Ahora leyendo
El éxito y los riesgos de Zoom en medio de la pandemia del coronavirus

El éxito y los riesgos de Zoom en medio de la pandemia del coronavirus

Avatar

Se convirtió en una de las aplicaciones de videollamada más populares en las últimas semanas. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro.

Probablemente no habías escuchado hablar de Zoom en tu vida. Y, de repente, en medio de la peste llamada coronavirus, un amigo te envía un enlace, hacés click y en tu pantalla aparecen todos los miembros de tu grupo de amigos, cada uno en su casa y Zoom en la de todos.

La aplicación saltó de las oficinas a los hogares: se hizo fuerte entre los grupos de amigos, entre los integrantes de una banda de música y hasta entre los actores de una obra de teatro.

Este software de videoconferencias saltó de las oficinas a los hogares gracias al aislamiento social (quizás sería mejor llamarlo aislamiento físico), ante la obligación impuesta a las empresas de que sus empleados (los que puedan) trabajen en modo remoto. Pero también se hizo fuerte entre los grupos de amigos, entre los integrantes de una banda de música y hasta entre los actores de una obra de teatro.

El mundo cambió en un pestañar. Ya no hace falta que un gurú económico nos comparta sus nuevas predicciones. Esta vez todos sabemos de antemano que la situación sanitaria, social y económica nos complicará la vida durante muchos meses, con suerte. Es un hecho que la pandemia del coronavirus dejará millones de damnificados en todo el mundo. Hay estudios que sostienen que esta crisis podría sumir en la pobreza a 500 millones más de personas si no se toman medidas para rescatar a los países en vías de desarrollo. Por otro lado, el FMI prevé que 170 países entren en recesión este año, el peor impacto económico desde la Gran Depresión.

Eric Yuan, fundador y responsable de Zoom. Forbes publicó esta semana su lista anual de las personas más ricas del mundo. Yuan entró por primera vez, con una fortuna estimada de 5.500 millones de dólares.

Pero en cualquier crisis hay quien encuentra la gran oportunidad de su vida para hacerse -de la noche a la mañana- millonario. Cuando se supere la actual emergencia sanitaria global, Eric S. Yuan ocupará uno de los puestos más altos de esta lista. El emprendedor chino de 50 años es el fundador de Zoom, una aplicación para realiza videollamadas online que en los últimos dos meses experimentó un crecimiento nunca visto en la historia de Internet.

Los usuarios fueron los que coronaron a Yuan como el nuevo Steve Jobs en la Era de la Peste. El éxito de Zoom es que es fácil de usar, rápido de entender y gratis en su versión más básica. Permite hacer reuniones virtuales con hasta 100 participantes durante máximo 40 minutos sin costo alguno. Pero su explosión global en las últimas semanas reveló también cuál es su talón de Aquiles: no es fiable en cuestiones de privacidad y seguridad. 

Una investigación de The New York Times reveló que la aplicación contaba con una función que, al iniciar la sesión, unía automáticamente los nombres de los usuarios y las direcciones de correo con los perfiles de LinkedIn. Daba igual que durante la llamada alguien utilizara un pseudónimo u optara por el anonimato. Si un usuario activaba el servicio LinkedIn Sales Navigator, podía acceder a los perfiles de esta red social de otros participantes en la videollamada al clicar en un icono junto a sus nombres. El CEO de la compañía, Eric S. Yuan, anunció que durante los próximos 90 días congelará este tipo de opciones para corregirlas y revertir los problemas de seguridad y privacidad detectados.

Y hay más: si un usuario graba cualquier llamada a través de Zoom, los administradores pueden acceder al contenido de esa llamada grabada, incluidos los archivos de vídeo, audio, transcripción y chat.

La app de Zoom es la más descargada para iPhone desde hace semanas y su aumento de tráfico diario el mes pasado. fue del 535%.

A juzgar por las contundentes cifras, Zoom rompió todos los esquemas: pasó de de tener 10 millones de usuarios activos a finales de 2019 a superar con creces los 200 millones a finales de marzo. Para darse una idea de lo que eso significa basta con señalar que Instagram tardó tres años en alcanzar ese número de fieles; y aun en pleno auge, invirtió todo un año en pasar de 100 a 200 millones de usuarios.

Puede interesarte

La app de Zoom es la más descargada para iPhone desde hace semanas y su aumento de tráfico diario el mes pasado fue del 535%. La usan los líderes mundiales para constituir gabinetes de crisis; los colegios para llevar a cabo clases online; las empresas para organizar las jornadas de teletrabajo; las familias y los grupos de amigos para estar en contacto durante el confinamiento; los sacerdotes para oficiar misa; los clubes privados para dar fiestas exclusivas en la nube; y hasta hay novios que celebraron de manera virtual su boda arruinada por la cuarentena.

Este desarrollo excepcional convirtió a Yuan en multimillonario. La compañía que fundó y de la que posee el 22% de las acciones debutó en el Nasdaq en abril del año pasado con un precio de 36 dólares por acción y una valoración de 9.200 millones de dólares. Antes de la expansión del coronavirus costaban 70 dólares. El pasado 23 de marzo cada acción valía 159,5 dólares, lo que suponía una capitalización de más de 44.000 millones de dólares.

Forbes publicó esta semana su lista anual de las personas más ricas del mundo. Yuan ha entrado por primera vez, con una fortuna estimada de 5.500 millones de dólares.

En toda crisis hay vencedores, y uno de los que se postulan para tal título en estos tiempos es Zoom Video Communications.

Ir Arriba