si no quiere perder su vuelo. Se despide con la V de la victoria, y la pista arranca nuevamente con el DJ residente, aunque los curiosos la escoltan hasta que su figura se pierde al otro lado de la laguna.

Convocada por GEAU Vitaminwater, y con maxi vestido de animal print y stilettos, la blonda millonaria fue la DJ estrella en el parador La Caracola. ¡That’s hot!

Convocada por GEAU Vitaminwater, y con maxi vestido de animal print y stilettos, la blonda millonaria fue la DJ estrella en el parador La Caracola. ¡That’s hot!

Con unos auriculares confeccionados especialmente para ella, un espejito a mano para chequear su look y ventiladores para soportar el calor, dio inicio a su DJ set, que arrancó con Roar de Katy Perry. Siguió con otros hits como Get lucky, de Daft Punk, Cinema, de Benny Benassi y I love it, de Icona Pop, que cantó de principio a fin.

Con unos auriculares confeccionados especialmente para ella, un espejito a mano para chequear su look y ventiladores para soportar el calor, dio inicio a su DJ set, que arrancó con Roar de Katy Perry. Siguió con otros hits como Get lucky, de Daft Punk, Cinema, de Benny Benassi y I love it, de Icona Pop, que cantó de principio a fin.

“Todos mis sueños de niña se hicieron realidad. Tengo una increíble empresa, estoy feliz con mi vida y con mis amigos. ¡No sé qué más podría pedir!”

“Todos mis sueños de niña se hicieron realidad. Tengo una increíble empresa, estoy feliz con mi vida y con mis amigos. ¡No sé qué más podría pedir!”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig