«En la vida, sólo le mentís a tu novia y a la policía» – GENTE Online
 

"En la vida, sólo le mentís a tu novia y a la policía"

Actualidad
Actualidad

Chapeau. A sacarse el sombrero, señores. No hay otro comienzo posible para
este hombre. Antihéroe. Maniático. Tramposo. Y todo un dios de la pantalla. Ah,
¿no le parece tan así el asunto? Películas como Barrio Chino, Easy Rider, El
resplandor, Atrapado sin salida, El cartero llama dos veces… y mil más. Pero ya
no es tan antihéroe, ni maniático. No. Su nuevo film, Something's gotta give
-Alguien tiene que ceder, se llamará en estas pampas, a estrenar el 12 de
febrero- lo ve en una nueva luz. Una más candorosa, eso sí. Comedia romántica,
con Nicholson en la piel de un cansado ejecutivo con una joven novia, y enredos
junto a pesos pesados como Diane Keaton y Keanu Reeves.

De romances sabe John Joseph Nicholson. A sus 66 años, tiene su bonito
prontuario: una ex esposa, allá lejos y hace tiempo, tres hijos, un legendario
amorío con la actriz Anjelica Huston -que ya sabrá su conclusión-, y una lista
de affaires que deslumbraría al más curtido Casanova. De eso, hablaremos. Pero
nueva luz para el hombre, decíamos. Y en su última producción, por así decirlo,
exhibe su lado más oculto… Bueno, en una toma emergen sus nalgas, ya que el
viejo Jack por primera vez se animó a un desnudo. Entonces empecemos esta charla
por atrás…

-Mister Nicholson, finalmente pudimos apreciar en pantalla su talento trasero.
-¡A todos les gusta, hombre! Especialmente a Diane Keaton, mi co-star en la
película. Todo el mundo habla de él, ¿no es así? Incluso sugerí que fuera el
afiche de la película, pero, por supuesto, ¡es ilegal! Hice la escena con una
bata de hospital, donde naturalmente, se te ve el trasero. No la pasé mal.

-Trasero asentado, Alguien tiene que ceder no es nada típico para usted. Una
comedia romántica. Nada más lejos de films como Barrio Chino o El resplandor.

-¿Sabés qué? Lo que ocurrió el 11 de septiembre, el atentado a las Torres
Gemelas, fue un gran shock para mí. Decidí inmediatamente que ya no quería hacer
nada demandante o deprimente. Ya recorrí ese camino. Entonces, quise hacer
comedia. No sólo para alegrar a la gente, sino también para alegrarme a mí
mismo.

-Le dio resultado, nomás.
-Descubrí que puedo ser gracioso, que puede funcionar. Y esta nueva película me
levantó el ánimo, me hizo sentir bien acerca de estar vivo. Es una celebración
del amor.

-Y lo que halló en su carrera fueron unos cuantos Oscars. Tres estatuillas, seis
nominaciones, en casi cuatro décadas de carrera. ¿Todavía pugna por ellos, o se
hartó de ganarlos?
-Bah, en realidad nunca hice campaña por ellos, como muchos actores. No me
sentía cómodo. Ahora un poco, debo reconocerlo, porque todo el mundo en
Hollywood lo hace. Los Oscars son buenos para todos, la ceremonia es una bonita
noche, todos la aman y nadie resulta lastimado. En realidad, creo que jamás fui
tan popular en ese sentido. Gané algunos, pero perdí muchos más. Ahora que lo
pienso, estoy bastante viejo. ¿Cuándo me darán un Oscar para veteranos?

-A su debido tiempo, seguramente. ¿Y la fama?
-Es extraño, ¿sabés? Tomé mi primer empleo en los estudios Metro Goldwyn Mayer,
tan sólo para conocer a estrellas de cine. Cuando voy a un museo a ver un cuadro
de Van Gogh, estoy parado frente a la pintura, ¡y hay nueve tipos mirándome a mí
en lugar del Van Gogh! Pero es fácil olvidarme si me conocés. En la calle,
cuando camino por Nueva York, tengo conversaciones ordinarias con mucha gente.
Me recordarán, pero no será el evento más vibrante de sus vidas, seguramente. No
ando por ahí diciendo: "Hey, ¡soy una estrella de cine!". Soy bastante escéptico
en ese sentido.

-Una de sus marcas registradas -además de sus ya míticos ceño y sonrisa-, es el
misterio que lo envuelve…
-Cierto. Por ejemplo, no hago entrevistas para televisión. Porque para un actor,
el misterio es esencial. Cuanto más sabe el público de mí, más difícil me es
convencerlo de que soy otra persona. Y de eso se trata mi trabajo.

-Ahora hablemos de romance. Y de mujeres jóvenes. Su último affaire, dos años
atrás, con la actriz Lara Flynn Boyle, treinta y tres años menor… ¿Una regla, o
simple casualidad?

-Eso tiene poco y nada que ver conmigo. Soy un tanto fóbico acerca de todo ese
juego de las citas. Pero salgo con mujeres de cualquier edad. Que quede claro.

-¿Y de hallar el amor?, ¿qué me cuenta?
-Es una de las conversaciones más comunes que tengo con gente de mi edad,
casualmente. Si no estás en pareja, realmente anhelás una experiencia
verdaderamente romántica. Todos quieren esa sensación de gloria, esa cosa
maravillosa que te da el amor. Nada se le opone.

-¿Alguna demencia del corazón en su haber?
-¡Ja, ja, ja! ¡Las tuve, sin duda alguna! Salté de una ventana, cosas así. Soy
cuidadoso con los regalos, eso sí. Podés asustar a una chica si le enviás algo
demasiado extravagante.

-Dígame: ¿le ha mentido a sus mujeres?
-Estuve diecisiete años con Anjelica Huston. Y por supuesto que le mentí (N. de
la R.: La engañó, simplemente, tras su affaire con la camarera Rebecca Broussard
en 1990, la cual le dio dos hijos, Lorraine y Raymond
). Es a la otra a la cual
no se le miente. En la vida, sólo le mentís a tu novia y a la policía. Al resto
del mundo, le decís la verdad.

-Con tantas mujeres que corrieron bajo su puente, ¿sigue siendo un romántico?
-Es que nunca dejé de serlo. Un romántico profundo y sentimental.

Nicholson y su sonrisa característica, toda una marca. En su currículum personal figuran tres hijos y una infinidad de parejas. A la derecha, con Amanda Peet, su esposa en Alguien tiene que ceder, su última película.

Nicholson y su sonrisa característica, toda una marca. En su currículum personal figuran tres hijos y una infinidad de parejas. A la derecha, con Amanda Peet, su esposa en Alguien tiene que ceder, su última película.

Tres Oscars. Seis nominaciones. Exactamente 60 películas. Más de cuatro décadas de carrera. Y siempre vigente. Como el título de uno de sus últimos éxitos, <i>Mejor imposible</i>.

Tres Oscars. Seis nominaciones. Exactamente 60 películas. Más de cuatro décadas de carrera. Y siempre vigente. Como el título de uno de sus últimos éxitos, Mejor imposible.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig