Aunque me lastimé y me caí del nido bastante pichona, hoy puedo decir que soy feliz."" /> «En la vida nunca nadie me regaló nada» – GENTE Online
 

"En la vida nunca nadie me regaló nada"

Actualidad
Actualidad

Durante el embarazo de su hija Victoria, Mónica Ayos engordó veinte kilos, pero no se preocupó: prefirió disfrutar de ese tiempo irrepetible, de su panza que crecía, de los días entusiastas de la gestación. Entonces, se alejó de los escenarios, de los decorados y de la televisión. Nació su hija, el 22 de marzo de este año. Y hubo que recuperar el cuerpo, los viejos hábitos, la vida de siempre, ahora siendo madre. La cosmiatra Mónica Milito la ayudó con su tratamiento a recuperar las curvas del cuerpo. Bajó de peso, se puso en forma. Un día se dio cuenta de que había vuelto a ser quien era. "Al tener tanto tiempo libre volví a uno de mis viejos amores: pintar. Cuando empecé a poner colores en la tela, descubrí que estaba empezando a sacar las cosas del baúl que tuve bastante tiempo guardadas, y me ayudó a relajarme, a encontrarme nuevamente."

-¿Qué había adentro de ese baúl?
-Mi infancia, recuerdos que me hacen sentir que estoy con ganas de hacer cosas y que llevo una niña despierta dentro de mí. Quizás se debe a que nunca disfruté verdaderamente de mi niñez.

-¿Por qué?
-Porque siempre me sentí con responsabilidades y me veía grande. Porque soy hija de artistas, y como ellos eran bohemios, terminé siendo muy independiente y autónoma. Gracias a mis padres aprendí a ser fuerte. Aunque me lastimé y me caí del nido bastante pichona, hoy puedo decir que soy feliz.

-¿Y qué paso cuando te caíste del nido?
-Me lastimé, me llené de moretones. Pero no me arrepiento, porque después de probar e intentar varias veces, de golpearme y caerme otras tantas, aprendí a volar. Yo soy diferente a mis padres, soy una mamá muy presente y protectora.

-¿Alguna vez le reprochaste a tus padres que no hayan estado tan pendientes de vos?
-Sí, pero con el tiempo me di cuenta de que ellos fueron como pudieron ser y que en realidad si yo tengo esta cuota tan grande de artista que se anima a todo, se lo debo también a ellos.

-¿Y cómo hacés para trabajar y estar con tu beba?
-Yo soy una mujer bastante práctica, y me las arreglo. Además, si pude a los 19 años sin nada, ni nadie, cómo no voy a poder ahora que tengo a mi lado a un hombre maravilloso que me apoya en todo.

Yendo de la cama al living, un programa de historias de amor que está esperando salir al aire por la pantalla del 7, lo grabó a días de haber nacido su hija. Ahora tiene un lugar en la Panadería Los Felipes, por Telefe, y en unos días empieza con los ensayos de Taxi, el original, que irá por un lugar en la temporada teatral de Mar del Plata. En cine, está esperando que arranque el rodaje de Tres de corazones, una película dirigida por Sergio Renán, donde será una chica que se pierde por amor.

-¿Alguna vez te perdiste por amor?
-Sí, puede ser, pero eso quedó sepultado. Hoy, por primera vez, me siento plenamente feliz, porque trabajo de lo que amo y tengo la familia que siempre soñé.

-Y cuando Diego y vos están trabajando, ¿con quién se queda Victoria?
-Con mi suegra, que es una divina y adaptó toda su casa para malcriar a sus nietos.

-¿A quién se parece tu hija?
-Tiene la mirada de Diego, mis oyuelos, la nariz gordita de los dos y los ojos achinados de Federico.

-¿Ya están pensando en el bautismo?
-Sí, pero tenemos que ponernos de acuerdo todavía. Los dos somos muy creyentes, pero a Federico todavía no lo bauticé y tengo que hacerlo porque quiero que sea el padrino de su hermana.

-¿Qué te da Diego, tu esposo?
-Me enseñó a deshacerme de las mochilas de mi pasado que tanto me molestaban.

-¿Reniega de su pasado de vedette?
-Jamás. Hay días que extraño el glamour de las vedettes y mostrarme como una rubia despampanante. En realidad, soy una mujer contradictoria, porque soy geminiana de ley. Hoy, puedo decir que maduré, que soy una mujer humilde y nunca me la creí porque tengo el barrio insertado en mis venas, yo nunca le robé el novio a ninguna mujer, ni soy prejuiciosa.

-¿Te costó lograr esta plenitud?
-En la vida siempre me costó todo, nadie me regaló nunca nada. Pero mi tenacidad y esfuerzo me hacen luchar siempre por lo que quiero. Yo soy una mujer que está más acostumbrada a dar que a recibir.

-¿Cómo hizo para recuperar su figura?
-¡Es todo un trabajo! Me hago masajes, drenaje linfático, endermologie, contractores, masoterapia. Cada semana me veo más flaca. Me cuido mucho porque me gusta estar bien para Diego y que el espejo me devuelva una linda imagen. A los 15 años me sentía un bagayo, te lo juro, y después, cuando pasó el tiempo, me fui convirtiendo en una mujer con curvas. Por eso, aunque tenga muchos hijos, siempre me voy a cuidar, porque no quisiera perderlas.

-Todas las mujeres, después del embarazo, se quejan de las estrías y de la celulitis. ¿Usted es una de ellas?
-Por suerte no tengo estrías, pero para evitar tener mucha celulitis me cuido en las comidas.

-¿Y ya tienen planeado cuándo se viene el próximo hijo?
-En primer lugar nos queremos mudar, trabajar y dentro de tres o cuatro años volver a agrandar la familia.

-¿Tenés pensado hacerte alguna nueva cirugía?
-Quizás más adelante. No reniego de las cirugías, lo único que no me tocaría es mi cara.

-Todo indica que se te cumplieron los sueños.
-Sí, estoy viviendo el mejor momento de mi vida.

por Pablo Procopio
fotos: Santiago Turienzo
producción: Fini Bencardini
(agradecimientos: Miguel Romano, Kosiuko, Susila Tantrik y Amo mi living)

Así se define Mónica, que asegura que lleva el barrio en la venas y nunca le robó el novio a nadie.

Así se define Mónica, que asegura que lleva el barrio en la venas y nunca le robó el novio a nadie.

Trabaja en televisión y tiene proyectos para cine y teatro. Igual, no descuida a su pareja Diego Olivera, ni a sus hijos Victoria y Federico: A diferencia de mis padres, soy una mamá muy presente, protectora, y no me quiero perder ningún detalle de mis hijos". ">

Trabaja en televisión y tiene proyectos para cine y teatro. Igual, no descuida a su pareja Diego Olivera, ni a sus hijos Victoria y Federico: "A diferencia de mis padres, soy una mamá muy presente, protectora, y no me quiero perder ningún detalle de mis hijos".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig