El amor después del amor – GENTE Online
 

El amor después del amor

Actualidad
Actualidad

La idea de los dos era mantenerlo en secreto. Tuvieron un encuentro hace un par de fines de semana durante la Copa Argentina de Tenis Peugeot en el Buenos Aires Lawn Tennis, pero los paparazzi apenas si pudieron fotografiarlos charlando a centímetros de distancia. Allí, Luisana Lopilato (19) y Juan Mónaco (22) coincidieron en el VIP y charlaron, pero se mantuvieron separados uno del otro. Ya estaban saliendo, pero nadie pudo retratarlos juntitos. Entonces, ellos se dieron cuenta de que los periodistas comenzaban a observarlos y se pusieron de acuerdo para evitar a la prensa. Todo hasta que llegaron a Pinamar el último jueves. Intentaron pasar inadvertidos mientras tomaban el sabroso café de Innsbruck. Claro que no se expusieron en la coqueta terraza del bar, adonde concurren día a día cientos de turistas. Buscaron una mesa en el salón, para que nadie los viera. Algún mozo se sorprendió al verlos tomarse de la mano.

Del tandilense poco se sabe, más allá de que es una extraordinaria promesa del tenis criollo y que ya integró el equipo de Copa Davis cuando el capitán era Gustavo Luza. Debutó como profesional hace cuatro años y hoy figura en el puesto 69 del ranking del ATP. Si bien no ganó ningún título, en premios ya habría cosechado unos 770 mil dólares. ¿Más datos? Mide 1, 85 m y pesa 76 kilos. Pero si de conquistas amorosas famosas hablamos, dicen que el muchacho es muy discreto, pero arremetedor como pocos: hasta hace poco se lo vinculaba sentimentalmente con Silvina Luna. Como sea, dicen que en la familia Lopilato cayó muy bien. Papá Eduardo y mamá Betty ya dieron el okey. Quienes conocen de cerca a la familia aseguran que les gusta más que Mariano Martínez, el ex de Lu.
Parece que el actor era muy celoso, pero también que, para el paladar de don Lopilato, le gustaban demasiado las mujeres. Pero eso ya es pasado. Ahora la historia con la nena la escribe Juan Mónaco, al que apodan Pico y es fana de Estudiantes de La Plata. Podríamos decir que el muchacho logró una alegría atrás de otra, y seguro que no nos equivocaríamos ni un poquito.

Pero volvamos a Pinamar y al cafecito en Innsbruck. Allí se mimaron discretamente y, después de cuarenta minutos de charla íntima, secretos y mohines, él la tomó del hombro y ella a él de la cintura. Y partieron en la 4x4 del tenista. Juancito, todo un caballero, le abrió la puerta y esperó que subiera. Un verdadero gentleman. Luisana, flamante incorporación del staff de Pancho Dotto, estaba chocha y le hacía todos los ojitos y gestos que podía para terminar de conquistarlo.
Después fueron a buscar a unos amigos de Mónaco y llenaron el changuito en el supermercado San José. Bah, mientras los chicos compraban, la parejita aprovechó para caminar una cuadra tomada de la mano y mirarse profundamente a los ojos.

Cuentan los íntimos de él que la celestina que los presentó fue una íntima de la actriz. Para más datos, fue Agustina Córdova, de novia con el tenista José Chucho Acasuso. Ellas se hicieron muy amigas durante las grabaciones de Alma pirata, la tira producida por Cris Morena Group.

Lopilato regresó a pura sonrisa después del primer encuentro, que fue muy formal. Parece que Juan es muy serio y eso le encanta a Luisana. Se decía que ella estaba deprimida y que había adelgazado después de romper su noviazgo con Mariano Martínez. Pero quienes están muy cerca de la joven aseguran que no fue así. Y que ahora vive por y para Juan. “Está reenamorada, si hasta sueña con él”, confían por lo bajo. Después de verla pasear por Pinamar no quedan dudas: a Luisana la felicidad se le nota en la cara. Y mucho.

 Luisana Lopilato y Juan Mónaco pasean de la mano por Pinamar.

Luisana Lopilato y Juan Mónaco pasean de la mano por Pinamar.

 Se conocieron en Buenos Aires, poco después de que la actriz se separara de Mariano Martínez.

Se conocieron en Buenos Aires, poco después de que la actriz se separara de Mariano Martínez.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig