“El sexo es el mejor antojo de una mujer embarazada” – GENTE Online
 

“El sexo es el mejor antojo de una mujer embarazada”

Actualidad
Actualidad

No perdió ni un minuto de sus 33 años. Algunos fueron luminosos. Otros, sombríos. Jimena Cyrulnik pasó por la anorexia “y todo tipo de excesos”, confiesa de frente y a toda voz. Conductora de tele, se consumió “hasta pesar 39 kilos” (hoy ostenta 51), se alejó de la pantalla, se rapó la cabeza, se convirtió del judaísmo al catolicismo “y hasta pensé en hacerme monja”. Pero comprendió que el mejor camino para ser madre “era tener un cuerpo sano”, y lo demás… quedó en el archivo.

En el bar Club 69 de Palermo conoció a Lucas Kirby (argentino, 36, fotógrafo), lo siguió a México, y al mes ya vivía con él. Para entonces “estaba menos espiritual y más terrenal”, recuerda. Se enamoró de México (“de su aire, su cielo, su verde, su historia”) y estuvo a punto de radicarse, pero pegó otro golpe de timón y retornó a la patria. Pasó, aunque sin suerte, por Patinando por un sueño y hoy, verano 2009, deja correr sus vacaciones de embarazada con su pareja (sí, Lucas, el mismo) en una chacra de José Ignacio, Dharma, que tiene talleres de arte, granja orgánica, rincón para meditar, mucho verde e infinitos cuadros de Pato Gil Villalobos, la pintora más buscada por las celebrities, y “por donde puedo pasear mi panza libremente”, dice.

–¿Cómo te enteraste de tu embarazo?
–Estaba sola en Buenos Aires. Lucas había viajado a México por trabajo. Me sentía rara, muy cansada. Ensayaba para Patinando por un sueño y sentí mareos. Además, tenía un retraso… Me hice el test y me dio negativo, pero los mareos seguían. Entonces me hice un análisis de sangre… ¡y me dio súper positivo!

–¿Ya estás segura del sexo y nombre del bebé?
–¡Si! Fue muy emocionante verle el pirulín en la ecografía. Se va a llamar Calder, porque es el apellido de un artista plástico escocés que Lucas admira mucho: Alexander Calder.

–¿Por qué un nombre tan exótico?
–Al principio quería ponerle un nombre común, pero Lucas es tan fanático de ese artista que cedí. El otro día teníamos miedo de que no nos dejaran inscribirlo, ¡pero está en la lista!

–¿Qué madre vas a ser?
–No sé. Todavía no caí demasiado. Pero sólo sé que los chicos me encantan. Pero si con Pini, mi perrito pekinés, soy re-madraza... ¡imagináte con mi bebé!

–¿Bautizado o circuncidado?
–La verdad, no sé. Voy a apelar a la intuición. Por ahora no planeamos nada sobre su religión. Pero circuncisión creo que no, porque el padre quiere que tenga el mismo pirulín que él. Lo que decidimos fue su educación: queremos que estudie en un colegio privado.

–¿Planean casarse?
–¡Sí! El 22 de febrero, al cumplir nuestro tercer aniversario. Lucas me invitó a cenar a un restaurante de Palermo, sacó un anillo que compró en Nueva York y me propuso casamiento.

–¿Cómo será la boda? ¿La casa por la ventana?
–Nooo… Por Civil, al aire libre y muy tranquila. Tal vez con la bendición de un rabino y un pastor anglicano.

–¿Tu vestido?
–No lo tengo. ¡Ni pensé cómo va a ser la torta! Nosotros dejamos que las cosas fluyan…

–¿Qué te gustó de Lucas?
–Me conquistó porque es muy divertido. Tiene la simpleza del chico de campo y es muy noble, un gran compañero y amigo. Por eso la pareja funciona…

–¿El embarazo te potenció la sexualidad o…?
–¡Sí! La sexualidad y la sensualidad. Estamos mucho más tiempo juntos y lo aprovechamos a full. El sexo es el mejor antojo de una mujer embarazada… ¡y no engorda!

–¿Otros antojos?
–Sí, casi todos. ¡Aumenté seis kilos en tres meses! Me pegué unos cuantos atracones. A veces me levanto y me quiero comer cuatro huevos duros. Llegué a liquidar una sandía entera y un kilo de naranjas… ¡en una tarde!

–¿Te gustaría que tu hijo fuera modelo?
–Jamás llevaría a mi hijo a un casting. Pero Calder no nació y ya tiene ofertas para algunas campañas en México...

–¿Qué consejos le darías para que la exposición pública no lo lastime?
–Que no haga catarsis en los medios: para eso están la familia o el psicólogo. Empecé a trabajar en publicidad a los trece años, crecí en el medio, no pude diferenciar las cosas y mi madre (aunque la amo) no pudo contenerme. Por eso, con mi hijo voy a intentar tener mucho diálogo. Mucho, y siempre. Siempre, y mucho. Audaz, sexy mil x mil, desafiante, pasó por experiencias extremas: desde la anorexia hasta la vocación religiosa. Pero el hijo que viene “me hizo lograr el equilibrio que necesitaba”, jura, mientras se pierde en el verde esteño…

Audaz, sexy mil x mil, desafiante, pasó por experiencias extremas: desde la anorexia hasta la vocación religiosa. Pero el hijo que viene “me hizo lograr el equilibrio que necesitaba”, jura, mientras se pierde en el verde esteño…

Jimena y Lucas en la intimidad. “El es fotógrafo y me sacó unas fotos íntimas muy eróticas… que están bien guardadas y nunca nadie verá”, dice ella.

Jimena y Lucas en la intimidad. “El es fotógrafo y me sacó unas fotos íntimas muy eróticas… que están bien guardadas y nunca nadie verá”, dice ella.

“Estoy segura: ¡voy a ser una súper madraza! Y mi bebé me va a potenciar en todo. Ojalá tenga un diálogo fluido con él a lo largo de nuestras vidas. Quiero ser su confidente y amiga”.

“Estoy segura: ¡voy a ser una súper madraza! Y mi bebé me va a potenciar en todo. Ojalá tenga un diálogo fluido con él a lo largo de nuestras vidas. Quiero ser su confidente y amiga”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig