El presente de Silvina Luna: meditación, budismo, comida natural y yoga. – GENTE Online
 

El presente de Silvina Luna: meditación, budismo, comida natural y yoga.

Actualidad
Actualidad

A los 35 años, Silvina Luna está en paz. Aunque la frase suene liviana, para ella es una bendición. Atrás, sin secuelas visibles, quedaron los problemas a causa del metil-metacrilato que el cirujano plástico Aníbal Lotocki le inyectó en los glúteos en 2011 y que, tres años después, le produjo una insuficiencia renal que la obligó a permanecer internada durante ocho días en el hospital Italiano.

Encontré el equilibrio que tanto busqué en mi vida”, dice mientras toma un mate amargo en el patio de su nueva casa en Villa Carlos Paz. Allí, rodeada de árboles, pájaros que la despiertan al amanecer y un silencio que hace eco en las sierras, permanecerá toda la temporada. Convocada por Marcelo Cosentino, después de dos años volvió a la actuación como parte del elenco de la obra Algunas mujeres a las que les cagué la vida. En el Teatro del Sol comparte escenario con Miriam Lanzoni, Magui Bravi, Laura Bruni y Pablo Rago.

Estaba buscando una oportunidad para volver a mostrarme como actriz y esta obra es ideal. Me subo a un éxito súper probado y me genera dos cosas: por un lado, mucha responsabilidad para estar a la altura, y por otro, la tranquilidad de saber que sólo me tengo que concentrar en actuar”, confiesa esta nueva Silvina que adoptó como parte de su vida la meditación, la comida natural, el budismo y el yoga. De novia hace cuatro años y medio con el DJ Manuel Desrets, habla de su nuevo desafío.

–¿Por qué estuviste dos años sin hacer teatro?
–Por varias razones. La primera: estaba esperando que apareciera una buena propuesta, ya que no quería hacer cualquier cosa. La segunda: me dediqué de lleno a mi laburo como DJ. Recorrí varias veces el país, tocando en muchos lugares.

–Es una moda que los famosos sean Djs. Lo hacen Calu Rivero, Daniela Cardone, Paris Hilton... ¿Están marcando tendencia las mujeres en una profesión que siempre les fue vedada?
–¡Cada vez somos más! La verdad, yo me lo tomé con mucha responsabilidad, como todo lo que hago. Me preparé, estudié y me fui haciendo un lugar.

–¿Te ayudó que Manuel sea DJ?
–No voy a negar que aprendí mucho mirándolo. Pero no soy DJ por él. Es una pasión que tenía desde hace mucho tiempo y pude hacer mi camino sola.

–¿Viniste con él a Carlos Paz?
–No, es imposible. En esta época del año él trabaja bastante y viaja por todo el mundo. Pero cuando tenga libre o en algún hueco, prometió que viene.

–¿Cómo es ese amor a la distancia?
–Difícil, porque nos extrañamos mucho... Aprendimos a vivir así. Por suerte, siempre me acompaña algún familiar. Ahora, por ejemplo, están mi hermano Ezequiel y mi cuñada. La verdad, es muy divertido compartir una temporada con la familia.

–¿Por qué decidiste practicar el budismo?
–Lo elegí como estilo de vida, porque me da mucha paz. Encontré un equilibrio que estaba buscando desde hacía mucho tiempo y eso me hace feliz.

–Carlos Paz es ideal para no estresarte.
–Es un lugar maravilloso. Acá me siento en contacto con la tierra. Puedo meditar, aprender a llevar una vida más tranquila.

–¿Cuando te encontrás sola en una casa tan grande, no te dan ganas de ser madre?
–Es algo que con mi novio lo hablamos y lo pensamos, pero a los 35 años no tengo la necesidad de ser mamá.

–Cuando pasan cierta edad, las mujeres se obsesionan con el tema. ¿A vos no te pasa?
–No, para nada. No soy una persona que se rija por los mandatos ni los deseos de la sociedad. Soy una convencida de que vendrán el día que tengan que venir.

Dirigida por Marcelo Cosentino, la obra Algunas mujeres a las que les cagué la vida estrenó el 18 de diciembre en el Teatro del Sol. Ya se dio el lujo de colgar el cartel de “localidades agotadas”. Acompañada por Miriam Lanzoni, Magui Bravi, Laura Bruni y Pablo Rago, Silvina se luce en su papel: volvió a mostrar pasta arriba del escenario.

Dirigida por Marcelo Cosentino, la obra Algunas mujeres a las que les cagué la vida estrenó el 18 de diciembre en el Teatro del Sol. Ya se dio el lujo de colgar el cartel de “localidades agotadas”. Acompañada por Miriam Lanzoni, Magui Bravi, Laura Bruni y Pablo Rago, Silvina se luce en su papel: volvió a mostrar pasta arriba del escenario.

Silvina Luna en su casa de Villa Carlos Paz, donde pasará toda la temporada rodeada de familiares y amigos. “Estar en contacto con la tierra y la naturaleza te carga de energía”, afirma.

Silvina Luna en su casa de Villa Carlos Paz, donde pasará toda la temporada rodeada de familiares y amigos. “Estar en contacto con la tierra y la naturaleza te carga de energía”, afirma.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig