“El dolor me hizo más fuerte” – GENTE Online
 

“El dolor me hizo más fuerte”

Actualidad
Actualidad

Al final de la entrevista, Liz Solari (26) habla por primera vez de la tragedia. Y cuenta cómo lucha cada día para superar el dolor. “Mi vida cambió por completo”, confiesa. Todos en la Argentina conocen su historia: su novio, el modelo Leonardo Jesús Verhagen (29), murió en sus brazos. Ocurrió el domingo 31 de enero último, en su departamento de Rosario. La noticia tuvo eco en televisión y trepó hasta la tapa de todos los diarios. Desde entonces, la “Indiecita” se refugió entre sus afectos, lejos de los medios de comunicación. Y, cuando sintió que ya podía andar sola, voló hacia Londres para tomar un curso de actuación. “Me vino bien tomar distancia”, concluye hoy. La charla sucede en Madrid, en el lobby del hotel Wellington, durante una pausa en una gira de promoción de la tira Champs 12.

–Después de la tragedia que te tocó vivir, escribiste una carta conmovedora. ¿Qué te impulsó a hacerlo?
–Sentí la necesidad de decirle a la gente lo que me estaba pasando. Quería agradecerles quienes me brindaron su apoyo y a la prensa que me respetó..., que no fue toda, claro. Yo entiendo que soy una persona pública, pero muchos medios distorsionaron mi realidad y no respetaron mi silencio. Todo esto generó un gran dolor en mí y en los seres queridos de Leo.

–Se supone que a tu edad la muerte es algo lejano. Sin embargo, a vos te tocó muy de cerca. ¿Se modificó tu modo de ver las cosas?
–Sí, totalmente. Cambié yo, mi percepción de la vida... Y cuando uno cambia, el entorno también se modifica. Empecé a valorar algunas cosas mucho más que antes. De la misma manera, cosas que antes eran importantes, ahora, de pronto, carecen totalmente de significado para mí.

–¿Se alteró tu escala de valores?
–No, siempre fue la misma. Todo lo contrario: el dolor reafirmó quién fui y quién soy. Incluso siento que el dolor me hizo más fuerte.

–¿En qué te apoyaste?
–En los valores que siempre formaron parte de mi vida y en los afectos reales: mi familia, mis amigas, mi manager y amigo Pancho Dotto...

–Frente a una tragedia, ¿buscaste alivio en la religión?
–Aprendí a aceptar la muerte como parte de la vida, con más naturalidad, pese al dolor que genera. Si esto tiene que ver con el sentido religioso de la vida, diría que sí. Tuve que reforzar la fe para entender el estrecho vínculo que hay entre la vida y la muerte.

–¿Creés que los medios trataron el tema con respeto?
–Eso sólo habría sido posible si hubiesen mantenido silencio ante el dolor. Cosa que no ocurrió. Con el paso de los días me llegaban comentarios de gente allegada a mí, sobre la deformación de una realidad absolutamente personal. Obviamente, yo no estaba pendiente de la prensa, necesitaba mirar hacia adentro... ¿Se entiende? Mi lugar era cerca de mi gente, no con los medios. ¡Tampoco en los medios!

–¿Tu ida a Londres tiene que ver con eso? ¿Fue una buena excusa para tomar distancia y drenar el dolor?
–Ese viaje estaba en mis planes desde hace mucho tiempo. En realidad, sólo tenía que decidir si iba a estudiar a Los Angeles, Nueva York o Londres. Dado que la gira promocional de Champs 12 incluía Italia y España, me pareció que lo más conveniente era ir a Londres, que siempre fue mi primer opción por ser la cuna del teatro clásico. Pero la verdad es que sí, que me vino bien alejarme.

–¿Hacés terapia?
–La hice. Me ayudó mucho a lidiar con todo esto.

–¿Cómo vas a recordar a Leonardo?
–Es mi recuerdo. Me lo guardo para mí.

–¿Contemplás la posibilidad de volver a enamorarte? ¿O lo ves como algo muy lejano?
–El amor forma parte de mi vida, y creo que de la de cualquier ser humano normal. Nadie puede vivir sin amor.

–Durante tu duelo rechazaste dos contratos importantes, de mucho dinero. ¿Cuándo hiciste el clic? ¿Qué decidió tu vuelta al trabajo?
–Yo respeté mis tiempos, hice lo que sentí y soy consciente de que tengo la suerte de poder haberlo hecho. La mayoría de la gente pasa por situaciones límite y tiene que volver al trabajo inmediatamente. Todo se dio naturalmente, en un momento donde estoy más equilibrada para volver, con la fuerza de siempre.

–¿Cuándo volvés a Buenos Aires?
–Tengo que viajar el mes próximo para hacer la campaña de Lody, una de mis preferidas. Pero voy a estar instalada en Londres por unos cuatro meses más, para completar mis estudios. Después voy a decidir mis pasos en base a las propuestas que surjan. Quiero trabajar en cine, hacer una comedia musical... Estoy iniciándome en la actuación y quiero probar diferentes estilos y encontrar nuevos desafíos.

–¿Qué proyectás para tu futuro?
–¿Sueños? Consolidarme actoralmente y, como toda chica de mi edad, formar una familia.

EL REGRESO. Liz Solari está radicada en Londres. Toma clases de actuación en la prestigiosa Central School of Speech and Drama. Mientras hace su duelo (que, en lo estrictamente profesional, supuso alejarse de la exposición y declinar algunos contratos importantes), decidió regresar al trabajo con una gira de promoción para Champs 12, la ficción de la productora Dori Media que se emitirá en Italia (canal Italia 1) y España (canal Antena Neox). La primera escala de su tour fue Milán. Y, desde que aterrizó en el aeropuerto de Malpensa, la Indiecita recibió trato de diva.

–Imposible imaginar mejor regreso al trabajo.
–La verdad que sí. Yo fantaseaba con todo esto. Elegí hacer Champs 12 –mi primer protagónico en tevé– por la proyección internacional que me propuso Dori Media. Hoy todo eso se está haciendo realidad y lo vivo con mucha felicidad. Deseo que esto sea el puntapié para desarrollar mi carrera de actriz, tanto en la Argentina como en el exterior.

–¿Cómo fue la recepción en Milán y en Madrid? Diferente a tus experiencias como modelo, supongo.
–Fue increíble. En Milán había mucha expectativa. Nos esperaron en el aeropuerto; la prensa estaba con muchas ganas de acercarse y saber más de nosotros, de la tira... Fueron jornadas intensas, por el movimiento que genera Telefilm Festival, que trae series de todo el mundo. Vivimos lo que supone un festival: conferencias de prensa, encuentros con el público, alfombra roja, intercambios con medios televisivos, notas para Internet y prensa escrita...

–¿Qué querían saber los periodistas italianos?
–Interiorizarse sobre la historia de la tira, las características de mi personaje, la vinculación de Champs 12 con el mundo del fútbol y mi relación personal con el fúbol... Debido a mi familia. En Milán conocen mucho a mi hermano Santiago, que jugó en el Inter.

–Después de Barbie, Champs 12... ¿Tu carrera está definitivamente orientada hacia la actuación?
–Hoy puedo decir, definitivamente, que quiero ser actriz. Nació una necesidad de expresarme que tiene que ver con el arte en todas sus expresiones: la actuación, el canto, el baile... Es un sentimiento. Por eso quiero avanzar en esta dirección. Disfruto tanto cuando estoy trabajando como cuando estoy aprendiendo. Por eso estudié en estos dos años y medio con diferentes coachs en todas las áreas.

–¿Qué lugar tiene hoy el modelaje en tu vida?
–Sigue presente. Ya no en un primer plano, pero eso no le resta importancia. Es la profesión con la que accedí a este mundo, con la que me independicé, con la que me hice conocida... Pero hoy elijo cuidadosamente mis trabajos, ya que los tengo que combinar con los proyectos actorales.

–¿Qué estás haciendo en Londres?
–Cambiando el aire, estudiando en un conservatorio de arte dramático. Es un lugar increíble para estudiar actuación clásica, con gente que viene de todas partes del mundo, unidos a través de un mismo idioma. Es muy enriquecedor; estoy muy contenta. También empecé clases de baile en la Central School of Ballet: hago contemporáneo, africano y jazz. Y la semana que viene empiezo canto, así continuo el trabajo vocal que estoy haciendo en Buenos Aires.

–Fuiste la revelación en Bailando por un sueño. Este año volvieron a convocarte, ¿porqué no te sumaste?
–Ya estaba prevista esta gira. Para mí, Bailando... fue muy importante, porque terminó de despertar mi vocación por la actuación. También fue un desafío diario, porque no quería defraudar a la gente, ni el sueño de Milagros, ni a mí misma. Mi autoexigencia me llevó a un lugar que desconocía...Y me acerqué al público desde mi autenticidad. Este año no quise volver por lo mismo que dejé de hacer las dos campañas que tenía previstas. Esto, obviamente, tuvo que ver con mi estado de ánimo. Como cualquier persona que atraviesa una situación límite, necesitaba de un espacio, un silencio para estar conmigo. Radicada en Londres, donde estudia teatro y baile, Liz jura que encontró paz. Desde allí emprendió el tour promocional de Champs 12, que la llevó hasta la Puerta de Alcalá, en Madrid.

Radicada en Londres, donde estudia teatro y baile, Liz jura que encontró paz. Desde allí emprendió el tour promocional de Champs 12, que la llevó hasta la Puerta de Alcalá, en Madrid.

Durante su estadía en la capital española, Liz se alojó en el lujoso hotel Wellington. En su tiempo libre paseó por distintos puntos turísticos de la ciudad.

Durante su estadía en la capital española, Liz se alojó en el lujoso hotel Wellington. En su tiempo libre paseó por distintos puntos turísticos de la ciudad.

En los estudios de Antena Neox (canal que emitirá Champs 12 en España), Liz jugó a ser camarógrafa.

En los estudios de Antena Neox (canal que emitirá Champs 12 en España), Liz jugó a ser camarógrafa.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig