Ahora leyendo
El doctor Romero explica por qué podemos seguir abrazando a nuestras mascotas en plena pandemia de Covid-19

El doctor Romero explica por qué podemos seguir abrazando a nuestras mascotas en plena pandemia de Covid-19

Paula Labonia

La muerte en Hong Kong de un perro infectado con coronavirus generó preocupación y dudas en torno a los animales domésticos. ¿Debemos mantener distancia con ellos? ¿Les decimos “adiós” a sus besos y acostumbrados acercamientos?

El que murió en Hong Kong era un perro viejo, de diecisiete años, con insuficiencia renal, que se infectó con el coronavirus del dueño pero no se contagió la enfermedad. Es decir, murió de su insuficiencia renal, producto de la edad, en un hogar en el cual había coronavirus respiratorio que lo infectó, pero no le contagió la enfermedad”, lanza el profesor doctor Juan Enrique Romero como primera aclaración. ¿Cuál es la diferencia entre infección y contagio? “La primera es que el virus entre en el cuerpo; por eso le dio positiva la reacción. La segunda es que el virus provoque la enfermedad y por ende, se pueda contagiar a otro”, responde el caballero de 68 años, 45 de profesión y actual conductor de Pórtese bien, sea animal (Crónica TV), Animales de diez (Radio 10) y Como perros y gatos (Radio Pop). Conclusión: los animales domésticos no transmiten el coronavirus respiratorio del ser humano, provocado por el Covid-19.

“Los animales domésticos no transmiten el coronavirus respiratorio del ser humano, provocado por el Covid-19”, asegura el Dr. Romero.


“Los coronavirus se conocen desde hace muchísimo tiempo –continúa el médico veterinario M.N. 3010–. Hace treinta años que venimos vacunando a los perros en la séxtuple contra coronavirosis, que en ellos es gastrointestinal, autolimitante (muchos se curan solos) y de poca gravedad. O sea, hay un pariente del coronavirus respiratorio que puede provocar una enfermedad en los perros, pero no se transmite al ser humano”, explica el especialista. Y agrega: “El coronavirus tiene origen animal, como la mayoría de los virus, que provienen de los animales silvestres; luego mutan y van transportándose al ser humano. No digamos el ‘virus chino’, porque es xenofóbico. Digamos que esto ocurre en cualquier parte del mundo, y cotidianamente. Lo que pasa es que los virus son parásitos y necesitan de un organismo vivo para mantenerse activos. La inactividad los lleva a su desaparición. Por eso el aislamiento es una excelente medida”.
Queda claro que nuestras mascotas no nos transmiten el coronavirus respiratorio. Sin embargo, y al igual que los zapatos o la ropa con la que vamos a hacer las compras, sí pueden ser transportadores del Covid-19. “Entonces, el proceder es el mismo que con los objetos. Hay que desinfectarles las patitas y el hocico. ¿Cómo? Simplemente con agua y jabón”, sostiene Romero.

“Mientras se les lave las patas y el hocico, podemos continuar con las mismas costumbres”


–¿Genera algún riesgo que suba a nuestra cama o al sillón?
–El mismo riesgo a que se suba a la cama el marido de una señora que fue a trabajar y no se cambió la ropa. Por eso, mientras se les lave las patas y el hocico, podemos continuar con las mismas costumbres.
–¿También sacándolo a la calle?
–Tengamos en cuenta el bienestar del animal. Primero porque es un ser vivo que no se puede contagiar la enfermedad y si alteramos su rutina, va a ser dramático para él. No hay que dejar de sacarlo. Que sea lo más corto posible, con la mayor calidad. Es decir, permitirles el olfateo y, repito, limpiarles las patas y el hocico al volver.

“Si alteramos su rutina, va a ser dramático para él”

–¿Cuál es el protocolo actual de las veterinarias? ¿Siguen abiertas normalmente?
–Los médicos seguimos yendo a las veterinarias. Están incluidas dentro de las actividades permitidas. La recomendación desde el Ministerio de Salud es que atiendan con turno previo, evitando acumular personas en las salas de espera y evitando acciones superfluas. En el caso de algunas atenciones específicas, existe la posibilidad de la telemedicina.

Puede interesarte

Fotos: Instagram y gentileza del entrevistado.

Ir Arriba