«En la vida y en la profesión dejé de pedir cosas: ya toqué el cielo con las manos» – GENTE Online
 

"En la vida y en la profesión dejé de pedir cosas: ya toqué el cielo con las manos"

Actualidad
Actualidad

Ojalá!", responde e intenta cambiar de tema. Pero él -Adrián Schwarz
Kirzner, neoyorquino de Queens, argentino de entrañas- sabe, aunque pretenda
tirar la pelota afuera del campo, que en el año 2040, cuando duplique su edad,
será considerado el productor más prolífico y exitoso de la historia de la
televisión nacional. Digamos que una especie de leyenda viva. ¿Viva? Viva. Si
hoy apenas suma 36 (25/3/1968), tres menos que GENTE. "¡Ojalá!", vuelve a
contestar breve, típico guiño del Chueco apenas un tema incomoda su modestia. "Siempre,
incluso de pibe, pensé que mi vida giraría alrededor de esta profesión, pero lo
que mencionás, ¿no será demasiado?
", reacciona quien fundara y conduce Pol-ka,
decide la programación de Canal 13, tuviera una película candidata al Oscar, "inventara"
a varios personajes que aparecen en el presente número aniversario de nuestra
revista y…

-Aprovechemos. A propósito: ¿quién lo inventó a usted?

-Si "inventar" equivale a dar la primera oportunidad, poné que Jorge
Bellizi, un autor y productor de Canal 9, durante 1981, para que trabajara en El
papá de los domingos, al lado de Guillermo Bredeston y Nora Cárpena. La primera
oportunidad jamás se olvida.

-Tampoco la última: uno de sus hallazgos también fue recuperar o
redescubrir a actores tan talentosos como olvidados para la televisión. Léase
Alfredo Alcón, Juan Carlos Calabró, Alberto Martin, etcétera.

-Y el público agradece, porque los añoraba. Ahora, para Los secretos de papá,
tendremos a Tito Mendoza y Esteban Mellino. Uno se siente bien al convocarlos.
Los cruzás en cualquier pasillo y te miran desde el respeto y hasta desde la
admiración. Igual, yo no le regalo nada a nadie. Unicamente los contrato. A
veces puse el ojo y acerté. Otras, me equivoqué. Es un cincuenta y cincuenta, un
ida y vuelta. Nadie es dueño de los actores. Pasa que la televisión es la puerta
más chica y forma la cola más larga. Para muchos, si no pertenecés al grupo de
las treinta caras que se ven en la pantalla chica, no existís, y me parece un
error. Yo apuesto a mover el mercado, a agrandar el cuello del embudo, a que
surjan revelaciones de manera continua.

-¿Cuáles son las grandes revelaciones de Suar? Ejemplo: ¿qué programas
propios marcaron a fuego su crecimiento, marcaron un hito en su carrera?

-Poliladron, Gasoleros, Verdad/Consecuencia, El hijo
de la novia
y sumaría a Epitafios, la serie de trece capítulos que
producimos para HBO Latinoamérica y estrenaremos el sábado 14 de agosto. Algo
inédito en el mercado local.

-Otra revelación: ¿Suar prefiere popularidad o elige prestigio?

-Yo busco ser popular antes que prestigioso. Aunque el prestigio importa y no
puede comprarse. Si encontré prestigio en mi trabajo, se lo debo al grupo que me
rodea y pone el alma. Yo soy el DT. Puedo irme y el equipo sigue funcionando.

-Tercera: ¿Revélenos su fórmula secreta, Suar?

-Primero, una buena historia, original. Hay veinte elementos de ficción. La
clave radica en saber combinarlos. Segundo, un gran elenco.

-Ultima revelación de Suar: ¿Qué sueño le falta cumplir?

-Nada. En la vida y en la profesión yo dejé de pedir cosas. Y no por falta de
ambiciones. Sucede que ya toqué el cielo con las manos.

Para muchos, si no perteneces al grupo de las treinta caras que se ven en televisión, no existís, y me parece un error. Yo apuesto a que el mercado se mueva, a agrandar el cuellos del embudo", afirma Suar convencido.">

"Para muchos, si no perteneces al grupo de las treinta caras que se ven en televisión, no existís, y me parece un error. Yo apuesto a que el mercado se mueva, a agrandar el cuellos del embudo", afirma Suar convencido.

Busco ser popular antes que prestigioso. Aunque el prestigio importa y no puede comprarse. Si encontré prestigio en mi trabajo, se lo debo al grupo que me rodea y pone el alma. Yo soy el DT. Puedo irme y el equipo sigue funcionando". ">

"Busco ser popular antes que prestigioso. Aunque el prestigio importa y no puede comprarse. Si encontré prestigio en mi trabajo, se lo debo al grupo que me rodea y pone el alma. Yo soy el DT. Puedo irme y el equipo sigue funcionando".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig