Anna y Olivia Zimmermann: el caso de las niñas desparecidas en Tenerife que tiene en vilo a España – GENTE Online
 

El caso de las niñas desparecidas que tiene en vilo a España: un secuestro, un barco a la deriva y la hipótesis de un fatal desenlace

El 27 de abril pasado fue el último día que se supo algo de Anna (1) y Olivia Zimmerman (6). El padre de las menores se las llevó en una lancha, que apareció flotando a la deriva a unos 30 km del embarcadero. Desde entonces su paradero es un misterio.
Actualidad
Actualidad

Las caritas angelicales de Anna y Olivia Zimmermann conmueven a toda España desde el 27 de abril pasado. Sus rostros inocentes hacen acordar al de Madeleine McCann y este paralelismo odioso hace temer por un fatal desenlace para las pequeñas de 1 y 6 años, que fueron secuestradas por su padre.

Hace casi un mes y medio, los investigadores siguen pistas de su paradero, cada vez mas desalentadoras.

Aquel día de abril, Olivia (6) y Anna (1) tenía que ser devueltas por su padre, Tomás Antonio Gimeno (37), a su madre Beatriz G. Pero eso no sucedió. La madre desesperada dio aviso a las autoridades que comenzaron una búsqueda contrareloj. Y, luego de que fueron vistas por última vez junto al hombre abandonando la isla de Tenerife, la sospecha de los investigadores es desde el comienzo que, de estar vivas, no estarían en España.

Este lunes, el sonar y el robot del buque 'Ángeles Alvariño' halló en el fondo del agua una botella de oxígeno y una sábana que hora más tarde se confirmaba pertenecen a Gimeno.

Tras el hallazgo, la madre de las pequeñas compartió unas imágenes y un nuevo mensaje. "Tantos sueños por vivir mi Oli, tanto que compartir junto con tu hermana Anna, las tres juntas. Ahora mi único sueño es que estemos juntas y que sea como sea el futuro que nos espera, nada nos separe", ha escrito Beatriz en sus redes sociales, acompañado de un vídeo en el que se ve a la mayor de las dos niñas, Olivia, viendo un vestido de novia.

El caso se convirtió en un presunto secuestro parental desde el momento en el que las autoridades supieron que el sospechoso llamó a la madre de las menores para advertirle que no las volvería a ver justo antes de huir. Pero ahora, la Policía centra sus esfuerzos en analizar los mensajes que Gimeno hizo llegar a su exmujer dos meses antes de que estallara el suceso. En ellos, el hombre más buscado del país evidenciaba su rechazo a que la mujer hubiera rehecho su vida con otra persona e insinuaba que se marcharía fuera, posiblemente a otro país o, incluso, a otro continente.

Por otra parte, los investigadores han estado estudiante el perfil del progenitor y cómo era su relación con sus hijas y con su madre.

Gimeno es hijo de un importante empresario acaudalado de Tenerife y, según sus vecinos y allegados, un joven de carácter fuerte y "raro". La pareja llevaba separada hacia ya un tiempo, estaban en pleno litigio por el régimen de visitas y Beatriz tenía una nueva pareja.

Aunque aún sigue siendo un misterio el paradero de las menores, las autoridades también han tenido que lidiar con las falsas pistas que un estafador ha intentado colocar en su camino: "Le digo dónde están las niñas por 5.000 euros".

El día de la desaparición

El capitán del puerto La Marina, Enrique Alonso, explicó a EFE que a las 21:50 de la noche Tomás salió a navegar en su barco, tras cargar en el bote maletas y bolsas. Regresó de nuevo al muelle a las 23:30 horas. Al atracar la embarcación, se subió a su auto, un Audi A3, y se acercó a una gasolinera cercana del barrio Santa María Jiménez para comprar un cargador.

Tras esto, le pidió al vigilante del puerto si podía cargar el celular en su garita. Según reveló Enrique Alonso, el guarda de seguridad lo notó “nervioso, con ganas de salir” de nuevo al mar en su embarcación, llamada “Esquilón”. Conectó el teléfono a la corriente durante unos 15 minutos, y a las 00:30 horas volvió a zarpar por última vez. Nunca regresó al muelle.

Durante ese plazo de tiempo, Beatriz Zimmermann contactó varias veces con él. Según recoge el atestado de la Guardia Civil al que tuvo acceso Espejo Público, espacio matutino de la televisora Antena Tres, a las 22:00 horas del 27 de abril, inquieta por la tardanza de las niñas, la madre telefoneó de nuevo a su ex esposo. En ese momento, su mundo se derrumbó. Él le aseguró que no volvería a ver a Anna y Olivia.

“Vuelvo a hablar con él casi a las 22:00 horas, y es donde me dice que no me preocupe que él va a cuidar bien de las niñas, pero que no voy a volverles a ver más. Me voy al cuartel y desde allí también hablo con él. La última vez que hablamos es a la 01:30 de la madrugada. Desde entonces tiene el teléfono apagado”, testificó la madre, según citó Espejo Público.

Muy inquieta, Zimmermann llamó a los padres de Gimeno para saber si habían visto esa tarde a su hijo.

“[Ellos] Me dicen que Tomás estuvo con las niñas en su casa a las 19:30 de la tarde y que cuando se marchaban, ya al despedirse, lo hace en un tono que ellos interpretan como de despedida, pero que no les dice a dónde se dirigen”, contó la madre de las niñas, en la declaración que prestó esa misma noche ante la Benemérita.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig