El sueño del rugbier – GENTE Online
 

El sueño del rugbier

Actualidad
Actualidad

Jugó en la primera del San Isidro Club, salió campeón con la Zanja y luego integró el plantel de Los Pumas. Hasta el año pasado se mantenía en su habitual puesto de centro en la menores de 20. Pero gracias a su empeño por entrenarse cada día más, pudo cumplir su sueño: jugar con el seleccionado nacional de rugby.

- ¿Cómo comenzaste en el rugby?
- Empecé a los 6, porque fui al colegio Pillgrim´s y ahí se le da mucha importancia al deporte. Después, como a los 12, entré al SIC, por amigos más que nada. Lo que más me incentivó fue que mi papá también era jugador, pero en Buenos Aires. Estuvo en la primera varios años y ahora es dirigente del club.

- Con la rivalidad que hay entre los equipos, ¿no le molesta que juegues en el SIC?
- No. Le gusta, además comparte mucho la filosofía con la que se vive el rugby acá.

- ¿Te tomó desconcertado debutar en la primera?
- Me sorprendió muchísimo. Empecé el año en la menores de 20 y después sólo dos partidos en la intermedia. En ningún momento se me cruzó por la cabeza que podía llegar a jugar en primera.

- ¿Y qué sentiste cuando te nombraron?
- No me lo olvido más. Fue un jueves, estábamos en el cuartito del anexo donde se dan los equipos y de repente, cuando dan el de primera, me nombran. Fue una mezcla de sensaciones. Alegría y nervios. No sé, todo junto.

-¿Cómo fue la noche previa al debut?
- Más que nada la mañana siguiente. Es que es típico levantarse muy temprano porque no podés dormir más. Entonces fui para el club y vi la pre-intermedia y la intermedia. Pero esas son cosas que siempre me gusta hacer. Llegar primero como para ir metiéndome en mi partido.

- ¿A quién admirabas dentro del club?
- A muchos jugadores, pero siempre destaqué en mi puesto a Mariano Díaz de Vivar. Me gustaba verlo jugar y siempre rescaté la manera en que se tomaba el rugby: bien en serio.

-¿Cómo viviste estar en la primera y en una semifinal?
- Espectacular, impresionante. Lo único malo fue que me lesioné y no pude estar en la final. Igualmente lo bueno fue que ganamos, que el equipo jugó muy bien y que fue creciendo de a poco a lo largo del campeonato.

- Un mes después llegó la convocatoria a Los Pumas. Se lesionaron Lisandro Arbizu y Martín Gaitán y te fuiste a Europa representando al país.
- Sí. Al principio, cuando vimos los lesionados alguien me comentó que podían llegar a llamarme, pero yo no lo creía posible. Y sí, llegó la convocatoria. La verdad que fue todo nuevo para mí. Una experiencia increíble.

- ¿Qué conclusión te quedó del partido frente a los Sprinbooks?
- Fue grandioso y muy emocionante. Con respecto al partido, bueno… muy difícil. Se notó la diferencia que hay con las potencias, entre los que juegan rugby profesional y los que no. Pero particularmente, no puedo pedir más, este año me pasaron cosas que ni pensaba.

- ¿Ahora, cómo sigue tu futuro?
- Jugar afuera todavía no. Me quedan muchas cosas por vivir acá y además soy muy chico. Así que, durante el año que viene y por muchos más voy a seguir en el SIC.

- ¿Qué consejo le darías a los chicos que sueñan con estar en la primera de su equipo o en Los Pumas?
- Que les guste el rugby y que entrenen mucho. Yo siempre fui muy comprometido con el deporte. Lo que también les diría es que sueñen, que el día menos pensado los va a sorprender como a mí.

A los 19 años logró cumplir el sueño de todo rugbier: jugar en primera y en el seleccionado argentino.

A los 19 años logró cumplir el sueño de todo rugbier: jugar en primera y en el seleccionado argentino.

Apasionado por el deporte, le dedica casi todo el día a entrenarse. Y dice que su meta es esforzarse cada vez más.

Apasionado por el deporte, le dedica casi todo el día a entrenarse. Y dice que su meta es esforzarse cada vez más.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig