«Elegí ser modelo para vencer mi timidez» – GENTE Online
 

"Elegí ser modelo para vencer mi timidez"

Actualidad
Actualidad

Marina Marré desnuda. Marina Marré en videos XXX. Marina Marré free nude pics. Marina Marré te muestra todo. Marina Marré hot babe…

-¿Alguna vez escribió su nombre en un buscador de Internet, Marina?
-Sólo una vez, hace poco.

-¿Y qué resultados obtuvo?
-Miles de páginas porno. Pero nunca me animé a abrirlas.

-¿Acaso tiene miedo de lo que pueda encontrar?
-No, le tengo pánico a los virus. Y todavía no instalé un buen antivirus en mi computadora.

-La mayoría de los contactos proponen "fotos de Marina Marré desnuda". ¿Es posible?
-Hice algunos desnudos, pero nada que se pueda vender como porno. Mi primer desnudo fue para un calendario de Gaby Herbstein. Me acuerdo que ella me dijo: "Si lo hacés, creétela. Si vos no te la creés, no te va a creer nadie". Y es cierto: si hacés un desnudo, por lo menos durante la producción tenés que creer que sos una diosa. Esto es como vender teléfonos: si vos no te creés que ofrecés el mejor servicio, ¿quién lo va a creer? Hay una carga narcisista muy fuerte dentro de cada modelo. Todo favorece a que vos te vuelvas egocéntrica. Hay que ser muy cuidadosa para no volverte prisionera del personaje que todos quieren que seas.

Marina Marré tiene 29 años y mide exquisitos 87-62-90. Es amante de los deportes extremos y estudia psicología. Hoy es la última gran incorporación de la agencia Multitalent. Ninguno de los seiscientos treinta y nueve contactos que responden a la búsqueda de "Marina Marré" en Google contiene imágenes de la modelo desnuda, por supuesto. "Tengo que navegar más Internet, me da mucha curiosidad saber qué dicen de mí", insiste Marina.

-Imagino que no le debe resultar difícil el ejercicio de creerse una diosa frente a cámaras, Marina.
-¡Me cuesta lo mismo que a todas las mujeres! Todas sabemos jugar a ser diosas: te parás frente a la cámara, sacás la histérica que todas tenemos adentro y sos la más coqueta. El físico ayuda, pero lo fundamental es la actitud. Sobran ejemplos de mujeres que no son clásicamente lindas, pero que tienen un magnetismo que las vuelve hermosas. ¡Las operaciones compulsivas son un peligro que no garantiza nada!

-A propósito, ¿usted pasó por el quirófano?
-Sí, mirá (saca pecho). Me hice las lolas, porque vivía muy acomplejada. Pero no exageré para nada, ¿no?

-¿Por qué no se puso un escote de 120 centímetros?
-¡Porque yo no fui al cirujano para que la gente me mire las lolas! Sólo quería un poco de armonía para mi cuerpo. Yo no me envicio fácilmente.

-En sus doce años sobre las pasarelas, forjó fama de mujer de carácter difícil, Marina.
-¡Pero yo no tengo carácter duro! El problema es que cuando empecé no sabía expresarme. Una vez me hice tres tinturas en una semana. El pelo se me hizo m… Y durante un tiempo fui a los desfiles pidiéndoles a los peluqueros que me trataran con dulzura. ¡Desde entonces me volví el terror de los peluqueros! Sinceramente, era una hincha p… Todavía lucho contra mi timidez.

-¿Cómo conviven en usted esta chica tímida de la que habla y la modelo que se expone bajo los flashes?
-Elegí ser modelo para vencer mi timidez. Yo no sabía caminar con tacos, era alta y caminaba doblada, era lo menos femenina del mundo… Pero como no quería morir tímida y reprimida, enfrenté mis limitaciones. Me inscribí en un curso de modelos y acá estoy. Yo trabajo sobre una pasarela, pero mi vida pasa por el costado. Prefiero el mar, los deportes extremos.

-¿En qué disciplina se reconoce experta?
-En pasarla bien. Me encanta el surf. Viví en Costa Rica tres meses, siempre en carpa y a orillas del mar. Hace poco estuve corriendo olas en Brasil y ya tengo programado un nuevo viaje a Hawai.

-¿La respetan dentro del agua?
-Me aceptaron en todos lados, menos en Brasil. Los brasileños son muy machistas: prefieren a la chica tomando sol en la arena, que no moleste. Te tiran la tabla encima, te pasan cerca para salpicarte… ¡Se quieren hacer los galanes y se pasan de nabos! Pero no hablemos mucho de surf, porque una se llena de palabras y los pingos se ven en el mar. ¡Hay tanto nabo que habla y después no sabe correr una ola!

-¿Cuál es su estado civil?
-Estoy de novia, muy contenta. No es un chico de este medio. Lo conocí en la facultad, lo miraba en los recreos y pensaba: "Mmm… Me gusta ese chico". Por suerte coincidimos y, entre recreos, nos fuimos conociendo. Ya hace más de un año que estamos juntos.

-¿Empresario? ¿Músico, quizás?
-Mi novio trabaja, estudia y también surfea. Pero yo no voy por la vida preguntando: "¿Sos empresario? ¿Tocás la guitarra? ¿Qué tabla tenés?". Ni llevo binoculares a la playa buscando al candidato surfer. Por suerte mi chico lleva una vida parecida a la mía.

-¿Piensa ejercer como psicóloga alguna vez?
-Me encantaría atender pacientes y, además, hacer estudios sobre la conducta humana. Además, soy carne de diván desde que tengo dieciséis años. ¿Dónde pensás que aprendí a hablar? Antes de ir al psicólogo yo no sabía expresarme y resolvía mis problemas a las piñas. Cuando termine de cursar, mi tesis va a tratar de "cómo afecta el ser famoso en el narcisismo de cada uno".

-¿Y cómo la afectó la fama a usted, Marina?
-Mucho. Por suerte soy una tipa sana y sé que no tengo que comprar todos los caramelos que me ofrecen. El peligro es vivir de los halagos y montar tus pilares en el exterior. Es fundamental tener conciencia de que los halagos y los canjes son temporarios, saber que en algún momento te sacan de la lista y la vida continúa. La fama es como una vidriera, y se supone que las vidrieras están reservadas para los productos más deseados… ¿Por qué el jamón de la vidriera se vende más que el que está guardado adentro del comercio? Me parece un tema muy interesante. Por ejemplo, el tema de los autógrafos. ¿Qué representan los autógrafos? Son la prueba de que estuviste con tal personaje. ¿Pero por qué no se los escriben solos? Ponen el nombre de fulanito, hacen un garabato y listo. Este es un tema que me apasiona. Pero para contrarrestar toda esta carga, yo viajo en carpa y me curto cerca del mar.

Marina empezó a trabajar de modelo a los 17 años. No tengo complejos con mi cuerpo. Si bien todas tenemos días en los que nos vemos horribles, me llevo muy bien con la imagen que me devuelve el espejo", asegura.">

Marina empezó a trabajar de modelo a los 17 años. "No tengo complejos con mi cuerpo. Si bien todas tenemos días en los que nos vemos horribles, me llevo muy bien con la imagen que me devuelve el espejo", asegura.

Todas las mujeres sabemos como jugar a ser diosas. El físico ayuda, pero lo fundamental es la actitud. Sobran ejemplos de mujeres que no son lindas, pero que tienen un magnetismo que las vuelve hermosas"">

"Todas las mujeres sabemos como jugar a ser diosas. El físico ayuda, pero lo fundamental es la actitud. Sobran ejemplos de mujeres que no son lindas, pero que tienen un magnetismo que las vuelve hermosas"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig