“En el amor soy muy hippie: puedo ser feliz con un cartonero o con un empresario” – GENTE Online
 

“En el amor soy muy hippie: puedo ser feliz con un cartonero o con un empresario”

Actualidad
Actualidad

Se podrán decir muchas cosas de María Fernanda Chachi Telesco (22), pero no que tiene una vida aburrida. Llegó a Buenos Aires desde Rafaela con 600 pesos en el bolsillo. Quería triunfar en la comedia musical. Era 2006, se presentaba a castings y ofrecía cursos de yoga y masajes para pagar una pensión en Boedo, donde vivía con un travesti.

Yo sabía que iba a triunfar. Había estudiado danzas clásicas durante once años para eso…”, recuerda Chachi. Su suerte cambió el día que su manager de One Agency le dijo que había sido elegida entre 26 mil postulantes para participar de la selección de High School Musical. Allí mostró lo que sabía, cantó y bailó cual bestia pop de los teens, hasta que saltó el escándalo que todos conocemos. El video casero que filmó con su novio –y que su primo se encargó de desparramar en la web hasta ser el más visto en la red de redes– la dejó afuera del reality de Disney. El destino parecía sumarla a la generación Big Brother, o sea, esos chicos que se hacen famosos por cuestiones ajenas al arte. Pero el teléfono empezó a sonar y llegó Son de Fierro, y después volvió a sonar y se lució en Cantando por un sueño. Ahora, en el teatro Lido de Mar del Plata, con Calabró+Calabró, The family show, demostró que también baila.

–¿El video íntimo con tu ex novio fue el trampolín que aceleró tu carrera?
–Puede ser. Pero no fue algo calculado. Para mí fue doloroso, porque no buscaba ser famosa gracias a mi intimidad. Sin eso mi llegada habría sido más escalonada, pero sé que hubiera triunfado porque confío en mi equipo, en mi manager (Verónica Der Ger) y en mis cualidades. Ya dejé de ser la chica del video. Ahora la gente conoce a la verdadera Chachi.

–Hoy, en el teatro, estás más cerca de las vedettes que del público infantil…
–Yo estoy contenta con lo que estoy haciendo. No tengo pruritos y lo disfruto, porque estoy haciendo una comedia musical: canto, bailo y hago sketches. Estoy en Mar del Plata, que es como la Meca del teatro y la comedia; para mí es todo un logro.

–¿Después de tu salto a la fama los hombres se te acercan más o menos?
–Tal vez tienen más cuidado, son más formales, pero se me acercan mucho más. Igual, estoy sola, en una etapa donde prefiero meter mis energías en otra cosa. Y para conocer a alguien me gusta meterme a full.

–¿Querés decir que no tendrías una relación ocasional?
–Claro, nada de touch and go. Es algo que no puedo hacer. Si estoy con un chico es porque me gusta en serio. Por eso siempre estuve de novia y mis relaciones fueron largas.

–Los productores también se te acercaron más. ¿Hubo alguna propuesta indecente en el medio?
–No, por suerte no puedo decir que hayan tratado de ofrecerme trabajo a cambio de algo desagradable. Creo que cada uno sabe qué puerta puede tocar.

–¿Las luces del teatro elevaron el target de tus candidatos?
–¡Para nada! En el amor soy muy hippie: no me importa el target, ni la posición social de la otra persona. Puedo ser feliz con un cartonero o con un empresario que tenga mucho dinero.

–¿No te importa pagarle el café a tu chico?
–Para mí, ahora que me va un poco mejor, es una forma de devolver todo lo que me dieron cuando llegué de Rafaela sin un mango. Tampoco me sobra tanto: anoto hasta el último centavo que entra y que sale de mi cuenta. Mi objetivo es comprarme una casa, pero por ahora estoy muy lejos.

ESCALERA A LA FAMA. María Fernanda nació el 21 de mayo de 1985. Cuenta que, de acuerdo a la fecha de su cumpleaños, en algunos horóscopos aparece bajo el signo de Tauro y en otros, bajo el de Géminis. “Si me preguntás, elijo el primero, aunque no me guío mucho por eso, porque soy muy religiosa”, sentencia. En su metro sesenta y cinco no hay marcas ni tatuajes: apenas un piercing en el ombligo. ¿Medidas? Contundentes 90-58-90 ¿Un hobby? “Desde los doce años pinto mujeres desnudas con expresiones de dolor”. ¿Una comida? “Me encantan los ravioles de salmón en tinta de calamares y el helado de sambayón”. ¿Chachi se siente cerca de la generación mediática de la tele? “Yo estudié danza y arte contemporáneo durante once años, soy masajista, estudié canto un par de años y ahora lo intensifiqué en la Escuela de Comedia Musical de Julio Bocca. Hice todo para que si un día me llegaba la fama pudiera justificarla, pero llegó de otra manera”, enuncia.

–¿Cómo les explicaste a tus profes de canto que Tití Fernández y Karina Jelinek cantan mejor que vos?
–(Risas) Bueno, eso fue lo que eligió la gente en Cantando por un sueño. En la academia me dijeron que tengo mucho para dar, que no toqué mi techo como ellos. Karina es divina y, si bien no entona mucho, tiene ángel, y eso la llevó a la final. Este tipo de concursos te demuestran que hay que prepararse, estudiar, ensayar, pero que también hay otro tipo de factores que pueden influir en la aceptación del público.

–Con tu experiencia: ¿quién canta peor: Iliana Calabró o Karina Jelinek?
–…(Piensa) Karina canta peor... Me he sorprendido cuando la escucho cantando a Iliana en el camarín: lo hace muy bien.

–Chachi, ¿te sentís bien en el papel de femme fatale al que te llevó la gente?
–No sé si la gente me ve como un símbolo sexual. Soy una chica picante: antes que pasar desapercibida prefiero que me tomen o me dejen. Yo creo que no tengo grises. Cuando me subo al barco voy a fondo, no tengo medias tintas. Creo que puedo ser una femme fatale o una chica inocente, porque también tengo cierta ingenuidad.

–¿Qué vas a hacer con tu primo, el que subió el video a Internet: le vas a hacer juicio o le vas a pasar un cheque por todo lo que trabajaste tras la difusión del video?
–(Ríe con desgano) Un porcentaje seguro que no le voy a dar. Ahora parece que todo se resolvió fácil, pero fueron momentos muy duros. Sufrí desórdenes alimenticios y fue muy traumático, sobre todo a nivel familiar. Hoy estamos en proceso judicial. Mi hermana es mi abogada y estamos encarando una demanda para reparar los daños.

–¿Seguís grabando videos caseros o desde el famoso affaire con tu novio les tenés terror a las cámaras?
–Me causan tanta paranoia que rompí todo. No uso más mi cámara digital. Eran recuerdos que quería tener, pero no me importó. Me da mucha lástima, porque registraba cada momento de mi vida: desde una tarde tomando mate en casa hasta los momentos más cotidianos de la vida, como puede ser cepillarse los dientes.

–Hace unos meses, en la primera nota que diste tras el escándalo del video, dijiste que no harías un desnudo…
–Eso tiene que ver con los estados de ánimo. Si me convence la propuesta, no tendría problemas en hacer un desnudo artístico. Está claro que no tengo prejuicios con mi cuerpo.

 Llegó desde Rafaela para triunfar en la comedia musical pero se hizo famosa por un video erótico. Después demostró que canta, baila, actúa y, qué duda cabe, tiene ideales 90-58-90.

Llegó desde Rafaela para triunfar en la comedia musical pero se hizo famosa por un video erótico. Después demostró que canta, baila, actúa y, qué duda cabe, tiene ideales 90-58-90.

 “No me va el touch and go. Si estoy con un chico es porque me gusta en serio. Por eso siempre estuve de novia y mis relaciones fueron  largas”

“No me va el touch and go. Si estoy con un chico es porque me gusta en serio. Por eso siempre estuve de novia y mis relaciones fueron largas”

 “No sé si soy un símbolo sexual. Soy una chica picante: antes que pasar desapercibida prefiero que me tomen o me dejen. No tengo grises”

“No sé si soy un símbolo sexual. Soy una chica picante: antes que pasar desapercibida prefiero que me tomen o me dejen. No tengo grises”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig