El grito sagrado: ¡Campeones! – GENTE Online
 

El grito sagrado: ¡Campeones!

Actualidad
Actualidad

"Un orgullo para todos los argentinos"
por Víctor Hugo Morales (*)

"La Selección estuvo en un nivel altísimo y se convirtió -de paso- en el único equipo de fútbol del mundo que está proponiendo algo distinto. Quedó demostrado después de ver la Eurocopa, la Copa América y estos Juegos Olímpicos. En este momento, el 99 por ciento de los países tratan de controlar el medio campo, tener muy cerrados los caminos hacia su arco, jugarse muy poco en el campo rival y apostar a las pelotas detenidas -corners o tiros libres- o algún contraataque asilado. El único equipo que da la cara a lo largo de los 90 minutos -ya sea perdiendo, ganando o empatando- es la Selección Argentina. En estos Juegos Olímpicos se produjo el acto de justicia que, por esas cosas del fútbol -un juego impredecible, muchas veces injusto-, se le negó recientemente en la Copa. Lo de Atenas fue el resultado perfecto, producto de un trabajo muy bien hecho y de una vocación irrenunciable por jugar un tipo de fútbol que vale la pena y que debe ser un motivo de orgullo complementario para la gente en la Argentina, por
encima -incluso- de haber salido campeones. Creo que desde ahora, la Selección va a recuperar a los que estaban cansados de que no hubiera una gran victoria y va a estimular más confianza, claro, en aquellos que aún en las malas seguían confiando en Bielsa. Acaba de ocurrir algo muy lindo, y fue que ahora ganaron los buenos. Y le ganaron al sensacionalismo, al amarillismo, a la polémica estéril, a la mentira, a las persecuciones… Todo eso gracias al trabajo, al esfuerzo, a la seriedad y a las convicciones muy arraigadas de jugadores que demostraron un altísimo espíritu amateur. Y un cuerpo técnico con una honestidad, que ojalá el país tuviera valientes como ellos."

(*) periodista y relator de Radio Continental

"Dios me eligió para estar en ese momento histórico"
por Alejandro Fantino (*)

"Mi presencia en los Juegos… me despierta dos reflexiones. La primera es bien profesional y tiene que ver con todo lo que viví en Atenas. Con respecto a la Selección de fútbol es, sin dudas, una de las mejores que vi en mi vida. Impecable por donde se la mire, aunque -la verdad- no hay mucha diferencia con la que jugó la Copa América en Perú… Lo único que realmente distingue a ésta de aquella es que tuvo la suerte de ganar
y coronar su rendimiento con la medalla de oro. La otra reflexión es más a nivel personal. Siento que Dios me eligió para estar presente en ese momento histórico. Y eso es algo que nunca voy a olvidar en mi vida. Me guardé todo lo referido a esta cobertura: credenciales, entradas, cosas que voy a enmarcar porque siento que representan un momento único, soñado. Algo parecido me pasó con el básquet: fui a ver todos los partidos y quedé sorprendido. Tanto que en el festejo, el colorado Wolkowisky se sacó la corona de laureles y me la puso en la cabeza, un recuerdo que me lo llevo a Buenos Aires. De alguna manera me siento parte de este momento histórico. Sin dudas es un orgullo haber estado acá, cubriendo todo para América. Me siento un privilegiado, un tocado por la varita mágica. Es increíble que vengan periodistas de todo el mundo y te trasmitan su alegría por los triunfos de nuestras dos selecciones. Todos coinciden en que es el triunfo del país que mejor jugó al fútbol y que más garra puso en el básquet. Y
esos, como argentino, son elogios que no tienen precio."

(*) relator y periodista de América TV

18 minutos del primer tiempo, Tevez ya aprovechó el centro desde la derecha de Rosales y la mandó adentro. Será 1-0 y definitivo. Ahí está en el festejo, abrazado hasta la asfixia por Coloccini, el Kily González y D'Alessandro.

18 minutos del primer tiempo, Tevez ya aprovechó el centro desde la derecha de Rosales y la mandó adentro. Será 1-0 y definitivo. Ahí está en el festejo, abrazado hasta la asfixia por Coloccini, el Kily González y D'Alessandro.

Sin dudas, dos atributos que distinguieron al equipo de Bielsa. La garra de Mascherano, yendo al quite contra el paraguayo Figueredo. Tras la Copa América y estos Juegos, el 5 de River se adueñó del medio campo de la Selección; hasta el Real Madrid lo quiere convertir en galáctico.

Sin dudas, dos atributos que distinguieron al equipo de Bielsa. La garra de Mascherano, yendo al quite contra el paraguayo Figueredo. Tras la Copa América y estos Juegos, el 5 de River se adueñó del medio campo de la Selección; hasta el Real Madrid lo quiere convertir en galáctico.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig