«En estas elecciones De la Rúa no tiene candidatos» – GENTE Online
 

"En estas elecciones De la Rúa no tiene candidatos"

Actualidad
Actualidad

El 14 de octubre está próximo, y no aparece un candidato que responda ciento por ciento al Gobierno. Veamos, por ejemplo, la Capital Federal y su elección para elegir senadores. En un rincón, listo para el debate, se alista el aliancista radical Rodolfo Terragno ("hasta lo
s 44 años no fui afiliado a ningún partido. Esta es la elección más importante de mi

vida"). En el otro, afilando sus ideas, está el cavallista Horacio Liendo ("no tengo filiación partidaria ni la tuve nunca. Es un honor que me hayan llamado dos partidos como el justicialismo y Acción por la República, que es el partido bisagra entre los mayoritarios"). Uno es del mismo partido que el presidente Fernando de la Rúa, pero es un ferviente opositor. El otro se alió con el menemista Daniel Scioli (conformaron el Frente Unión por Buenos Aires) para enfrentar al partido del Presidente, pero apoya al Gobierno. ¿Una locura? Así está hoy la política argentina. 

Suena el gong…


-Liendo, ¿qué significa, hoy, ser un partido bisagra? 
Liendo:
-De la Rúa se encontró en una situación crítica, con la Alianza pulverizada tras la salida de Chacho Alvarez y de parte del gabinete -entre ellos Rodolfo-; entonces llamó a otros partidos, otros apoyos, e ingresó Cavallo. Algo parecido a lo que ocurrió con el justicialismo en los 90. Hoy, sin la incorporación de Cavallo, no se habría conseguido el respaldo justicialista para una cantidad de leyes que hicieron posible la continuidad del presidente De la Rúa. 

-¿Bisagra es lo mismo que decir comodín: hoy aquí, mañana allá?
Liendo:
-Bueno, yo me preguntaría por qué dos partidos de mayorías, que quieren ocupar la centroizquierda, terminan llamando al mismo grupo para que les maneje la economía con una década de diferencia. Es muy claro: el país necesita capitales, y para eso se necesitan políticas sensatas. Recurrieron al que más seguridad de crecimiento les da. Cuando estuvo Cavallo, se salió adelante. Y se va a repetir. Se pusieron los cimientos, aún con todos los costos políticos que implica. Lo que pasa es que aquellos que tienen sólo en vista las elecciones no quieren pagar esos costos...


-¿Quiénes?
Liendo:
-La vieja dirigencia política. La Alianza va con dos listas: parte va con Terragno, y parte con Bravo. ¿Por qué se pelearon? Porque no estaban dispuestos a sostener al Presidente.

Terragno:
-Veamos qué propone cada uno para adelante, si no caemos en aquello que criticamos. En 1991 apoyé la convertibilidad. Pero en 1993 dije que las políticas de Cavallo iban a provocar desempleo crónico, déficit crónico y deuda impagable. Y los hechos me dieron la razón. A mi juicio, fue un error del Presidente llamar, como salvador, a Cavallo. El inventó la bomba, y le está explotando a De la Rúa. Muchos pensaron que si la había montado, era el mejor para desarmarla. Pero no conozco ningún país que se haya desarrollado con estas políticas.


-¿Usted le planteó esto a De la Rúa?
Terragno:
-No, porque se produjo cuando yo había salido del gobierno. Y me fui porque continuaba con la misma política de los 90: la idea de que mediante un equilibrio fiscal forzado se lograría una reducción del riesgo país, bajaría el costo del dinero, habría mayor inversión, empleo. La famosa teoría del círculo virtuoso que jamás pudo comprobarse. Por creer eso, estamos en un círculo vicioso.

Liendo:
-Las políticas económicas de los 90 produjeron un desarrollo inigualable. Fue el crecimiento del gasto público que acompañó a ese proceso lo que produjo un aumento de la tasa de interés que llevó a la recesión. Y no se sale devaluando (Terragno asiente: "Sería un error") ni generando temor en los ahorristas, depositantes o tenedores de bonos. La tasa se baja resolviendo el problema del gasto, sin déficit y reduciendo el costo de la deuda con garantías adecuadas. Vamos a crecer con convertibilidad y déficit cero.

Terragno:
-Decir que hay alarma en los mercados porque fulano dijo tal cosa me parece que no tiene sentido. El día que asumió Cavallo, el riesgo país era 886, y ahora es 1.496. Y no creo que el factor de riesgo sea el comentario que hace un dirigente político.

-Sin embargo, se dice que De la Rúa le pidió a Alfonsín que no toque el tema de la deuda. Porque cuando habla Alfonsín, parece que los mercados tiemblan.


Terragno:
-Insisto, no creo que los inversores estén pendientes de lo que dice Alfonsín. Eso se exagera con fines políticos. Si yo fuera un inversor y creyera que la Argentina tiene con qué pagarme, Alfonsín puede decir cualquier cosa.


-¿Y quién va a pagar el déficit cero si cada vez hay menos recaudación? ¿Otra vez los jubilados?
Liendo:
-Es inconsistente pensar que habrá déficit cero y menos recaudación. Porque con déficit cero, las tasas se van a desplomar y ocurrirá la reactivación. 

-¿Acaso se descarta que el Gobierno puede llegar a disponer una nueva poda de salarios y jubilaciones por la baja recaudación?


Liendo:
-Esas son situaciones que pueden ocurrir en el corto plazo. Y ojalá no ocurran. Se pudo haber evitado, cuando hubo un consenso de todos los gobernadores del PJ y la Alianza para llevar adelante el proyecto de garantía de la deuda que hubiera evitado perder el crédito. Si hubiésemos logrado eso, la tasa de interés habría bajado y no hubieran sido necesarios los recortes. Fueron las declaraciones de Alfonsín en contra de la garantía de la deuda, fue el discurso de la diputada (Elisa) Carrió en la Cámara de Diputados, fue la amenaza de que se iba a querellar a quienes votaran la garantía de la deuda los que hicieron que la Argentina siga con tasas muy altas que provocaron la poda, y que impiden que se recupere la creación de empleo.

Terragno:
-No creo que el equilibrio fiscal, si se consigue por la fuerza, baje las tasas de interés. Ya lo experimentamos, y por eso tenemos una tasa 15 puntos arriba de la norteamericana. Entonces nos dicen: lo que pasa es que no tomamos suficiente medicina, tenemos que tomar más para llegar forzadamente al déficit cero. Para eso se subieron impuestos y se redujeron salarios y jubilaciones.

-Usted estuvo en este Gobierno y al final tuvieron que llamar a Cavallo. ¿Qué hicieron en ese lapso?
Terragno:
-Pasó que en vez de cambiar las políticas seguimos con las del anterior gobierno. Entonces mi relación como jefe de gabinete con el Presidente -y la prensa así lo relató- no fue muy calma y propició mi salida. Al encontrarse con un déficit mayor al esperado, la conducción económica insistió con que había que hacer un ajuste. Yo creí que era contraproducente, porque implicaba alza de impuestos, algo recesivo. A los cinco meses se hizo otro ajuste. Siempre con la misma historia. Ahí le dije a De la Rúa que si esto se repetía no lo acompañaba más. Para mí, el equilibrio fiscal forzoso es una política suicida. Y me pidió la renuncia.

Liendo:
-Lo que ocurrió es que en ningún momento terminaron con el déficit. Esos ajustes eran puro cuento. Bajaron los sueldos y subieron los impuestos, como ocurrió en el primer año de la Alianza, pero seguía el déficit. Y el déficit cero es la única forma de acceder al crédito.

Terragno:
-Cavallo supuso que había dinero, y que sólo con su presencia iba a crear expectativas favorables dentro y fuera del país, que sus planes de competitividad iban a tener efecto sobre la producción, que se iban a generar mayores recursos y que el riesgo país bajaría. Ocurrió todo lo contrario. Y se le acabó el crédito. Entonces, el déficit cero no es una política, es una necesidad. Y marcó el fracaso de Cavallo.

-Usted antes dijo que no habla con el Presidente. Pero es el candidato del partido gobernante. ¡Qué paradoja!
Terragno:
-Bueno, lo soy porque le gané las elecciones internas al candidato del Presidente. Y es evidente que tenemos dos visiones distintas.

-Por su parte, usted, Liendo, va con un candidato menemista (Scioli) y es parte del Gobierno. ¿Cómo se explica?
Liendo:
-Cada vez que el país lo necesitó, el justicialismo estuvo. Y si uno recuerda los procesos históricos, la Argentina creció cuando se dio la conjunción entre el justicialismo y las fuerzas que propugnan la libertad económica, tanto en la época de Frondizi como en la de Cavallo.

-Los partidos que crecen son opositores a la política del Gobierno. Por ejemplo, el ARI y el Polo Social. ¿Alguna reflexión?
Liendo:
-El ARI es un nuevo producto del marketing político. Son viejos dirigentes que, cuando pierden el crédito político, le cambian el nombre a su organización.

Terragno:
-Mucha gente no cree que los políticos les den soluciones, y no quieren votar, o votarán en blanco. Hay que pensar por qué. Demasiadas veces se analiza la viabilidad económica de los proyectos, y no la social. Y hay cosas que la gente no se banca. Trabajar como en un laboratorio es muy peligroso. Hay encuestas que revelan no sólo pérdida de fe en la economía de mercado, sino en la democracia. La gente sigue el mandato bíblico: juzga el árbol por los frutos.

-¿Es sincero el acercamiento entre Alfonsín y De la Rúa?
Liendo:
-La gente de la Alianza es la que debe responder. 

Terragno:
-De la Rúa no es candidato en esta elección. Fue elegido presidente por cuatro años. Y Alfonsín es candidato por la provincia de Buenos Aires. Yo me ocupo sólo de mi distrito.


-Es también su partido y es el Gobierno que usted integró… ¿O no existe más la Alianza? 
Terragno:
-¡Como no va a existir! Yo soy el candidato de la Alianza, de la cual fui uno de los fundadores. La construí cuando Alfonsín y De la Rúa todavía estaban en contra.

-Entonces, ¿cuál de ustedes es el candidato del Gobierno?

(Ríen ambos) Terragno: -Naaaadie… Si no existe. En estas elecciones De la Rúa no tiene candidatos. El Gobierno no está en esta elección (Liendo asiente). Lo que se está renovando es el Senado y media Cámara de Diputados. Preguntamos quién es el candidato del Gobierno porque tenemos la herencia del caudillismo. La idea es que si hay un presidente, una elección es a favor o en contra de él. Y no es así, es a favor o en contra de una política para el futuro. Si se vota esta política económica, hipotecamos el futuro. De la Rúa, en dos años, entregará el mando, y nosotros tendremos que sufrir las consecuencias de esa política.

-Pero, Terragno, no es lo mismo un gobierno con un apoyo fuerte en el Congreso que uno débil…
Terragno:
-Lo que debilitó y hundió a De la Rúa fue la política económica. Cuando asumió, tenía el 70 por ciento de popularidad.

Liendo:
-Todos los indicadores demuestran que el fracaso fue de la Alianza. A las primeras dificultades se pelearon todos contra todos. Y dejaron al Presidente sin partido de gobierno. No es un problema de caudillismo. El Gobierno, al no tener un partido que lo sostenga, se recostó en el justicialismo y en Cavallo, sin haber llegado a hundirse como le ocurrió a Alfonsín. Que se crea que un partido pueda flotar en el aire sin respaldo me parece insostenible.

Terragno:
-Bueno, no se pueden discutir las cosas que pasaron como si estuviéramos en el momento previo. De la Rúa no siguió las políticas de la Alianza y eligió las políticas de los 90, tanto que eligió llamarlo a Cavallo. Y así le va…

por Alejandro Sangenis (asangenis@atlantida.com.ar)
y Hugo Martin (hmartin@atlantida.com.ar)
fotos: Maximiliano Vernazza
La Alianza hoy va con dos listas: parte con la de Rodolfo Terragno, y parte con la de Alfredo Bravo. ¿Por que se pelearon? Porque no estaban dispuestos a sostener al Presidente"

">

"La Alianza hoy va con dos listas: parte con la de Rodolfo Terragno, y parte con la de Alfredo Bravo. ¿Por que se pelearon? Porque no estaban dispuestos a sostener al Presidente"

A mi juicio fue un error del presidente llamar, como salvador, a Cavallo. El invento la bomba, y le esta explotando a De la Rua. Muchos pensaron que si la habia montado, era el mejor para desarmarla"

">

"A mi juicio fue un error del presidente llamar, como salvador, a Cavallo. El invento la bomba, y le esta explotando a De la Rua. Muchos pensaron que si la habia montado, era el mejor para desarmarla"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig