El amor le cambió la cara – GENTE Online
 

El amor le cambió la cara

Actualidad
Actualidad

Es cierto: Zulemita Menem (39) luce distinta. Tiene otro semblante. Diferente al de sus últimas presentaciones mediáticas, cuando se reconcilió con su padre en 2007 o en aquella reunión en la que conoció a su (nuevo) hermano, Carlitos Nair. El miércoles 25 de noviembre, después de un tiempo sin aparecer, la vimos otra vez. A las diez menos cuarto de la noche entró en el restó Osaka. Dicen que para la hija de Carlos Menem allí se come el mejor suhi de la ciudad. Pero la novedad de la noche no fue la promoción de un nuevo roll de la comida asiática, sino que a la descendiente del riojano más famoso se la vio con un gesto diferente al de los últimos tiempos. Y existen dos razones fundamentales. Aquí, vale aclarar, el orden de los factores no altera el producto. Primero, porque Zulemita pasó por el quirófano y se hizo algún retoquecito en la nariz y se puso un poco de botox, que le refrescó los gestos. La segunda razón es la más importante: la morocha de raíces norteñas acaba de encontrar el amor de parte del joven que pagó la cuenta en el restó de Palermo. Se llama Matías Garfunkel (38) y es uno de los solteros más codiciados de la Argentina. Ya veremos por qué…

¿QUIEN ES EL NOVIO DE ZULEMITA? Los Garfunkel son una de las familias más fuertes de la historia del empresariado de nuestro país. El primer Garfunkel que pisó esta tierra se llamaba Boris, y llegó a la Argentina en septiembre de 1891. Venía desde una región del imperio ruso llamada Podolia –que hoy pertenece a Ucrania– y sus primeros años los pasó en la Pampa húmeda, exactamente en Carlos Casares. Allí tuvo once hijos. En 1913 comenzó a forjar su propio imperio, con la creación de la firma BGH, que no quiere decir otra cosa que Boris Garfunkel e Hijos.

Matías, el nuevo novio de Zulemita Menem, es hijo de Jorge Garfunkel y, de alguna manera, hijastro de Rossella della Giovampaola, que se casó con su padre cuando la familia era propietaria del Banco del Buen Ayre. En 1994, Jorge y Rossella tuvieron a María Toscana (15), la hermana de Matías. Cuatro años después murió Jorge, a los 53, tras una larga enfermedad, y la familia decidió vender el banco a un grupo brasileño.

Matías Garfunkel pertenece a la tercera generación de la poderosa familia de inmigrantes rusos. Hoy es una de las cabezas del emporio que comenzó a edificar su abuelo hace más de 90 años.

AMOR POR CELULAR. Zulemita Menem y Matías Garfunkel se conocieron en los primeros años de la década del noventa. La relación nació por la amistad de sus padres, Carlos Menem, que había llegado a la presidencia de la Nación, y Jorge Garfunkel, un importante empresario con los contactos naturales del poder. En el entorno de la ex primera damita cuentan que por aquellos años se miraron, pero el feedback no pasó de una insinuación, porque cada uno tenía su historia. El nieto de Boris se casó y tuvo tres hijos. Este año llegó el divorcio. Y los romances de Zulemita fueron mucho más mediáticos, claro. Desde el futbolista Diego Latorre hasta el matrimonio con el millonario Paolo Bertoldi, que incluyó glamorosa boda en Roma, un hijo (Luca, 5) y otro divorcio, aunque éste escandaloso. Uno de los últimos romances que se le conocieron a la hija de Zulema Yoma fue Federico Sobisch –hijo de Jorge, ex gobernador de Neuquén–, pero la relación no fue muy lejos.

Parece que hace poco menos de un mes, después de unos retoquecitos faciales que la rejuvenecieron, Zulemita recuperó la autoestima y se animó a reiniciar el vínculo con su amigo de la juventud. Primero hubo un llamado de la morocha, con uno de esos guiños claros que sólo las mujeres saben dar. El empresario acusó recibo y la invitó a salir: “Tendríamos que ir a cenar, para charlar más tranquilos. ¿Qué te gusta comer?”. Ella eligió sushi y fueron a uno de los restós más top de Palermo. Hubo un par de salidas más y el miércoles pasado regresaron al punto de encuentro, Osaka. Un día después, Zulemita comió con Carlos Menem y le contó sobre su nuevo amigovio. El riojano aprobó inmediatamente la relación: “Es un amigo de la familia. Vas a tener suerte…”. Está todo oficializado: ¿triunfará el amor esta vez? La morocha decidió salir del restaurante Osaka, sin compañía a la vista. Su nuevo candidato partió minutos después.

La morocha decidió salir del restaurante Osaka, sin compañía a la vista. Su nuevo candidato partió minutos después.

Se llama Matías Garfunkel, tiene 38, es divorciado y tiene tres hijos. Su padre fue el exitoso banquero Jorge Garfunkel, y Matías es hoy una de las cabezas de la firma histórica de la familia, BGH. Con Zulemita se conocen desde hace más de quince años. Un mes atrás se reencontraron y comenzaron a frecuentarse. ¿Un amor de primavera? El tiempo dirá.

Se llama Matías Garfunkel, tiene 38, es divorciado y tiene tres hijos. Su padre fue el exitoso banquero Jorge Garfunkel, y Matías es hoy una de las cabezas de la firma histórica de la familia, BGH. Con Zulemita se conocen desde hace más de quince años. Un mes atrás se reencontraron y comenzaron a frecuentarse. ¿Un amor de primavera? El tiempo dirá.

El jueves, Zulemita cenó en el restó de Costanera Norte, Gardiner. Aprovecharon para desmentir los rumores que decían que Menem tiene problemas de salud, y para que ella le contara a su padre de su nuevo romance.

El jueves, Zulemita cenó en el restó de Costanera Norte, Gardiner. Aprovecharon para desmentir los rumores que decían que Menem tiene problemas de salud, y para que ella le contara a su padre de su nuevo romance.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig