El firmó su divorcio, ella lo mimó al sol – GENTE Online
 

El firmó su divorcio, ella lo mimó al sol

Actualidad
Actualidad

Ay, mi amor!”, se escuchó en el silencio del country El Faro, en Carmelo. Esa voz inconfundible era la de Susana Giménez, en la casa de fin de semana que tiene su hija Mecha. Y el destinatario, ya se sabe…

Decidida a aislarse por unos días de la guerra por el rating, Susana se tomó un descanso. Y esta vez, Punta del Este no iba a ser el destino. La diva quería anonimato y tranquilidad absoluta. Nada de gente, nada de fans. Pero como los días para la ansiada escapada junto a su novio, el uruguayo Jorge Rama –a quien le acaba de salir el divorcio de su ex mujer, Eunice Castro– eran pocos, no tenía sentido volar a Miami. Esta vez, la opción fue Carmelo. Susana en persona se encargó de llamar al hotel Four Seasons y pidió discreción total. La pareja iba a estar acompañada por Teté Coustarot, íntima amiga de la diva, y su novio, Carlos Gaziglia.

El viernes, Su no tuvo programa. Era el día ideal para partir rumbo al paraíso. Jazmín no fue de la partida y quedó algo triste por el abandono de su ama. Pero su presencia le demanda demasiado a la diva, y prefirió que la mascota quedara en su cuchita chic de Barrio Parque, con todas las atenciones a las que está acostumbrado. A las 18.00, Susana, Teté y Carlos abordaron un avión privado rumbo a Carmelo. Jorge Rama, por su lado, llegaba en auto desde Montevideo. Los bungalows previstos para las dos parejas eran los River Front, los más alejados en el medio del bosque. Y allí descansaron Susana y Jorge, con el relajante sonido de los ventiladores de techo de madera, durante toda la noche.

SÁBADO EN FAMILIA. Al día siguiente y ya con menos estrés urbano, Susana y Jorge disfrutaron de un desayuno frugal, y luego hicieron una caminata por la cancha de golf del resort. Al mediodía partieron hacia la casa de Mecha, a poquísimos metros de ahí. O sea, todos juntos en familia, lo que habla de la cada vez más sólida relación de la pareja. Allí también estaban Teté y Gaziglia. El almuerzo se desarrolló con tranquilidad. Lucía y Manuel, los hijos de Mecha y Eduardo Celasco, jugaban con los perros de la casa, mientras los mayores disfrutaban de la sobremesa. A las 15.40 el silencio de El Faro se vio interrumpido por la alegría de Su. Y enseguida llegó el momento de las despedidas.

¡Chau mi amor, nos vemos!”, saludaba a los gritos Susana, mientras los perros subían a la camioneta de Celasco, y los chicos hacían lo suyo. Teté y su novio subieron a su BMW, y Susana y Jorge al Mercedes plateado. En las costas uruguayas, él es quien conduce, a diferencia de lo que sucede en Buenos Aires, donde la diva se sienta al volante de su auto. Su yerno, nietos y mascotas, partieron al puerto de El Faro. Y los enamorados, en cambio, optaron por los cuidados del cuerpo: Jorge fue al gimnasio y Susana al spa, a disfrutar de varios tratamientos reconstitutivos. A la noche, junto a Teté y Carlos, comieron en Pura, el restó del hotel.

FELIZ DOMINGO. El último día de la semana lo quisieron pasar sin apuros. A las 11.30, y con un sol radiante, Jorge salió a la terraza y acomodó las reposeras. Susana, desde adentro, organizaba sus cosas. Al rato, y con dos libros bajo el brazo, la diva franqueó la puerta de madera con una bata blanca. Ambos se recostaron y Su se colocó el filtro solar de rigor. De un lado, del otro, con lectura de por medio, tomaron sol. A la hora llegaron los amigos. Jorge le cedió la reposera a Teté. A esa altura de la mañana el sol iba tornándose cada vez más potente, así que Susana entró y regresó protegida por un sombrero de cowboy. A las 13.40, embotadas de tanto calor, las dos parejas decidieron ir en busca de un poco de aire. La pileta estaba tomada por algunos huéspedes, y Susana quería privacidad. Así que optaron por la orilla del río. Sobre una arena blanca, protegidos por sombrillas de palmera al estilo caribeño, pasaron las horas sin curiosos en los alrededores. y cuando bajó el calor, la pareja caminó romántica por la orilla. Así transcurrió el domingo de la diva de la televisión. Al sol, en voz baja y sin estrés. Para emprender la vuelta recién el lunes, con las pilas recargadas.

El domingo, Susana y su novio, Jorge Rama, se levantaron a la mañana y tomaron sol en la terraza de su bungalow del <i>Tour Seasons</i> de Carmelo.

El domingo, Susana y su novio, Jorge Rama, se levantaron a la mañana y tomaron sol en la terraza de su bungalow del Tour Seasons de Carmelo.

Susana invitó a Teté Coustarot a pasar un fin de semana de descanso en Carmelo. El domingo al mediodía se juntaron en el bungalow de la diva y tomaron sol en la terraza, acompañadas por sus parejas.

Susana invitó a Teté Coustarot a pasar un fin de semana de descanso en Carmelo. El domingo al mediodía se juntaron en el bungalow de la diva y tomaron sol en la terraza, acompañadas por sus parejas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig