“El humor y la buena onda nos ayudaron a enfrentar el cáncer” – GENTE Online
 

“El humor y la buena onda nos ayudaron a enfrentar el cáncer”

Actualidad
Actualidad

La primera vez que oí palabra ‘cáncer’ pensé que me moría. Cuando oí ‘quimioterapia’ pensé que se me caería el pelo: ¡mis mechas larguísimas y mi rodete! Vi todo negro. Tuve miedo, y lloré”, cuenta Jonás Gutiérrez (31) con una sonrisa de esperanza que antes no tenía.

Es un futbolista de primera línea. Jugador del Norwich City de Inglaterra, enla Premier League. En el Mundial de Sudáfrica 2010 vistió la camiseta celeste y blanca, elegido, nada menos, por Diego Maradona. Debutó en Vélez: garra y talento con la pelota. Sobrenombre: El Galgo. Lo dice todo... Y ahora nos abre la puerta de su casa. Quiere contar su lucha contra el cáncer. No está solo: lo acompaña su novia, la abogada, modelo y panelista Alejandra Maglietti (28). El la llama “mi ángel guardián”. La conoció unos días antes de que le encontraran unos ganglios inflamados y le indicaran quimioterapia. Lloró. Pero lo protegía un muro de afecto: su madre, Mónica; su madrina, Cristina; y sus diecisiete amigos del barrio y la escuela.

–¿Cuándo descubriste el problema en el testículo?
–El 19 de mayo de 2013, en Inglaterra. En un partido contra el Arsenal choqué contra el francés Sagna. Después sentí dolor en el pubis. Mucho... El médico me dijo que me tranquilizara, pero el dolor siguió. Hice la pretemporada, arrancó la liga, y en octubre mi testículo seguía inflamado. Me tocaba y sentía una bolita, y mucho dolor cuando me ponía las calzas para jugar. Recurrí al médico del club. Me hicieron una ecografía, me detectaron un tumor y me dijeron que me tenían que operar de inmediato. No entendí mucho, porque hablaban en inglés. Pero no oí la palabra “cáncer”.

–¿Cuál fue tu reacción?
–Presentí que era algo muy malo. Me fui llorando hasta la casa que mis viejos tienen en Inglaterra. Mi viejo no entendía nada. Y menos que tenían que operarme enseguida. Llamé a mi vieja, que estaba en Buenos Aires, a mi madrina, y ésta me aconsejó operarme en la Argentina. Obedecí: al otro día tomé el avión.

–Quince horas de vuelo... ¿Fue difícil?
–Sí. Volví solo, porque mi viejo se quedó cuidando a mis tres perros, Buda, Poseidón y Apolo. Casi no dormí. Pensaba que “cáncer” era igual a “muerte”, y no paré de llorar. Pero también pensé en mi familia y decidí pelear. Como siempre.

–¿Qué pasó en Buenos Aires?
–Me revisaron en el Centro de Diagnóstico Urológico y coincidieron con los médicos ingleses. Me operaron una semana después.

–¿Semana de espera terrible?
–Intenté vivirla tranquilo. El médico me dijo que tuve un dios aparte, porque lo detectaron muy pronto. Antes de la operación me aconsejó guardar mi semen en un banco de esperma, porque no sabían qué podía pasarme hasta que no me abrieran.

Leé la nota completa en la edición 2567 de Gente. Apenas conoció a Alejandra, Jonás le contó sobre su enfermedad. La abogada, modelo y panelista de Bendita, ya no separó de su lado. No hablan del futuro: juntos están muy bien.

Apenas conoció a Alejandra, Jonás le contó sobre su enfermedad. La abogada, modelo y panelista de Bendita, ya no separó de su lado. No hablan del futuro: juntos están muy bien.

Alejandra y Jonás pasan las tardes juntos.

Alejandra y Jonás pasan las tardes juntos.

El otro día, Alejandra me dijo en broma: ‘Me cambiaron el paquete... De un chico musculoso y con rodete tengo un gordito pelado’. Nos reímos. mucho”

El otro día, Alejandra me dijo en broma: ‘Me cambiaron el paquete... De un chico musculoso y con rodete tengo un gordito pelado’. Nos reímos. mucho”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig