El amor que le ganó al qué dirán – GENTE Online
 

El amor que le ganó al qué dirán

Actualidad
Actualidad

Dicen que papá Franco es su gran debilidad. Y que, por eso, Florencia Macri (23), la hija menor del empresario, voló desde España especialmente para verlo y pasar unos días junto a él. Vacaciones en familia, almuerzos con amigos, poca movida nocturna y mucha playa, siempre acompañada por su novio, Nicolás Barlaro (34). Ese fue el plan de la niña mimada del clan. Aunque, entre tanto perfil bajo y tranquilidad, se las ingenió para colar la transgresión de siempre y, como si estuviera en playas mediterráneas, hizo su ya clásico topless en lsa arenas de José Ignacio.

Atrás quedaron los días en que su romance con Barlaro provocaba escándalo en la familia. Ella había estado secuestrada durante seis días en abril de 2003. El, condenado a tres años de prisión en septiembre de 2004 por el secuestro de Ariel Strajman, el joven al que le seccionaron el dedo meñique con una tenaza. Pero, por una de esas vueltas de la vida, se cruzaron en las fiestas electrónicas que organizaba Barlaro mientras estaba en libertad condicional, y empezaron a salir a fines de 2005. El amor causó revuelo el verano siguiente, cuando GENTE los encontró a los besos y abrazos en José Ignacio. Los medios hablaron de síndrome de Estocolmo y acto de rebeldía de la joven Macri. Papá Franco desconfiaba, pero terminó aprobando. Mamá Cristina Grieffer se resistía, pero acabó rindiéndose ante la realidad irrefutable: los chicos están muy enamorados.

Nadie apostaba mucho por la pareja, pero la relación prosperó. Florencia y Nicolás siempre se mostraron enamorados y siguieron adelante. Hace ya un año que los dos se fueron a vivir a Madrid, al departamento que les compró el padre de la novia. En España ella perfecciona sus estudios de cine y hace algunos trabajos como modelo. Ah… También se volvió naturista, y cambió su look rapado y freak por el pelo corto, mucho más femenino.

POR AMOR A PAPA. El jueves 17 de enero, Florencia y su novio llegaron a Punta directamente desde Madrid. El plan de ella era uno solo: estar con papá. Por eso, se instalaron en la casa que el empresario tiene en su complejo, Terrazas de Manantiales. Allí comparten sus tardes con Franco y su joven novia, Nuria Quintela, con quien Florencia tiene una excelente relación. “Son amigas. Se llevan bárbaro y se divierten mucho juntas”, dicen los allegados.

El viernes por la noche, Franco, Nuria, Florencia y amigas estuvieron en la fiesta que FIAT organizó en el boliche Tequila. Se sentaron juntos, tomaron champagne y charlaron con el anfitrión, Cristiano Rattazzi y su mujer, Alicia Fernández. Florencia y un Macri bastante animado tuvieron su momento divertido cuando se animaron a bailar juntos en la pista. Como siempre, la niña mimada intentó esquivar a los fotógrafos.

Acostumbrada a veranear en playas europeas, el fin de semana Florencia hizo nuevamente su clásico topless en el Este. Esta vez, el escenario elegido fue una playa de La Mansa de José Ignacio. Como siempre, también hubo mimos para Nicolás, quien ya se mueve como uno más de la familia y hace uso del nuevo chiche de su suegro: un Tiggo todoterreno, el auto para cuya fabricación se unieron Chery (la firma líder en el mercado automotriz chino) y el grupo Socma, de Franco.

Días con amigos, cenas en familia y mucho cariño para papá. La menor de los Macri, con un look mucho más relajado que en su furiosa adolescencia, pasó por el Este para descansar y ahora volará a Buenos Aires para visitar al resto de la familia, antes de volver a Madrid con Nicolás, el amor por el que ella apostó fuerte.

Como cada año, Florencia se animó a hacer su topless en José Ignacio. Más que rebeldía, costumbre mediterránea.

Como cada año, Florencia se animó a hacer su topless en José Ignacio. Más que rebeldía, costumbre mediterránea.

Al principio, la familia no tomó con simpatía el romance de Florencia con Barlaro –condenado por encubrimiento en el secuestro de Ariel Strajman–, pero finalmente aceptaron la relación. Ahora, en Punta, se muestran mimosos, y él, con muchos tatuajes.

Al principio, la familia no tomó con simpatía el romance de Florencia con Barlaro –condenado por encubrimiento en el secuestro de Ariel Strajman–, pero finalmente aceptaron la relación. Ahora, en Punta, se muestran mimosos, y él, con muchos tatuajes.

La pareja merendó en Popeye, de José Ignacio, con amigas de Florencia.

La pareja merendó en Popeye, de José Ignacio, con amigas de Florencia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig