No podés perder estar oportunidad'"." /> «En la vida hay que soñar a lo grande, con libertad y sin límites» – GENTE Online
 

"En la vida hay que soñar a lo grande, con libertad y sin límites"

Actualidad
Actualidad

"Mi futuro profesional no tiene límites ni fronteras", dispara, segura y audaz, Araceli González. Y no exagera: recibe a
GENTE en un improvisado camarín de estrella que le prepararon en los estudios
Telemundo de Miami para sus presentaciones en distintos programas de la cadena. Nada menos… ¿Cómo tocó esta cumbre? La telenovela
Provócame, con Chayanne y Romina Yan, fue su gran carta de entrada a los Estados Unidos.

En agosto de este año, cuando Araceli llegó a Miami para presentarla, un desconocido se le acercó y le dijo: "¿Dónde estaba usted escondida, que yo no la vi
antes?
". Era Jim McNamara, norteamericano, presidente de Telemundo (la segunda cadena de habla hispana en importancia del país), uno de los empresarios más influyentes de la televisión mundial. Rotundo, sin vueltas, el hombre se dirigió a Esther Begega, jefa de prensa de Araceli:
"Por favor, mándeme urgente material de ella. Quiero ver todo lo que hizo, y después
entrevistarla"
. En un minuto Araceli consiguió lo que muchos poderosos buscan por meses: una entrevista con el zar de la tevé hispana y la puerta abierta a un desembarco en el opulento mercado norteamericano.
"Imaginate, estaba en las nubes, no lo podía creer", jura Araceli, lista para encarar su segundo programa del día -Fusión, uno de los de más rating de
Telemundo-, enfundada en un equipo de cuero by Dolce & Gabbana.

-¿Qué significa ese encuentro?
-Mi futuro como actriz a nivel internacional. Grosso, muy grosso… 

-¿Estás preparada para semejante salto?
-¡Guauuu! Creo que sí. Pero llegar a esto implicó pasar por varias etapas intermedias, personales y profesionales.

-¿Personales, por qué? 
-Porque primero tuve que convencerme de que quería llegar. Para decidirlo, pensé en todo: la familia, los amigos, el desarraigo. Y
Adri (Adrián Suar, su marido) fue muy importante en esa decisión porque me ayudó a dar el último paso:
"Ara, si es lo que querés, dale para adelante. No podés dejar pasar esta
oportunidad"
, me dijo. Increíble…

-¿Siguiente paso?
-Encaré la cosa profesionalmente. Con Esther -mi amiga y manager- nos contactamos con Celina Lecouna (productora y mujer del empresario televisivo Raúl Lecouna) para que nos ayudara. Durante dos meses ordenamos todo mi material artístico, y después le dimos forma.

-¿Era necesario tanto trabajo? 
-Sí. No quería llegar a los Estados Unidos con las manos vacías, de modo que armamos un set de video y CD interactivo con todos mis trabajos como actriz en tevé, cine y teatro.

-Marketing personal, que le dicen…
-Total y absoluto. Y con un diseño muy cuidado. Hasta hicimos tarjetas con mis datos y un currículum supercompleto, como las actrices extranjeras.
Y tampoco exagera en este punto: Maggie Van De Water, directora de talento artístico de Telemundo (Araceli tuvo su primera entrevista con ella, en Miami, el jueves 6 pasado), se sorprendió al recibir el material: "La felicito. Está haciendo muy bien las cosas", la elogió. En la reunión -un almuerzo en el exclusivo restaurante del hotel Doral Golf Resort- estuvieron Begega, Lecouna y Jessica Betancourt, coordinadora del departamento de talento artístico. Durante los días de Araceli en los Estados Unidos, Van De Water estará pendiente de cuanto necesite. (Traducción: le dan rango y trato de diva).

-¿Es cierto que Carlos Bardasano Jr., vicepresidente de programación, ya te tiene preparado un galán para que hagas una comedia?
-...

(No sabe/no contesta. Y si sabe, calla. Como casi todos los actores, por cábala. Para que "no se corte". Pero fuentes bien informadas dicen que sí. Tan sí, que después de la reunión quedó inmovilizada por una contractura).

-¿Por qué? ¿Qué pasó?
-Los nervios me jugaron una mala pasada. El lunes 10 tuve la entrevista con el mismísimo Jim McNamara. Me recibió, me escuchó y me dijo: "La tengo más que presente en los proyectos internacionales de la cadena…".

-¿Pensaste seriamente en instalarte en los Estados Unidos? 
-Sí, claro. Está en mis planes radicarme aquí.

-¿Cómo recibieron la noticia en tu casa?
-Con mucha alegría y un apoyo total, incondicional. Pero no puedo ni quiero abandonar a mi marido, a mi familia, mis cosas. Por eso, si tengo que irme, se vienen todos conmigo.
Tommy, Flopy (sus dos hijos), mi mamá, ¡y hasta mis amigas!

-¿Y Adrián? 
-El tiene sus cosas en allá, sí. Pero lo conozco: va estar yendo y viniendo… No te olvides de que fue el primero en decirme
"No podés perder esta oportunidad".

-¿No es un desafío demasiado fuerte? 
-Siempre fui así. Nunca me rendí ante nada. Quizás ahora soy más cauta por mi familia, pero siempre me juego por lo que siento. Me encanta crecer, superarme, buscar nuevos horizontes. No es fácil, porque tenés que explicar quién sos, de dónde venís, qué querés hacer, etcétera. Pero vale la pena.

-Tenés trabajo asegurado en Buenos Aires. ¿No es más cómodo?
-Seguro. Pero la comodidad no me da placer.

-¿Por qué?
-Porque no me deja crecer. En la vida hay que soñar a lo grande, con libertad y sin límites. En ese sentido soy una leona… Por eso me fui de
Pol-ka

-¿Te parecía poco?
-No. Pero trabajar en la productora de la que mi marido es dueño era demasiada comodidad. Me alejé, y me fue muy bien.

-¿Esta decisión encierra tu necesidad de que Adrián se sienta orgulloso de vos como vos te sentís de él?
-Sí… Me encanta que él vea y sienta que la peleo, y que la peleo fuera de
Pol-ka y de Canal 13. Quizá más adelante, después de hacer un montón de cosas por mis propios medios, pueda volver y decir:
"Bueno, Chueco… ¿qué hacemos juntos?".

-¿Es difícil ser la mujer de Adrián Suar?
-Sí. Es un lugar muy difícil de ocupar. Y por eso es bueno que cada uno se realice por su lado.

-¿Como pareja también es difícil?
-Hay momentos complicados, claro. Pero lo que nos mantiene unidos desde hace diez años es muy simple: ¡nos queremos! De lo contrario sería muy difícil sobrevivir en el medio en que nos movemos. Somos una familia, estamos unidos y nos apoyamos entre nosotros. Desde afuera, las cosas parecen muy fáciles, pero…

-¿Pero son muy, muy difíciles?
-Nos pasan las mismas cosas que a cualquier pareja. En casa, puertas adentro, tenemos miedos, lloramos, pataleamos, nos reímos, nos peleamos y nos reconciliamos. Nos volvemos a elegir todos los días.

-¿Hay celos profesionales? ¿Competencia? 
-En las parejas siempre hay una lucha de poderes. Una lucha que, mientras no sea exagerada, es sana. Es un motor importante para los dos. Eso, mientras hay equilibrio y buena fe, por supuesto.

-Si tenés que quedarte en los Estados Unidos, ¿cómo te imaginás el matrimonio a distancia?
-No hay drama. El Chueco va a estar más tiempo conmigo que en Buenos Aires.

-¿Por qué estás tan segura?
-Porque este viaje me está sirviendo de termómetro: ¡nunca me llamó tantas veces en un día! Pensándolo bien, irme de vez en cuando me parece bueno. Me renueva, me levanta la autoestima, me revaloriza, y también renueva a la pareja.

-Pero la distancia suele generar celos e inseguridad. ¿Estás dispuesta a correr el riesgo?
-Mirá: ¡no jod…! Yo sé muy bien que Adri es un enano divino y muy deseado… Pero conozco su esencia y le tengo total confianza.

-¿Y si traiciona esa confianza, qué puede pasar?
-Lo que él haga con esa confianza… es su historia. Si sucede, ya veré qué hago yo.

-Podés equivocarte…
-No creo. Pero si me equivoco, me daré cuenta con el tiempo. Hasta hoy, es el hombre que amo, que respeto, y en el que confío. Si no confiara en él, no podría seguir a su lado ni un minuto.

Las fotos no dejan dudas. Araceli tiene poco que envidiarles a las estrellas latinas que brillan en los Estados Unidos. Y aunque prefiere guardar  silencio al respecto, trascendió que <i>Telemundo</i> ya pensó en un galán para ella.

Las fotos no dejan dudas. Araceli tiene poco que envidiarles a las estrellas latinas que brillan en los Estados Unidos. Y aunque prefiere guardar silencio al respecto, trascendió que Telemundo ya pensó en un galán para ella.

Una reunión clave: nuestra actriz con Carlos Bardasano Jr., vicepresidente de programación de Telemundo. Junto a Araceli, Esther Begega, su manager. La importante cadena de televisión puso una limusina permanente a disposición de la señora de Suar.

Una reunión clave: nuestra actriz con Carlos Bardasano Jr., vicepresidente de programación de Telemundo. Junto a Araceli, Esther Begega, su manager. La importante cadena de televisión puso una limusina permanente a disposición de la señora de Suar.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig