“En lo que menos pienso durante el Mundial es en el sexo” – GENTE Online
 

“En lo que menos pienso durante el Mundial es en el sexo”

Actualidad
Actualidad

La cartera quedó ahí, solita y sola, en la butaca del Soccer City, mientras miles de argentinos festejaban el 3 a 1 frente a México. Habrá sido un minuto, pero la ansiedad que vivió durante el partido casi le marca un gol en contra a Evangelina Anderson (26). Desde el pasillo regresó a buscarla casi con desesperación. Entre una maraña de camisetas, camperas y bufandas celestes y blancas, la rubia emergió con una sonrisa, un suspiro de alivio… y la cartera. Ni siquiera Kumba, la elefanta de cuatro toneladas de peso que tuvo respirándole a sus espaldas en la producción fotográfica el día anterior, la puso tan nerviosa como ver a su pareja, Martín Demichelis (29), por primera vez en vivo y en directo en el Mundial.

Con su hijo Bastián (de un año) en brazos, casi no pudo festejar los goles. Para el final, le dejó el bebé a su cuñada Georgina, se paró en el asiento y, ahí sí, agitó su alegría. En la otra punta del grupo familiar (que se completa con Fabiana, hermana de Martín y Francisco, novio de Georgina) estaba Juan Carlos, el papá de Micho, que disparó una polémica –que la blonda disipó con paños fríos– al llamarla “picasesos”. La familia unita, digamos.

Entre las fotos en el Elephant Sanctuary de Hartbeespoort Dam, y el final del partido, se armó la charla.

¿Estabas muy ansiosa por venir?
–Si, Bastián se enfermó y no podía vacunarlo contra la fiebre amarilla. Vimos los primeros tres partidos por la tele. El bebé, queriendo agarrarlo al papá por la pantalla. Yo, con una emoción muy grande desde que lo veía cantar el himno. Es un orgullo verlo defender a la selección.

Sin embargo, se dijo que no venías porque se habían peleado. ¿Qué pasó? –Mirá, el que quiera especular que lo haga. Yo digo la verdad. Martín está viviendo el momento por el que luchó toda su vida. Y una separación siempre es noticia. Están esperando que pase algo entre nosotros, y si no es así, lo inventan. Pero nuestra relación se fortalece cada vez más. Estamos más enamorados que nunca.

Para sumarle leña al fuego, apareció tu suegro diciendo que eras una “picasesos”, y que tu lugar era acá, junto a él…
–(Ríe) Juan Carlos, mi suegro, es cordobés y muy bromista. Martín siempre me dice que no me lo tome a pecho. Cuando pasó ésto, en la familia nos matamos de risa, sabemos que no habla en serio. Después me dijo que como no es de este palo, pensó que iba a quedar gracioso.

¿Martín lo retó?
–No, para nada. El es súper perfil bajo, y si está conmigo es porque está enamorado, porque yo soy todo lo contrario (ríe). El entiende que pertenezco a este medio y me preguntan por él. Pero no le gusta, lo sé…

¿Y está más celoso ahora que están lejos?
–No, un poquito. Martín no es enfermo de los celos.

¿Ni cuando aparecés con poca ropa en Bailando...?
–A él no le molesta que baile o que esté provocativa. Tiene confianza en mí, sabe que aunque esté sexy, después me voy sola a casa y no pasa nada. Quizás, por ahí, cuando Marcelo juega… Pero hay que saber si prenderse o no.

¿Y hasta dónde te prendés vos?
–Siento que si dejo que Marcelo me corte la pollerita le estaría faltando el respeto a mi marido y a mi familia. O lo del beso con Graciela Alfano. Y trato de no entrar en esas cosas. Martín no me lo dice, pero yo sé que le molesta, como le molestaría a cualquier hombre. Y no por la pollera, que ya es corta de por sí, sino por la situación.

¿Tiene celos de Tinelli?
–No, no, para nada. No lo malinterpretes. Pero le molesta ese tipo de exposición.

¿Y vos sos mas celosa que Martín?
–Iguales los dos. Pero nos tenemos tanta confianza, que no peleamos nunca por celos.

¿No le andás mandando mensajes queriendo saber dónde está, como dijo Juan Carlos, tu suegro?
–Jamás. Y menos en este momento, donde le tengo que transmitir tranquilidad. Porque no te olvides que además de ser su mujer, soy hincha de la Argentina y quiero que vuelvan con la Copa. Sueño con eso, ¡pero falta tanto! Y voy a cumplir una de las promesas que hice en GENTE hace poco: si salimos campeones, voy a bailar un reggaetón en el Obelisco. Lo del pelo de colorado no, me convencieron que no me iba a quedar bien.

Bueno, te vamos a ver bailando al lado de Diego y Luli Salazar, y desnuda como ellos…
–No, ni loca… Voy a bailar un reggaetón, pero con ropa.

Y además de ser hincha, te eligieron “madrina” de la Selección. En otras palabras, sos la botinera oficial de la Argentina.
–Jaja… ¡Si! Lo asumo: soy botinera, y acá tengo un botincito (muestra a Bastián, que duerme). Y que me hayan elegido madrina es un orgullo muy grande. Por ahora le traigo suerte al equipo.

¿Como fue el reencuentro, acá, con Martín?
–Me quedé mirando cómo Bastián y su papá se emocionaron al verse. Pensá que desde el 28 de mayo solamente nos comunicábamos por teléfono, y yo se lo acercaba para que escuche su voz. Cuando sonaba, el nene pensaba que era su papá. La última vez, se durmió con el teléfono abrazado.

Después de México, se viene el primer día libre que van a estar juntos…
–Sí. Lo pasaremos en familia, tomando unos mates, con un poquito más de tiempo para charlar, porque en las visitas estamos todos juntos.

Si, si… lo del mate está claro. Pero Maradona les permitió tener sexo en esos días con sus parejas estables, y vos dijiste, al llegar, que por cábala ibas a seguir la abstinencia…
–Bueno… fue un chiste. No tengo idea como se están manejando con ese tema. En lo que menos pienso ahora es en el sexo. Igual… con un poco no le va a pasar nada. Lo más importante es que Martín esté tranquilo y se sienta apoyado. Yo lo tengo que cuidar.

A propósito de cuidarlo, ¿qué le dijiste tras del error en el partido con Corea, y qué cuando hizo el gol que abrió la victoria frente a Grecia?
–Más que eso, después de la fractura que tuvo antes del Mundial, vivo los partidos con miedo que lo lastimen. Pero después de Corea le dije que lo quería y lo apoyaba. Y también que iba a llegar a la final. Y cuando hizo el gol contra Grecia, bueno… ¡todavía estoy afónica de gritarlo! A la primera que llamé fue a Georgina, la hermana de Martín, y nos pusimos a llorar juntas.

Evangelina sobre Kumba, un ejemplar del Elephant Sanctuary, a una hora de auto de Pretoria. Sin miedo, se animó a subirse a la elefanta.

Evangelina sobre Kumba, un ejemplar del Elephant Sanctuary, a una hora de auto de Pretoria. Sin miedo, se animó a subirse a la elefanta.

“Si dejo que Marcelo me corte la pollerita, le estaría faltando el respeto a mi marido y a mi familia. Martín no me lo dice, pero yo sé que le molesta, como le molestaría a cualquier hombre”.

“Si dejo que Marcelo me corte la pollerita, le estaría faltando el respeto a mi marido y a mi familia. Martín no me lo dice, pero yo sé que le molesta, como le molestaría a cualquier hombre”.

“Soy botinera, y que me hayan elegido madrina de la Selección es un orgullo muy grande. Por ahora le traigo suerte al equipo”.

“Soy botinera, y que me hayan elegido madrina de la Selección es un orgullo muy grande. Por ahora le traigo suerte al equipo”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig