“En el 2010 vamos a vivir en algún lugar de Europa” – GENTE Online
 

“En el 2010 vamos a vivir en algún lugar de Europa”

Actualidad
Actualidad

Hace poco más de un año, su vida cambió por completo. Lejos, como perdidas en el tiempo, quedaron aquellas escandalosas apariciones donde se la veía sacándoles provecho a situaciones complicadas en algún programa de chimentos.

No hay duda: hubo un antes y un después luego de que Wanda Solange Nara (22) se enterara de que estaba embarazada. A los dos meses se casó con el futbolista Maximiliano López (25), y luego de la boda en el Alvear Palace Hotel –que costó casi un millón de pesos– abandonó el show business y se fue a vivir con su marido a Rusia (nada menos…) para acompañarlo en su paso por el equipo FC Moscú.

El 25 de enero nació su hijo Valentino, se mudaron a Brasil porque Maxi firmó contrato con el Gremio de Porto Alegre, y siguieron en el largo y bello ejercicio de ser padres. Nara bajó casi todos los kilos que le deparó el embarazo (entre quince y veinte…) y recuperó sus contundentes 105-62-90.

Casi recién llegada a Buenos Aires, el sábado debutó como coequiper de José María Listorti en Este es el show (sábados, una de la tarde, por El Trece), reemplazando a Carla Conte, que empezó su licencia por maternidad. Y por ser su primera apuesta fuerte en televisión, no estuvo nada mal: el programa alcanzó picos de 8 puntos, y el rol de la rubia fue más que acertado… “Estaba hablando con otros canales para armar mi propio programa, pero cuando me llamaron de Ideas del Sur no lo dudé. El miércoles me lo ofrecieron y el sábado ya estaba al aire”, cuenta.

El domingo –día de sol, y ella más relajada– se reunió en su departamento de soltera, en Martínez, para comer un asado en familia: Nora y Andrés, sus padres, su hermana Zaira, y su cuñado, el futbolista uruguayo Diego Forlán, el goleador del año de la liga española. Después del almuerzo, todos siguieron el partido de Gremio y Fluminense (0 a 0, con varias situaciones de gol a cargo de Maxi) por Internet y teléfono con una amiga brasileña que estaba en la cancha.

“En la familia tenemos dos delanteros que juegan en el mismo puesto, pero Diego y Maxi no compiten; todo lo contrario: ¡son muy amigos! Cuando alguno de los dos hace un buen partido, se hablan por teléfono y lo celebran”, dice Wanda, que todavía no sabe adónde va a vivir el próximo año.

Por ahora está en su casa del barrio privado Santa Bárbara (Tigre), que compró con Maxi cuando volvieron de Rusia, pero el jugador –en un muy buen momento– tiene ofertas para emigrar al fútbol italiano, al inglés y al portugués. “Por eso no quiero firmar ningún contrato largo, porque sé que no lo puedo cumplir. Hoy, lo más importante es estar con mi hijo y con Maxi”, dice Wanda.

Y antes de que el sol del domingo se ocultara, salió a dar una vuelta con Valentino mientras hablaba por teléfono con Maxi, que el miércoles tiene que jugar un partido por la Libertadores ante el Caracas y quedó concentrado.

El reencuentro de la pareja será el domingo, para que el delantero festeje su primer Día del Padre en familia. “Me siento un poco culpable, porque soy responsable de que mi hijo esté separado de su padre. Pero como el año que viene no voy a poder hacer tele porque viviremos en Europa, me animé: ¡el sábado volvemos a Brasil, para festejar con Maxi el Día del Padre!”, prometió.

Y después, a tomar otra vez el avión (“Les tengo terror”, tiembla Wanda), y vuelta a Buenos Aires para hacer el programa y trabajar en un proyecto conmovedor: la Fundación López-Nara. “Siempre colaboramos de modo anónimo, pero ahora queremos hacer algo más: inaugurar un centro para ayudar a los comedores y hospitales que atienden a menores en riesgo”, dice ella, entusiasmada. Pero sobre todo, sorprendida: “En tan poco tiempo, mi vida dio una vuelta de ciento ochenta grados. Casi no puedo creerlo…”. A pesar de que el domingo todavía brillaba el sol en Buenos Aires, Wanda salió a dar una vuelta por San Isidro con Valentino abrigadísimo. “No quiero que se resfríe, porque Maxi me mata”, dijo.

A pesar de que el domingo todavía brillaba el sol en Buenos Aires, Wanda salió a dar una vuelta por San Isidro con Valentino abrigadísimo. “No quiero que se resfríe, porque Maxi me mata”, dijo.

Luego de casi dos años en Ideas del Sur con Patinando…, Nara volvió con Listorti (con quien hizo comedia en Canal 9) en Este es el show, por El Trece. Quisieron darle un  amplio camarín junto al de Tinelli, pero prefirió el que ocupaba antes. En los cortes amamantó a Valentino,  que quedó al cuidado de su abuela Nora.

Luego de casi dos años en Ideas del Sur con Patinando…, Nara volvió con Listorti (con quien hizo comedia en Canal 9) en Este es el show, por El Trece. Quisieron darle un amplio camarín junto al de Tinelli, pero prefirió el que ocupaba antes. En los cortes amamantó a Valentino, que quedó al cuidado de su abuela Nora.

“Ser madre me hizo más sensible y me cambió la vida. Antes cargaba un jogging y unas zapatillas y me iba a cualquier lado. Ahora llevo cinco valijas… ¡y cuatro tienen cosas de Valentino!”.

“Ser madre me hizo más sensible y me cambió la vida. Antes cargaba un jogging y unas zapatillas y me iba a cualquier lado. Ahora llevo cinco valijas… ¡y cuatro tienen cosas de Valentino!”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig