“En Argentina busco trabajo; no tengo tiempo para los hombres” – GENTE Online
 

“En Argentina busco trabajo; no tengo tiempo para los hombres”

Es su primera vez en Tierra del Fuego. Charlotte Caniggia (21), fiel a su estilo nómade, arma su enorme valija sin pedirles permiso a sus padres y de un día para el otro aterriza en la provincia más meridional de la República Argentina. El emergente diseñador Santiago Artemis (22) es el anfitrión del viaje. El mismo prepara los cambios de ropa y lleva a su amiga a recorrer la ciudad que lo vio nacer. El tour incluye la antigua alcaldía, el museo marítimo y el puerto. Después, las bellezas naturales que se aprecian en las fotos: el Parque Nacional, el glaciar Le Martial y la Estancia Túnel. La hija de Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis recibe el cariño de los fueguinos y aprovecha el milagro que la rodea para demostrar sus dotes de modelo. “Me gustan la cámara y el modelaje. A papá mucho no le agrada. Dice que la vida de la modelo es corta, y que no es redituable. Pero a mí me divierte”. Mientras sus padres pasan sus días en Marbella, Charlotte lee los clasificados para encontrar un trabajo fijo.

–¿Cómo estás en Buenos Aires?
–Muy bien, muy contenta, como siempre. Llevo siete meses acá. Si no me divirtiera, me iría. Tengo una rutina muy grossa y una vida normal, a diferencia de lo que piensa la gente.

–¿Qué hacés habitualmente?
–A la tarde hago siempre gym con mi amigo gay, a quien no puedo nombrar. Entrenamos con un personal bastante duro. Voy a la peluquería dos veces por semana. Veo mucho cine y también suelo salir a cenar con amigas. Hoy no hago fotos, pero últimamente tengo muchas reuniones con revistas y gente de la televisión, que me ofrecieron varias cosas.

–¿Qué te gusta hacer?
–Viajar y conocer países. Casi nunca me quedo fija en un lugar. Viajo mucho con mi vieja, que es como mi mejor amiga. Ahora estoy estudiando canto con un profe. Viene a darme clases acá al Faena. Por ahora es un hobby. Creo que canto bastante bien; día a día voy mejorando. Quizá en un futuro sea mi trabajo. Soy joven aún, tengo 21 años... Parece que la gente no lo entiende. Con mi edad, ya hice bastantes más trabajos que muchos.

–La gente cree que estás sin hacer nada todo el día...
–Sí, pero no es verdad. Estoy en la búsqueda de un trabajo, siempre en movimiento. Todavía soy chica y tengo la posibilidad de tomarme las cosas con calma.

–¿Cómo son los viajes con tu mamá?
–La última vez que viajamos juntas nos fuimos a EuroDisney. Estábamos en Marbella y armamos el viaje en el desayuno. La verdad es que la paso muy bien con ella. Nos gustan las mismas cosas. Vemos revistas de moda, salimos a pasear, vamos a la peluquería, compramos cosas para la casa. Las cosas típicas de las mujeres.

–¿Van a museos?
–Jajá... ¿Qué museos? ¿Estás loco?

–¿Qué revistas leen?
–Vogue y Elle. A veces también hojeamos revistas de actualidad, para reírnos.

–¿Te sentís más porteña que cuando hiciste tu aparición en el medio?
–No, para nada. Nací acá y a los 45 días me fui a vivir afuera. Este es un país que no conozco. Por eso no me gusta que prendan la cámara y me pregunten sobre la cultura y sobre personajes que no tengo idea quiénes son. Hace dos años que estoy acá de vuelta y me gusta. El medio tiene que ser más comprensivo con mi situación. Si no me gustara esto podría volverme a Europa. A mí nada me para.

–¿En qué te sentís argentina?
–No sé. No me siento argentina. Papá sí... Yo no me crié acá; eso cambia mi estilo de vida y mis costumbres. No tomo mate, por ejemplo. Tengo otra cultura. La gente que viaja entiende de lo que estoy hablando. Soy diferente... Pero no mejor, eh.

–¿Cómo te adaptaste a tu nuevo cuerpo?
–Bien. Estoy muy contenta. Lo que no entiendo es por qué me atacan tanto. Mucha gente se opera, no soy la única. Pero no me importa nada lo que digan. Yo estoy feliz y me siento mejor que antes. Eso es lo importante, ¿no?

–¿Los hombres cómo reaccionan?
–Los hombres de aquí no son como yo. Tengo un noviecito y no puedo salir con otros... Aunque no está acá, vive en Europa. Si bien mi corazón está comprometido, mi alma es libre. Igual, en la Argentina busco trabajo. No tengo tiempo para fiestas y chicos.

–¿Qué opina tu madre de tu trabajo?
–Ella es mi mejor consejera. Desde chiquita me dio tips para sobrevivir como mujer. Siempre hay que estar peinada: la imagen es muy importante. El tapa ojeras no puede faltar en la cartera y el solárium es malísimo para la piel: ¡es cancerígeno! –¿Qué te dijo tu papá cuando te vio las lolas?
–“Si estás feliz, hacé lo que quieras”. Tengo la suerte de que mis padres me entienden. Ellos me acompañan y me apoyan en mis decisiones. Pasé una etapa de desencontrarme con ellos, cuando era más adolecente y rebelde. Era conflictiva, salía todas las noches. Por eso papá me obligaba a volver a las tres de la mañana. Cuando llegaba a casa él estaba sentado en el sillón con las luces apagadas, esperándome. Recién ahí se iba a dormir. Es estricto, pero un padre presente.

–Se dijeron muchas cosas sobre vos.
–Ufff, sí... Al principio me molestaban, pero como son mentiras ya ni me importa. Decían, por ejemplo, que yo soy pelada, y que por eso uso peluca. ¡Ja! ¿Por qué tanto problema? No entienden que éste es un país libre. No tomo drogas: simplemente, me gustan las pelucas. Una vez subieron una foto mía sin pelo, trucada y horrible. La gente puede ser muy mala. Lo mismo dicen de Moria y es mentira... ¡Ella no es pelada, yo la vi! Todas las divas usan peluca para parecer más perfectas.

–¿Cómo te llevás con las divas argentinas?
–Me gusta Moria. Me cae muy bien. Susana y Carmen también. Son muy grossas. El año pasado me ofrecieron ser primera vedette en su espectáculo, pero al final no llegó a concretarse. A Alfano también la conozco. Está impecable y me pareció muy buena gente. ¿Me olvido de alguien?

–De Mirtha...
–Ah... Es que no la conozco...

–¿De qué te gustaría trabajar?
–Me gusta ser modelo, aunque mi padre no quiere. Dice que no es un trabajo duradero. También me gustan la música y la televisión. Por ahí puede andar mi próximo empleo.

–¿Cómo está tu papá? ¿Sigue entrenando?
–Sí, está impecable físicamente. Entrena todos los días: sale a correr y va al gimnasio. Vive en Marbella con mamá. Esa es nuestra casa. Ahora faltamos Alex y yo.

–¿Son tradicionalistas en algún aspecto?
–Sí. Los domingos les gusta que comamos en familia. Podemos invitar amigos, pero papá siempre insiste en estar todos, para almorzar juntos.

–¿Quién cocina?
–Mirtha, nuestra cocinera. Antes comíamos pastas todos los domingos. Después agregamos milanesas, paella o ensaladas al menú. Son lindos los domingos en casa.

–¿Te gustaría volver al programa de Tinelli?
–Quizá. No pude ver su vuelta, porque estaba con un proyecto del que no puedo hablar. Aunque no lo extraño. Yo sigo mi vida, no dependo de un programa. Obvio que volvería a ShowMatch. Me gustaría mucho ser parte del show, pero tampoco me quita el sueño. Mi vida sigue en movimiento, como verás.

–¿Nunca fuiste botinera?
–No. Nunca salí con un futbolista. En realidad nadie me invitó. No frecuento esos círculos. Cuando salgo a bailar, bailo con mi hermano y estoy en otra. No me fijo si hay jugadores, como hacen muchas. Yo primero quiero trabajar, tener mi plata y ser independiente. No quiero depender de nadie.

–¿O sea que no pretendés casarte con un millonario?
–¡Claro que quiero! ¿Quién no? Quiero a alguien que tenga el mismo estilo de vida que yo, que tengamos cosas en común. Pero primero voy a buscar lo que me dé plata a mí. Para el amor hay tiempo de sobra.

El Parque Nacional de la isla albergó a Charlotte para que luzca un vestido azul de Evelyna Campos, un tapado de zorro de Vintage de Cavalli, una clásica Birkin de Hermès y zapatos de Rodarte.

El Parque Nacional de la isla albergó a Charlotte para que luzca un vestido azul de Evelyna Campos, un tapado de zorro de Vintage de Cavalli, una clásica Birkin de Hermès y zapatos de Rodarte.

“Los hombres de aquí no son como yo. Tengo un noviecito y no puedo salir con otros. Aunque no está acá: vive en Europa. Si bien mi corazón está comprometido mi alma es libre”

“Los hombres de aquí no son como yo. Tengo un noviecito y no puedo salir con otros. Aunque no está acá: vive en Europa. Si bien mi corazón está comprometido mi alma es libre”

“Yo no me crié en la Argentina, no tomo mate y tengo una cultura muy diferente. Los que viajan entienden de lo que estoy hablando. Me siento diferente, pero no mejor”

“Yo no me crié en la Argentina, no tomo mate y tengo una cultura muy diferente. Los que viajan entienden de lo que estoy hablando. Me siento diferente, pero no mejor”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig